martes, 7 de octubre de 2014

Entrevista del New York Times a Mgr. Benson, al inicio de la Gran Guerra


                                                  Los Católicos Británicos
                                                    
                                         Aplauden la guerra 
                                                                   --------------------------
                                            Monsignor Benson lo denomina como

                                Un conflicto de la cristiandad contra el paganismo.
                                                               --------------------------------

                                              LOVAINA  ENCIENDE  LA IRA
                                                      -------------------------------
                                                   La conducta de los prusianos se compara

                                                  A la de los sarracenos contra los cruzados.
                                                     -------------------------------


                                                                    Cable especial para el New York Times. 
                                 
LONDRES, Sept. 29.- Interpretando para el público americano el sentir de los católicos romanos ingleses en dirección “a este conflicto de verdaderos principios cristianos contra el recrudescente paganismo” Mgr. Robert Hugh Benson, en una entrevista especial en el Palacio Arzobispal de Westminster anoche, dijo que era imposible imaginar a algún católico en el mundo que, conociendo la verdad, pudiera dudar sobre qué fuerzas están en el lado correcto. 

                                   Espera que América Permanezca Neutral.

        Mgr. Benson, que es muy conocido en muchas partes de América por sus giras de conferencias, expresó la fuerte esperanza que Estados Unidos pueda permanecer neutral, debido al gran poder que tendría como pacificador al término del conflicto europeo.

        “Sin embargo” - agrega - “supongo que por defensa propia los americanos podrían unirse a nosotros, si los aliados llegaran a ser abatidos, pero ellos no lo serán”.

         Mgr. Benson ve un grave peligro para Alemania en la desaprobación de los católicos alemanes a las barbaridades atribuidas a los prusianos, como ya se ha reportado en la indignación de las tropas bávaras sobre la acción de las tropas Alemanas en Bélgica.

       Él siente que Italia tomará parte en la guerra del lado de los aliados “ella también lo hará” – dijo – “a menos que la voz de la gente sea completamente desoída por el gobierno”.

       A primera vista,  según observa Mgr Benson, el catolicismo debiera estar del lado de Austria, la gran fuerza apostólica en guerra contra la semi-civilizada Rusia, la apóstata Francia y la Inglaterra protestante, “pero” – continuó- “ uno cambia de opinión cuando considera que Austria en un imperio en decadencia y como tal, comenzó la guerra únicamente por el dictado de la ultra-protestante, ultra-fanática Prusia, la cual está ahora hundiendo a Bélgica, la más ferviente nación católica de todos los países. Francia, cuyo pueblo aún adhiere a la fe católica, rechaza la apostasía del gobierno; Inglaterra, donde el catolicismo tiene mucha influencia, y Rusia, la cual es católica excepto por su unión con Roma. Y a la que se le denomina la semi-civilizada Rusia,  se muestra casi sublime en comparación con los crímenes cometidos en nombre de la cultura prusiana. Seguramente ningún verdadero seguidor de Cristo puede errar al darse cuenta que los aliados están peleando por verdaderos principios cristianas ¡contra el recrudescente paganismo!”.

                                Señala que la guerra ha unido a los británicos

         “La guerra no es mala del todo. Piense en lo que ha hecho por los británicos. Se ha unido a los bretones como nunca antes se había hecho. Ha silenciado la acusación acerca de la decadencia inglesa. Se ha echado abajo un crimen con una tremenda rapidez. Si pudieron haber acusaciones contra la guerra de los Boers, aquí nunca ha habido una insinuación de alguien contra el rol que estamos jugando en esta guerra.”

         “Cuán extraordinario es el escenario, y sin embargo, cuán natural para uno que conoce el carácter irlandés, es encontrar a católicos irlandeses unidos a los irlandeses protestantes, con una aprobación unánime sobre los movimientos de Gran Bretaña. Irlanda siempre ha puesto el corazón frente a grandes crisis”

        “¿Cómo se sienten los católicos frente a Lovaina y a Reims?” – se pregunta Mgr. Benson.

        “Estamos tan furiosos que es difícil para nosotros incluso imaginar aquellos actos de diabólica destrucción. Sin embargo, nosotros sabemos que tal increíble vandalismo se espera solamente de gente que se jacta de su paganismo, como claramente se muestra en el libro de  Bernhardi, y el cual profesa abiertamente su rechazo a los sacerdotes como símbolos de la cristiandad, del cual los paganos prusianos albergan un absolutamente deliberada animadversión y odio”.

        “Ocurrió un incidente que me llegó de primera fuente, de un monje benedictino que escapó milagrosamente de ser asesinado en el incendio del Monasterio Benedictino de Maredsous, en Bélgica. A mí me parece que revela con remarcada claridad como los infieles luchan contra la cristiandad. Este monje me dijo que al final él vio a su abab como un dignatario de cabellos blancos, que fue emergiendo solo desde las puertas del monasterio, caminando lentamente hacia las líneas alemanas llevando una bandera blanca, ¡ bajo el pesado fuego de los tiradores prusianos! Por gracia de Dios el abab escapó de lo que parecía una muerte segura, pero no pudo salvar  a su casa religiosa de las antorchas de Atila. ¿Pudieron haber hecho los sarracenos algo peor contra los cruzados en Tierra Santa?”

       Mgr. Benson, que es uno de los hijos del fallecido Arzobispo de Canterbury y el hermano de A.C Benson autor de “Dodo”, espera visitar América nuevamente durante el transcurso del próximo invierno. 

               Entrevista publicada por el New York Times el 30 de Septiembre de 1914.-


6 comentarios:

  1. Estimada Beatrice, estamos a años luz del comportamiento de los habitantes de otros mundos respecto a las guerras , la creación es un misterio.
    http://stopsecrets.ning.com/profiles/blogs/los-extraterrestres-temen-nuestro-salvajismo

    ResponderEliminar
  2. Estimado Luis: me ha dejado pasmada, ¿usted realmente cree en esto de los extraterrestres o es una broma? Disculpe mi sinceridad, pero ¿de qué estamos hablando amigo por favor?
    Saludos
    Beatrice

    ResponderEliminar
  3. Ay, Benson no era inmune a la propaganda de guerra...

    ResponderEliminar
  4. Estimado Ludovicus: gracias por comentar. Coincido con usted. Coloqué esta entrevista porque me pareció anecdótica y manifiesta de alguna manera, el espíritu controversial de Monseñor.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, era un patriota. Muy interesante el reflejo del sentir de la época.
      Lo increíble es que, efectivamente, todos, hacia todos los frentes, con pocas excepciones (San Pío X estaba muy amargado) fueron con una alegría enorme a la Guerra, como si fuera una fiesta. Las décadas posteriores quedaron fijadas para siempre en el pacifismo. Y no fue para menos...
      Cordiales saludos

      Eliminar
    2. Estimado Ludovicus: Benson solamente alcanzó a contemplar un poco más de dos meses de esta guerra, y por desgracia no sabemos cuál hubiera sido su parecer respecto a ella con los años, quizás le hubiera pasado lo de Sassoon, ¿Quién sabe? Lo que sí podemos saber es que quedó choqueado con los acontecimientos ocurridos en Bélgica al comienzo de la guerra, y que ese patriotismo inglés que le salía hasta por los poros, clamó justicia para con los belgas. Escribió un hermoso libro de oraciones para los soldados y marinos en el frente: Vexilla Regis, que se publicó con posterioridad a su muerte y que además dejó iniciada una novela sobre un capellán militar que participa activamente en la guerra, pero de ella solamente quedaron los capítulos enunciados.
      Gracias una vez más por sus comentarios.
      Le mando un afectuoso saludo,
      Beatrice

      Eliminar