martes, 8 de agosto de 2017

Crecer jugando con barro y agua

        
   "Ustedes han visto un niño, cómo se excita con la flor, con un insecto, porque ve un milagro en esas cosas; y es que todas las cosas son un milagro. Una hormiga es un milagro, sencillamente, ese cuerpecito diligente sostenido por seis patitas minúsculas, y que las seis patitas llegan al suelo...(Maeterlinck hizo la experiencia de cuánto vivía una hormiga, tuvo una hormiga ocho días dentro del agua y, cuando la sacó, estaba viva todavía.) Y el niño va sacando de los pájaros, y de la hojita, y del sol, una sugerencia. 

         La infancia es la época receptiva por excelencia; va el niño formando lo que se llama el subconsciente, y después sacará todo eso a flote. Es en la infancia cuando se forma ese subconsciente, y después, eso alimenta a la inteligencia, cuando la persona llega al uso de razón. Cosas que él no va a saber. Como es el caso de Paul Claudel, que se salvó gracias a su comunión  con la tierra. Se forma bien al niño en su infancia, recoge eso el subconsciente, y después el hombre va a saber distinguir la luz de las sombras; va a tener como un instinto de la luz en todos los órdenes. Bueno. Éste es un punto verdaderamente importante y hay que hablarlo hoy en tono de elegía, de muerte.

         El hombre antiguo estaba en medio del universo sensible, como el pez sumergido en el agua; de ahí las grandes culturas que han nacido y los procesos artísticos que han surgido de los egipcios, de los griegos. Estuvieron en contacto con la tierra, con las aguas, con el universo. Y eso estaba empapando su vida con mil sugerencias, con misterios luminosos.

         Nunca identifiquen "misterio" con "sombras" sino con "luminosidad". Es cuando llegamos a mirar las cosas en sí. Nos esforzamos hasta llegar a la esencia de la cosa, y después cuando vemos la cosa en sí, ya está: estamos en la posesión del misterio. El misterio hombre, y el misterio mujer; y el misterio cielo, y el misterio ángel, y el misterio Dios. El hombre antiguo hacía así, y de ahí que daba esa floración tan diáfana.

         El hombre moderno, qué es lo que ha hecho: se ha aislado de la naturaleza, porque partió de un punto falso. Todavía rebelado, (creyó que no) es la naturaleza la gran amiga del hombre. Y el hombre ha creado un mundo de acero, y todo es áspero, y no sabe sino matar a sus niños. Ese ambiente sin sol, sin cielos, sin aves, sin barro, sin agua. Tiene que haber una reacción, o por lo menos una potente nostalgia, que lleva al hombre a ese contacto con las cosas creadas, de las que acepta el hombre la sabiduría".

                                                                 Fray Mario José Petit de Murat, El amanecer de los niños

                       Nota de Beatrice: la foto que ustedes ven arriba corresponde a dos de mis hijos con sus pies en la acequia que cruza nuestro campo. El agua está a no más de 5 grados celcius, pero a pesar del frío,  no hay cosa que disfruten más estos pequeños salvajes que estar con el agua hasta la rodilla, con los pies llenos de barro, y nuestra perrita corriendo como un verdadero perro de agua en el arroyo.. Dichosos los que vivimos en el campo. Bendito sea nuestro Señor, que nos regala estos pequeñas gracias que convierten a los niños en hombres hechos y derechos.

viernes, 4 de agosto de 2017

¡Gracias Wanderer! ¡Hasta pronto!


The Wanderer


Querido Wanderer:

                               Con gran sorpresa esta semana me encontré con que su último post se titulaba: "Sicut gloria mundi transit, sic etiam transit The Wanderer",  lo cual me llamó profundamente la atención porque además, no daba pie para los comentarios. Confirmada por usted mismo mi sospecha de que el blog ya no va, he decidido escribirle estas palabras.

                               No recuerdo cómo llegué  a su blog el 2009, seguramente buscando algún material sobre monseñor Benson, al cual recién venía conociendo. El punto es que encontrar su blog fue para mí una revelación, y de ahí en adelante me hice adicta. No hay día en que no revise si hay alguna nueva publicación, y es por eso que hoy quiero darle las gracias por estos años de amena lectura. El Wanderer ha sido un lugar de encuentro con muchos amigos que comparten no solamente la misma fe, sino que además los mismos gustos literarios, los mismos principios, los mismos ideales, y el soñado mismo modo de vida. Cómo no darle las gracias por haberme presentado a autores que no conocía:  a Senior, a Bouyer, y hasta a la misma Natalia Sanmartí y su Srta. Primm. Cómo no agradecer por haberme enlazado con otros tantos sitios que ahora también sigo. Gracias a usted conocí a Jack Tollers, a Ludovicus, a Lupus, al Poeta,  y a otros tantos que se sumaban a su blog escribiendo eventualmente y cuyos artículos siguen siendo una luz en medio de esta época llena de confusión y de verdades a medias, o como ahora dicen, de post verdades. Cómo no agradecerle las historias de don Gabino: tan sabias, tan simples, llenas se sentido común y de enaltecedora espiritualidad, como la conversación que se puede llevar a cabo con buenos amigos mientras se toma una copa, o se toma un té inglés como mi Mateo.

Los que no conocen de la historia de la Iglesia no comprenden que ser católicos no significa aceptar a ciegas  todo lo que diga un pontífice, y que  no se puede criticar lo que viene de la jerarquía y del clero cuando estos están errados. Muchos no han entendido que sus críticas a algunos obispos, sacerdotes y hasta al mismo papa no están movidos por otra cosa que no sea el amor a la Verdad, y no un ataque personal hacia ellos. Cuando se quiere confundir a las almas, lo que tarde o temprano puede tener consecuencias para la eternidad, es deber de todo católico corregir al que confunde y enseñar a los que están confundidos y esto es precisamente lo que su blog ha hecho.

A usted don Wanderer le debo el haber comenzado con mi blog. Usted me animó para dar el punta pie inicial y además, ¡me llenó de visitas! Casi el 80% de mis lectores viene de su bitácora.

Le extrañaré, ¿qué quiere que le diga?  Usted forma parte de mi rutina en internet, y me siento como si hubiera perdido a un amigo. Y tal como hace un par de años, espero que algún día retome nuevamente el blog, siguiendo el ejemplo de Sir Conan Doyle con Sherlock Holmes, y el Wanderer reviva. En un medio plagado de basura, plagado de maldad, donde el demonio está desatado por doquier, blogs como el suyo hacen mucha falta. Aunque también comprendo que han sido 10 años que han tenido luces y sombras, alegrías y muchas tristezas e incomprensiones, pero sepa que nuestro Señor que tiene contados nuestros cabellos, sabe de todo esto que ha pasado y  lo tendrá en cuenta. Tendrá presente todo el bien que a través de este medio usted le ha hecho a tantas almas, entre las que me incluyo.

 The Wanderer - El Caminante -  ha peleado el buen combate y no pierdo las esperanzas de que sea un ¡hasta luego!. Me despido con la satisfacción de haber conocido a un auténtico caballero.

Suya con afecto y admiración,
Beatrice

sábado, 29 de julio de 2017

Bensonians en el III Congreso Summorum Pontificum

Entre el 27 y el 29 de Julio se desarrolló la tercera versión del Congreso Summorum Pontificum organizado por la Asociación Litúrgica Magnificat Una Voce Chile, con motivo de los 10 años del Motu Proprio. Nos pudimos asistir el viernes a la Santa Misa en primer lugar, rezada por el padre Angel Alfaro, y luego asistimos a las conferencias. La primera fue dictada por el padre  Pedro Felix Salas y la segunda la dictó el profesor Rubén Peretó Rivas. Ambas muy interesantes, aportando la experiencia de la aplicación del Summorum en una parroquia, en el caso del padre Salas y posteriormente la historia del Movimiento Litúrgico desde principios del s.XX hasta el Concilio Vaticano II.  El día de hoy asistimos al coloquio, luego a la misa solemne y terminamos con un vino de honor. Fue muy grato encontrarse con amigos del mundo tradicional.

Agradecemos una vez más a la directiva de Magnificat por la invitación y por la gentileza que caracteriza a cada uno de los miembros de la Asociación, que nos entregó además un libro sobre la historia de Una Voce Chile que se publicó con motivo de los 50 años celebrados el año pasado.

Les dejo un registro fotográfico de ambos días.
                                                                                 







         
                                                                       
                                         

                                         

                                         

            
                                                                   

lunes, 24 de julio de 2017

La Eternidad, en El Gran Divorcio de C.S. Lewis


        Imagen relacionada

  "Hijo mío - me dijo -, en tu estado actual no puedes comprender la eternidad. Cuando Anodos miró por la puerta de lo sin tiempo no obtuvo mensaje alguno. Pero puedes obtener una similitud si dices que tanto el bien como el mal, cuando han crecido, son retrospectivos. No sólo este valle sino toda la vida en la tierra será infierno para quienes se condenan. Eso es lo que no entienden los mortales. Hablan de un dolor temporal que "ninguna bendición futura podría equilibrarlo" sin saber que el cielo, una vez que se lo ha obtenido, trabaja hacia atrás y convierte en gloria cada sufrimiento. Y dicen de un placer pecaminoso: "déjenme gozar de esto y me haré cargo de las consecuencias". No se imaginan cómo se esparcirá la condenación por su pasado y cómo les contaminará el placer del pecado. Ambos procesos empiezan antes de la muerte. El pasado del hombre bueno empieza a cambiar y sus pecados perdonados y sus penas recordadas adquieren cualidad de cielo. El pasado del hombre malo se configura según su maldad y sólo se llena de melancolía. Por esto, al fin de los tiempos, cuando el sol se alce aquí, y allá el crepúsculo se vuelva negra oscuridad, los benditos dirán "siempre hemos vivido en el cielo" y los perdidos, "siempre estuvimos en el infierno". Y ambos dirán la verdad.

- ¿Y esto no es muy duro, señor?

- Eso es el sentido verdadero de lo que dirán. Las palabras reales de los perdidos, las palabras, serán distintas, sin duda. Uno dirá que siempre sirvió a su país bien o mal; otro, que sacrificó todo por el arte; algunos, que nunca se los llamó; otros, que gracias a Dios, siempre buscaron al número uno; casi todos, que por lo menos fueron leales consigo mismos.

- ¿Y los que se salven?

- Ah, los que se salvan..., lo que les sucede se puede comprender como lo opuesto a un espejismo. Lo que parecía, al acercarse, un valle de dolor, se convierte, cuando lo miran otra vez, en un pozo; allí donde la experiencia presente sólo distingue desiertos de sal, la memoria indica, con verdad, que los pozos estaban llenos de agua.

- ¿Entonces tiene razón la gente que afirma que cielo e infierno sólo son estados mentales?

- ¡Uh! - dijo, en tono severo -. No blasfemes. El infierno es un estado mental...Nunca has dicho nada más verdadero. Y todo estado mental, por sí mismo, todo encerramiento de la criatura en la cárcel de su propia mente es, en último término, infierno. Pero el cielo no es un estado mental. El cielo es la realidad misma. Todo lo plenamente real es cielo. Porque todo lo destructible será destruido y sólo quedará lo indestructible."

                                                                                    C.S. Lewis, El Gran Divorcio, un sueño.

lunes, 10 de julio de 2017

Crecer acolitando, a 10 años del Summorum Pontificum

Tendrán que perdonar lo absolutamente autoreferente de este post, pero quiero entregarles a ustedes un testimonio fotográfico de mis hijos sirviendo en el altar ahora que estamos recordando los 10 años del Motu Proprio que ha significado  mayor libertad para los sacerdote que desean celebrar la Misa Tradicional. El mayor de mis hijos varones comenzó a acolitar el año 2010, cuando tenía 8 años,  y a medida que fueron creciendo sus otros dos hermanos se le sumaron.   Para estos niños la misa dominical y la de precepto es la Misa Tradicional, no conocen otra, y cuando les ha tocado asistir ya sea por una misa colegial o por algún matrimonio a la misa nueva se dan cuenta de inmediato de los diferencias con la Misa Tradicional. Se equivoca grandemente aquel que piensa que por estar en latín o por estar el sacerdote de espaldas, los niños no entienden o no se dan cuenta de lo que está ocurriendo en el altar. Con su misal en mano no tienen por qué no entender y se sienten "participando" de una mejor manera que en el novus ordo. Bendito sea Dios que podemos tener nuestra misa de siempre.  Dios quiera que todos los niños que tienen el honor de acolitar en el altar perseveren en su fe y no se dejen tentar por los actuales cantos de sirenas a los cuales son expuestos cada día. El combate espiritual para los niños de hoy es y será feroz, y sin la misa creo que será imposible que ellos resistan.

Sirva además este recuerdo fotográfico para agradecer a aquellos que se tomaron el tiempo en cada misa para enseñarles a mis niños: a Enrique Jara, a Matthew Taylor; a Carlos Sebastián Castro;  a Marco Echeverría; a nuestros amigos de Una Voce Casablanca en especial a Egons Morales entre otros; a los amigos de Una Voce Magnificat que siempre los han acogido con los brazos abiertos para que sirvan en el altar cada vez que vamos a Santiago. Mis niños nunca han  tenido una preparación formal, como una jornada especial de entrenamiento y todo lo han aprendido en cada misa rezada y cantada.

Agradecer también a los sacerdotes a los que han servido en el altar: padre Jaime Herrera, de la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes de Puerto Claro donde sirven cada domingo; padre Milan Tisma, padre Andrés Chamorro, monseñor Jaime Astorga, padre Hernan Ducci, padre Carlos Hamel, padre Jonathan Romanoski, padre Luis Reynoso,  padre Mauro Ojeda, padre Julio Coca. Si me olvido de alguno, mis disculpas. Que Dios les bendiga.

 Septiembre 2010
Septiembre 2010

Noviembre 2011

Agosto 2011

Febrero 2012
                                              
                                                                Febrero 2012


2013

 Junio 2013
Julio 2014

Noviembre 2014

Febrero 2015
Julio 2015

                                     
                                                  Agosto 2015

Septiembre 2015
                                               
       
Agosto 2016
 
Septiembre 2016
Octubre 2016

Julio 2017

Julio 2017
                                       
Julio 2017

                                        


miércoles, 21 de junio de 2017

Mateo, resiste y da testimonio de tu fe


Sentado en mi escritorio, con las manos sosteniendo mi cabeza y con mis dedos revolviendo mi cabello nerviosamente me encontró Ángeles, mi esposa. Había bajado desde el segundo piso donde se ubican los dormitorios para buscarme, puesto me había tardado más de lo que ella esperaba. Hacía ya casi una hora y tanto que le había dicho que subiría de inmediato (o al tiro, como decimos en Chile) para ayudarla a acostar a los niños, pero no pude. Fui incapaz de dejar el estado de molestia que me tenía el cuerpo tomado y no quería que mis hijos me vieran tan nervioso y alterado.

 Mi estado de nerviosismo se debía a que había tendido un muy mal día en el colegio donde hago clases. Una sumatoria de hechos relacionados con mi relación con mis colegas, con mis alumnos y con los contenidos que se estaban enseñando en el colegio me tenían al borde del colapso y tenía tomada la decisión de dejar este trabajo. Desde el punto de vista económico dejarlo me traería un gravísimo problema considerando que si me quedaba sólo con mi trabajo en la universidad como única fuente de ingresos, me vería en serios problemas de caja para llegar a fin de mes. Nuestra situación económica no anda bien...pero mi consciencia reclama que no puedo seguir ahí. ¿Acarrear a mi familia a pasar apuros económicos, con todo lo que esto significa por un problema de consciencia? Sí, desde luego, no  puedo vivir traicionándome y por sobre todo, traicionando a la Verdad. Si me quedo, me hago parte, lo cual no significa que esto no me cause temor y angustia por el futuro de mi familia.  Desde que había llegado a la casa un par de horas antes, nada le había comentado a Ángeles sobre tan delicado asunto.

- Los niños se cansaron de esperar a que les dieras un beso de buenas noches. Me dejaste esperando, Mateo, al menos podrías haberme dicho que estabas ocupado - dijo ella mientras se acercaba algo molesta pensando en que por flojera yo no había ido, pero al parase frente a mí, me quedó mirando en silencio, comprendiendo que estaba pasándolo mal. Tomó una silla y la colocó junto a la mía.

- ¿Qué pasa Mateo? Te noto súper tenso.

- Estoy desmoralizado y furioso...

- Pero ¿qué cosa tan terrible puede tenerte así? ¡Ah ya sé!, de nuevo con problemas en el trabajo, ¿verdad?

- Es muy delicada la situación y estoy muy complicado. Esto ya no da para más y después de lo de hoy tengo la decisión tomada: voy a renunciar al colegio. - Ella no expresó ninguna sorpresa. No era la primera vez que la decía algo así con respecto renunciar al colegio y la amenaza de irme no parecía inquietarla.

-¿Ya les dijiste que te ibas?

-No, pienso hacerlo mañana.

- Entonces aún tenemos tiempo para conversar tu decisión entre los dos. Tal vez quieras explicarme algo de lo que pasó hoy.

- Hoy, ayer, antes de ayer, desde siempre es que me estoy tragando estas espinas que son chicas y muy puntiagudas por lo que se hacen más molestas. Se pueden tolerar ciertas cosas, especialmente cuando lo afectan a uno en forma personal: una ironía, una broma pesada, pero cuando se tocan puntos esenciales, como la ofensa a tu Fe, a lo que más amas y por lo que está dispuesto a dar tu vida, eso Ángeles, tiene un límite de tolerancia. Hace tiempo que siento estar trabajando entre apóstatas y neo-paganos que no entienden o no quieren entender ni un solo razonamiento.

           Ellos han ido más allá y sostienen saber más que la Iglesia, que los Apóstoles y que los Santos Padres. No sé de dónde les ha llegado tal grado de revelación personal - bueno, creo que sé de donde viene -  para interpretar a su antojo cualquier verdad revelada y justifican su argumento diciendo que simplemente se están adelantando a lo que la Iglesia enseñará algún día, porque ella, tarde o temprano reconocerá que se equivocó.  Simplemente se han adelantado a un pronunciamiento que la Iglesia todavía no se decide a cambiar. Dime si no es el colmo de la soberbia. Entonces yo, por estar siempre predicando lo contrario a lo que ellos dicen, he llegado al punto de estar bajo sospecha de casi todo el profesorado, de los apoderados y hasta de los mismos alumnos.  No sé en qué momento comenzaron a aceptar tan descaradamente y sin ningún tapujo todas las aberraciones morales, errores doctrinales y cualquier cosa que vaya contra lo que la Iglesia ha sostenido desde siempre, y yo me he convertido en un sujeto enemigo de la humanidad, poco tolerante con las minorías de toda índole, y el mote de fundamentalista-fascista-homofóbico- intolerante lo tengo pegado en la frente. Creo ser el único que al menos públicamente se opone en este colegio católico al aborto, a la ideología de género, al "matrimonio" homosexual, a la comunión a los re-casados, y etc, etc.

-Bueno, lo que acabas de contarme desde hace tiempo que te lo vengo escuchando.  Y nosotros, tú ya sabes, estamos marcados, y poco a poco nos hemos ido acostumbrando a llevar este estigma aunque no por eso deja de doler. Entonces no entiendo, Mateo, qué agravó el asunto que hizo que estés pensando en dejar de hacer clases ahí. Además, me has hablado todo el rato de "ellos" y no sé si es un grupo dentro del colegio o alguien en particular.. - Mientras decía estas palabras me acordé que viniendo de la universidad le había comprado unos chocolates. Abrí mi maletín y extraje desde el fondo un pequeño paquete de finos bombones que son para ella una delicia. Ella me los recibió feliz y mientras conversábamos disfrutamos estos chocolates para pasar  un poco las penas.

- Este año particularmente, Angelito mío, está marcado por...

- ¡Uy por favor, Mateo!, deja el discurso y cuéntame en concreto lo que pasó hoy - Lo cierto es que dilatar lo que me había pasado hoy no hacía más que agudizar su curiosidad, y ella, que es muy impaciente, me miraba con sus ojitos llenos de intriga esperando, al igual que ustedes, que le contara mi  desagradable asunto. - Hoy me correspondía hacer mis clases a los de tercero, tú sabes, adolescentes de 16 años llenos de interrogantes y cuestionamientos, de rebeldías absurdas y amigos de lo fácil, del aquí y del ahora. No digo que todos, pero en su gran mayoría estos chicos son muy diferentes a los de nuestra generación. He tratado de enfocar mis clases intentando hacerlos reflexionar para que vayan un poco más allá de lo que ven a diario. Mostrarles que antes que ellos hubo gente que tuvo problemas similares a los nuestros, pero que eran resueltos quizás de un modo muy distinto. Les he dado a pensar sobre el sentido del dolor, por ejemplo, y de cómo esta aporía ha sido un rompedero de cabeza para los filósofos y que sin la fe es imposible darle un sentido. Muchos de estos muchachos no lo entienden así, y bueno, comprendo que les falta madurez y estudio ya que no es un tema fácil. Generalmente no están de acuerdo conmigo en la mayoría de las soluciones y explicaciones que les entrego, sobre todo en moral. - Me quedé un rato en silencio, pues me acordé de sus miradas y de sus burlas. Ellos creen que yo no me doy cuenta o que no los veo cómo susurran, pero sí los veo y los escucho. Lo que desconocen es que yo no me enojo ni me importa que se burlen de mí. A su edad es lo usual  burlarse de los adultos y creer que ellos se las saben todas, y creo que ahora ese comportamiento se ha agudizado quizás porque creen  por que saber más sobre tecnología, saben más de la vida y son insolentes e irrespetuosos.  La vida se encargará sola de mostrarles que no son los reyes de este mundo en la proa de un Titanic. Suspiré y cerré mis ojos para poder concentrarme y no perder detalle, y así continué contándole mi historia a Ángeles.- Pero en fin, no  recuerdo bien a propósito de qué salió el tema, pero uno de los chicos me pidió la palabra y me contó que su profesor de religión, el que tú ya conoces.

- El cura que no quiere ser cura.

-El cura con dispensas, el que les hace Religión o Educación de la Fe como le llaman en el colegio, les había dicho que en la primera página de sus cuadernos dibujaran aquello en lo que creían a modo de portada. Les dijo que si eran cristianos, dibujaran una cruz; que si en el verano habían perdido la fe y ahora eran ateos, dejaran en blanco; que si eran satánicos, dibujaran una cruz invertida y procedió a dibujarla en el pizarrón. 

-¿Dibujó una cruz invertida en el pizarrón? ¿Frente a los niños? ¡Qué habrán pensado esos chicos! ¡Qué espanto! - dijo ella.                                                                          

-Sí, y se me apretó el pecho cuando lo escuché, y  me dolió  en lo más profundo mi alma, porque se  estaba ofendiendo lo más sagrado que tengo y que atesora mi alma...a mi Dios y Señor. Sentí que los colores se me subían al rostro y sufrí esta molesta sensación de rabia y pena. Es de no creerlo y espera que eso no es solo el comienzo. Sale el tema de los homosexuales una y otra vez en sus clases, y el tipo les dice que la Iglesia va a tener que cambiar su posición y aceptar que puede haber distintos tipos de familia y de afectos porque, y esto es lo más sorprendente, en ninguna parte de la Biblia, Dios condena esta conducta. Luego justifica sus argumentos diciendo que San Pablo se equivocó en sus epístolas. Después pasa al tema de la salvación y les enseña a los chicos que el pecado no existe, que solo son debilidades y que Dios, que nos conoce bien, nos perdona todo y no tenemos necesidad de ir a confesarnos, porque basta con la intención de arrepentirse y punto. Y lo más triste de todo este asunto es que de los 40 alumnos que hay en el aula,  20 se declaran ateos, otros 19 se declaran católicos no practicantes y solamente 1 opinan que él está equivocado y según hable con este muchacho, él está muy dolido con todo lo que enseña porque en su hogar le han dicho exactamente lo contrario. Siente que las palabras de este profesor violentan su alma - no me lo dijo con estas palabras, pero a eso apuntaba - escandalizando su espíritu con errores y blasfemias, abusando del poder que tiene como profesor, pues tiene que a escucharle sus disparates una y otra vez.

 Con todos esos decires y con su actitud, pienso que tiene una obsesión perversa. No encuentro otra explicación, lo cual me quedó todavía más claro después de la conversación que tuve con él cuando, completamente escandalizado con lo que me habían contado mis alumnos, lo fui a encarar a la sala de profesores al final de la tarde, cuando ya no había alumnos y éramos pocos los que quedábamos todavía en el edificio.

- ¿ Lo fuiste a encarar frente a tus colegas? - me dijo ella esperanzada en que yo había llevado adelante mi cometido en privado y no frente a todo el profesorado. Teme que se arme una pelea y que, dadas mis condiciones cardíacas poco favorables, no resista una lucha física.

- Lo enfrenté cuando se habían ido casi todos. Traté de exponer mis puntos y argumentos de la manera más racional posible, cosa que me costó muchísimo porque las emociones, especialmente la rabia y la impotencia por hacerle entender lo que para mí es tan obvio, se querían colar y no podía permitirlo. Pero es difícil, casi imposible mostrarle la Verdad a esta gente porque de partida para ellos no hay Verdad, y de ahí para adelante todo va cayendo como las fichas de un dominó. No razonan argumentos. Por más que quieras, no logras romper con su bloqueo mental, con su incapacidad para intentar al menos comprender lo que les quieres decir, por además están llenos de eslóganes y prejuicios imposibles de superar. Suma a eso la pereza mental...en fin, una verdadera odisea.  Para ellos todo lo que enseñó la Iglesia y la filosofía cristiana durante un par de milenios está superado y empieza a darme razones tales como que somos unos retrógradas y que a nadie le importa lo que nosotros pensamos; que ahora somos una sociedad madura y tolerante; que esto nos acerca cada vez más a los países desarrollados y modernos.  Yo lo escuchaba y lo miraba perplejo.  Volvía una y otra vez con el mismo discurso: ¿de qué le estaba hablando? Le causaba una profunda extrañeza que hubiera gente como yo y mi familia, completamente perdida y anclado en el rigorismo y en las meras formas externas, y que vivíamos apuntando con el dedo y juzgando a los que no son o no piensan como nosotros, colocándoles cargas morales a las personas, cargas que son casi imposibles de cumplir. No podemos exigirles a todos lo mismo. Dios sabe quien puede y quien no puede cumplir los preceptos, y que no podemos pedir que todos los cumplan por igual. Dios - me dijo - es un Padre misericordioso y que acepta a cada cual según su condición.  Podemos y debemos aceptar que el mundo ha cambiado, que hemos crecido y madurado y somos capaces de abrirnos a posturas y modos de vida diferentes porque somos más tolerantes - excepto con aquellos que quieren vivir según nos manda Dios. Me lo decía en un tono de "este pobre diablo, a los fanáticos religiosos hay que tratarlos como enfermos mentales, como unos pobrecitos trastornados". Y para terminar me dice que no vamos a acercar a la gente a la Iglesia si seguimos como los fariseos, apegados a una doctrina que no se abre a las realidades actuales, a las nuevas formas de familia y a la diversidad en todos los ámbitos.  Son tiempos nuevos para la Iglesia, de mayor apertura, donde todos y todas- sic - caben que quien era yo para irme en contra de las enseñanzas del papa y de los obispos y bla, bla, bla. Siempre la misma basura que escuchas y lees todos los días donde quiera que vayas, donde quiera que leas, y de toda esta bazofia estoy harto.

Total, que al final yo ya no pude más y en vistas que no llegábamos a nada terminé diciéndole que estaba envenenando el cerebro a estos chicos ignorantes, que en sus casas nadie les habla acerca de su alma inmortal que deberá dar cuentas y que están esperando que alguien les muestre el camino para salvar sus almas. Si tenían poco o nada de fe - le seguí diciendo - él le había puesto la lápida y los había confundido todavía más. Si tú crees todas esas abominaciones - le dije -  guárdalas para ti, pero no desparrames. ¿No te aterra pensar que por tus palabras muchos de ellos podrán ir al infierno? No, claro que no, porque para ti el infierno no existe, lo inventó la Iglesia y San Pablo. ¿Para qué diantres entonces se encarnó Nuestro Señor y murió pendido de la cruz si todos estamos salvos, si no hay mérito ni castigo, si todo da lo mismo...para qué? ¿Qué sentido tiene el sacrificio? ¿Qué sentido tienen los sacramentos? ¿Para qué necesitamos una Iglesia? Que el último apague la luz entonces y nos vamos a hacer de la vida una fiesta eterna. Al menos piensa en esto - le dije despidiéndome - porque parece que nuestra fe está en un lugar completamente opuesto y uno de los dos está equivocado, y yo sé que no lo estoy.

- Estuvo muy bien lo que le dijiste, ojalá lo piense y reaccione. Mateo yo te conozco y sé que estos desencuentros te hacen muy mal, ¿cómo te sientes? - Ella efectivamente me conoce muy bien y dado mi estado de, como dirían los ingleses  drift away, ese estar como a la deriva, arrastrado por el cansancio, que se percibía a la distancia, como el aliento del borracho, le expliqué que estaba cansado, que me sentía completamente agotado de estar en este permanente estado de lucha. Ir contra la corriente deja cicatrices abiertas en el alma y  por tanto quería buscar mi paz por lo que tenía decidida mi renuncia. -  Al final de la discusión y cuando estaba sentado en el auto con una horrible sensación de fatiga, con un dolor punzante en el cuello y en la espalda, se me hizo aún más palpable el hecho de estar absolutamente desconectado de la mayor parte de la comunidad educativa tanto del colegio como de la universidad. Veo a mis colegas riéndose de mi a mis espaldas, a mis alumnos llamándome el profe loco, el loco Sócrates que dicen. ¿Qué diantres estoy haciendo aquí con estas personas que están en las antípodas de mi Fe?¡ Ay amor!, sentí como una ola de soledad abrumadora me fue subiendo desde la punta de los pies a la cabeza. Sabía que tarde o temprano la iba a experimentar, porque desde hace años venía ignorándola, pero hoy, especialmente hoy me mostró su peor cara: la más amarga de las soledades. Ir contra la corriente no es fácil, yo solo no puedo luchar...si no creyera en las promesas de Cristo creo que hace tiempo mi fe habría sucumbido. La fuerza para el combate no depende de mí, viene del Cielo, por voluntad propia me habría sido imposible sostenerla en el tiempo. La sociedad actual está enferma del alma y ya no resisto el sopor de podredumbre que exhala.  Quiero que nos vayamos lejos, muy lejos, al sur o a donde haya menos gente. Quisiera vivir así, como tú misma has soñado hacerlo, ¿te acuerdas cuando me contaste que soñabas con vivir en el campo produciendo nuestros propios alimentos, en un cenobio familiar?

- Mateo quiero que te calmes y que me escuches muy atentamente. Sufro lo mismo que tú estás sufriendo, así que conozco perfectamente el dolor y la frustración que te causa ver que todos quieren ser tolerantes con las abominaciones que vemos. Entiendo tu dolor porque además el ataque a nuestra fe no sólo viene desde los que están fuera de ella, sino desde dentro de la Iglesia. ¿Con qué autoridad voy a sostener que no se le puede dar la comunión a los adúlteros o que no podemos tolerar la ideología de género si muchos obispos y los sacerdotes están diciendo lo contrario a lo que siempre se ha enseñado y que nosotros creemos? Te desarman...te desautorizan, y no falta la persona que te dice: Oye, pero si monseñor tal o cual está enseñando justo lo contrario a lo que tú estás diciendo. Pero ¿sabes mi amor? tú no debes renunciar y no debemos huir. Aún no. - yo la miré bastante desilusionado porque pensaba que iba a apoyarme tanto en mi renuncia como en la búsqueda de un nuevo lugar donde vivir. Ella me había manifestado en ocasiones anteriores su deseo de buscar un lugar aislado donde comenzar un proyecto de vida en familia casi monacal, con mi hermano cura a la cabeza de este gran grupo familiar - digno de la Srta. Prim - pero con esta frase posponía por un buen tiempo mi anhelado sueño.

- No te entiendo Ángeles, pensé que me ibas a apoyar.


- Creo que debes seguir en el colegio hasta que la situación no dé para más y te despidan. No por una cuestión de no querer darles en el gusto. A ellos les encantaría que tú te fueras y le dejaras el puesto a uno de los mismos. Ni tampoco te lo digo porque me asusta pasar más pesares económicos. Dios nunca se ha olvidado de nosotros y nunca, jamás nos ha faltado para comer. Te lo digo porque debes resistir y dar testimonio de tu fe hasta el final. Es muy duro y una cruz muy pesada, pero debes permanecer ahí. Es un martirio para ti ir cada día a la universidad y al colegio a hacer clases, a hablar de Cristo a un grupo de gente que le odia, que odia la religión, que no le importa en lo más mínimo, pero por favor Mateo, sigue hasta que Dios quiera. Esto es un combate espiritual que se va a poner cada día más feroz, y para seguir dando la batalla tienes que confiar en que estarás siempre bien armado: tienes una Iglesia Triunfante que ruega por nosotros, tienes a tu Ángel custodio, tienes los sacramentos y la oración. Si te ven, sabrán que todavía es posible resistir al error y habrá algún alma de buena voluntad que viendo tu ejemplo y valentía diga: "Este loco se mantiene inmutable y no se deja llevar por lo políticamente correcto. Qué admirable es lo que hace". Hay gente que en silencio piensa lo mismo que nosotros, pero no se atreve a manifestar lo que piensa y en público niega lo que en privado afirma. Por eso se necesitan estos Sócrates cristianos que dan testimonio, para poder dar esperanza. ¿Te estoy pidiendo mucho? Porque si es así, te ruego me perdones, pero yo estoy convencida que tú puedes hacerlo. Ahora estás cansado y abrumado, sufriendo este martirio espiritual de sentirse como un paria frente a tus colegas y alumnos, pero...

- Está bien -  le dije yo poniéndome de pie abruptamente, ya más tranquilo y sintiéndome como un cobarde por querer huir - está bien, me ha quedado claro. He sido un estúpido, perdóname. Escucha, mi niña, que no soy ningún mártir ni nada.  Frente a lo que pasa en medio oriente con los cristianos sirios, entre otros, ver como ellos sí que sufren por causa de Cristo, lo mío es paja molida. Es complicado y muy difícil para mí continuar con mi trabajo, pero hoy he tenido un día negro y este fue un momento de debilidad al que no debo darle mayor importancia. Tienes razón. A veces olvido que no debo huir del sufrimiento, sino que debo cargarlo sobre mis espaldas como una cruz, para completar en mí, como dice San Pablo, la pasión de nuestro Señor.  Gracias, gracias mi vida por tus palabras y por apoyarme siempre. Únicamente estoy cansado  y ya no se diga más. - y ahí la abracé con todas mis fuerzas, dándole gracias a Dios de nuevo por esta valerosa mujer que no solo tiene que preocuparse y ocuparse de la casa, de los niños, sino de levantar a este su pobre marido del suelo cuando ya sus fuerzas están completamente agotadas.




domingo, 11 de junio de 2017

Otro libro de R.H. Benson traducido: La Luz Invisible


 

Parece que me demoré demasiado tiempo en traducir La Luz Invisible, ya que la BAC acaba de publicarla, con la traducción de nuestro buen conocido Sergio Gómez Moyano. Me faltaban sólo dos capítulos para acabarla...en fin, igual la terminaré. Me servirá  además para comparar mis limitadas traducciones con de un experto en R. H.  Benson. Esta es la portada del libro y su reseña:

A R. H. Benson le encantaba el mundo de los cuentos de miedo, como bien puede deducirse al analizar su vida y sus obras. Pero en las, descripciones sobrenaturales que pinta en sus relatos también existe una intencionalidad: quiere situar al lector dentro del ámbito espiritual a lo bestia, introducirlo sin anestesia en ese espacio que no es evidente para los sentidos. Y lo hace con ciertas evidencias sensibles, proporcionadas por los relatos de un anciano sacerdote en La luz invisible y por una serie de personas, la mayoría                                                                                                    también sacerdotes, en Un espejo de Shalott.


ACTUALIZACIÓN: Me ha llegado el siguiente enlace de la Editorial Trébedes quienes también han publicado La Luz Invisible, les dejo el enlace donde podrán encontrar además, una reseña del mismo:

La irrupción de lo sobrenatural en lo natural

“La invisible luz” es una novela que explora la irrupción de lo sobrenatural en lo natural. El narrador va hilando una serie de historias que le va contando un anciano sacerdote, historias de fantasmas, visiones y presencias invisibles, que nos llevan al mundo fronterizo entre la realidad tangible de lo natural y la realidad invisible de lo espiritual.
Como sugiere el título de la obra, esa realidad invisible se convierte en luz para la vida material, y estas historias extrañas se transforman en testimonio de fe, porque si creemos que “el Eterno se manifiesta a sí mismo en términos de espacio y tiempo”, no podemos extrañarnos de que “el mundo «espiritual» y los personajes que lo habitan se expresen algunas veces de la misma manera que lo hace su Creador”.
Aunque este libro se publicó originalmente en 1903, su contenido no ha perdido actualidad. Sorprende, por ejemplo, su afinidad con la doctrina de la encíclica “Laudato si” del papa Francisco. La naturaleza aparece como un sujeto vivo, dotado de un espíritu propio que lucha entre el bien y el mal y donde la acción del hombre se define como decisiva para interceder en esa tensión, actuando como un mediador que inclina la balanza hacia el bien.
En ese sentido aparece otro aspecto decisivo en esta historia, el carácter sacerdotal de la acción de todo hombre. El anciano sacerdote se debate en ese papel intercesor, por los inocentes, por la creación, por los pecadores: “Inocentes entre los hombres, los pájaros, las bestias, las flores; y yo seguía mi propio camino o me sentaba en casa al calor del sol, y ahora ellos vienen a pedirme a gritos que rece por ellos. ¡Qué poco he rezado!”. Él, que tienen una especial capacidad para ver lo sobrenatural de forma inmediata, ve alarmado la urgencia de esta intercesión y, a la vez, la pobre respuesta: “…¿qué has hecho tú para ayudar a tu Señor y a Sus criaturas? ¿Has vigilado o te has dormido? ¿No puedes velar conmigo una hora? ¿Qué parte has compartido de la Encarnación? ¿Has creído por aquellos que no pueden creer, esperado por los desesperados, amado y adorado por los de corazón frío? Y si no pudiste entender ni hacer nada de esto, ¿has al menos acogido con alegría el dolor que te habría hecho uno con ellos? ¿Te has compadecido alguna vez de ellos, o has ocultado tu cara por temor a afligirte demasiado?…”
El sacerdote protagonista de la historia ve claramente su papel en esa vocación intercesora. Ante los reproches de su amigo sobre su exposición al sufrimiento de otros, el protagonista contesta: “Sí, sí, (…) pero usted no lo entiende. Yo soy un sacerdote.” Poco después, extiende esta responsabilidad sacerdotal a todo cristiano, que debe estar en el punto de confluencia entre la dramática necesidad que produce el pecado y la gracia de Dios que viene a repararla: “yo debía ser el punto de encuentro, como cada sacerdote debe ser, de la necesidad de la creación y la gracia de Dios, como cada Cristiano debería ser en su posición.” Esta visión del sacerdocio común sorprende en una novela de 1903.

Otro punto de actualidad es la aproximación a esta temática a partir de historias de visiones y fantasmas, algo que últimamente se está poniendo de moda: zombies, vampiros, fuerzas sobrehumanas… Este relato nos recuerda que la visión cristiana de la realidad no esquiva lo sobrenatural, al contrario, toma de ahí su más profundo sentido de la realidad.