viernes, 15 de marzo de 2013

El misterio de la iniquidad



Hoy 15 de Marzo se cumple un año más del fallecimiento del padre Leonardo Castellani (1889-1981). En medio de la perplejidad y de la expectación causada por el nombramiento de S.S Francisco, les copio este texto del gran padre Castellani. De más está decirles que sentía un profundo cariño por monseñor Benson y que tradujo al español (edición que lamentablemente no poseo) El Señor del Mundo. Oremos por el eterno descanso de su alma.

El  misterio de la Iniquidad
         El Misterio de la Iniquidad es el odio a Dios y la adoración del hombre. Las Dos Bestias son el poder político y el instinto religioso del hombre vueltos contra Dios y dominados por el Pseudo Cristo y el Pseudoprofeta. El Obstáculo es, en nuestra interpretación, la vigencia del Orden Romano. La Gran Ramera es la religión descompuesta y entregada a los poderes temporales, y es también la Roma étnica, donde este Misterio de Iniquidad se verificó por vez primera, a los ojos deslumbrados de Juan el último Apokaleta.
         La adoración del hombre con el odio a Dios ha existido siempre. "Ya funciona el Misterio de Iniquidad - dice San Pablo a los Tesalónica-; solamente está sujetado, y vosotros sabéis cuál es el Obstáculo."
         El Misterio de Iniquidad es el principio de la Ciudad del Hombre, que lucha con la Ciudad de Dios desde el comienzo; es la raíz de todas las herejías y el fuego de todas las persecuciones; "es la quietud incestuosa de la criatura asentada sobre su diferencia específica"; es la continua rebelión del intelecto pecador contra su principio y su fin, eco multiplicado en las edades del "No serviré" de Satanás.
         La cúspide del Misterio de Iniquidad es el odio a Dios y la adoración idolátrica del Hombre.
          El Misterio de Iniquidad tiende a corporizarse en cuerpo político y aplastar a los santos. Él fue quien condenó a Sócrates, persiguió a los profetas, crucificó a Jesús, y después multiplicó los mártires; y él será quien destruya la Iglesia, cuando, retirado el Obstáculo, se encarne en un hombre de satánica grandeza, plebeyo genial y perverso, quizá de raza judía, de intelecto sobrehumano, de maldad absoluta, a quien Satanás prestará su poder y su acumulada furia.
          La Iglesia, asistida por el Espíritu Santo, obstaculiza esa manifestación y la reduce, apoyada en el orden humano que el Imperio Romano organizó en cuerpo jurídico y político; pero llegará un día, que será el fin de esta edad, en que desaparecerá el Obstáculo. El Espíritu Santo abandonará quizá este cuerpo social histórico, llamado Cristiandad, arrebatando consigo a la soledad más total a los suyos, dándoles dos alas de águila para volar al desierto. Y entonces la estructura temporal de la Iglesia existente será presa del  Anticristo, fornicará con los reyes de la tierra - al menos una parte ostensible de ella, como pasó ya en su historia-, y la abominación de la desolación entrará en el lugar santo. "Cuando veáis la desolación abominable entrar adonde no debe, entonces ya es".
          ¿Será el reinado de un Antipapa, o Papa falso? ¿Será la destrucción material de Roma? ¿Será la entronización en ella de un culto sacrílego? No lo sabemos. Sabemos que el Apokalypsis, al describir la Gran Prostituta, señala con toda precisión "la ciudad de las siete colinas": interpretación dada por el mismo Ángel que a San Juan adoctrina.

R.P. Leonardo Castellani, Cristo ¿vuelve o no vuelve?, Editorial Vórtice, Buenos Aires, 2004

13 comentarios:

  1. Gracias Beatrice por el recuerdo del muy querido (y necesario) Castellani. Un texto magnífico y temible el que nos trae, y muy oportuno. ¿No tiene el Benson traducido por él? Ya veremos la forma de que pueda ud. hacerse con uno. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Querido Lupus:
    No puedo dejar pasar el aniversario del padre Castellani. La lectura del Apokalypsis de San Juan por él escrita, me abrió un mundo nuevo y me hice apocalíptica. De ahí en adelante toda mi vida literaria renació en sus lecturas y en mis pequeños escritos literarios.
    No he tenido la ocasión de comentar su post de hoy. Me adhiero a él completa y absolutamente.
    Ojalá que el buen editor de Vórtice pueda perdonar que cite sus publicaciones una y otra vez, y con su disculpa poder seguir haciéndolo siempre incluyendo su origen, of course. Del Señor del Mundo tengo la edición de Homo Legens. Tapa dura, con un prólogo de Joseph Pearce, y una foto de Benson, pero no sé si será una buena traducción. Si me da el dato, yo no dudaría un segundo en comprarme la edición de Castellani. Lamentablemente en Chile no tenemos buenas librerías, y todo lo he tenido que comprar por internet.
    Un abrazo y gracias una vez más

    ResponderEliminar
  3. —En medio de la perplejidad y de la expectación causada por el nombramiento de S.S Francisco, les copio este texto del gran padre Castellani. De más está decirles que sentía un profundo cariño por monseñor...
    —¡¿Cómo?!
    —...por monseñor Benson.
    —¡Ah!

    Señora: La felicito muy de veras por su blog y por su fino humor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Pepe: muchas gracias y bueno, se hace lo que se puede.

      Eliminar
  4. Estimada Beatrice: Como dato anecdótico le comento que tengo entendido que la librería Córdoba (Paraná entre Charcas y Santa Fe) hizo una edición de El señor del mundo traducido por Castellani. Debe costar unos $100. Pero si ya lo tiene traducido por otro, no sé si conviene ese gasto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado A.C:
      Gracias por el dato. Serían unos $9.200, pesos chilenos, lo cual es extraordinariamente barato. No se olvide que nosotros acá pagamos i.v.a (19%)por los libros, y son carísimos. No sé si la librería hará ventas al extranjero. Pero no se preocupe, que lo voy a averiguar.

      Eliminar
  5. Le mando el link http://www.libreriacordoba.com/system/productos.php?id_prod=3797 Tal vez le sirva. Por ahí Lupus la ayude en esto.

    ResponderEliminar
  6. A.C:
    Ya le mandé un mail a la librería, y me hicieron además por otro lado un generoso ofrecimiento.
    Muy agradecida,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  7. Estimada Beatrice:
    Que atingente a esta situación muy especial que vive la Iglesia es la cita que comparte con nosotros del Padre Castellani. Creo que este nuevo Papa va a mostrar muy luego sus dientes.
    En mi opinión va a venir una persecución muy fuerte dentro de la Iglesia. Espero equivocarme, pero así lo veo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. En estos momentos tan confusos,tratando de encontrar palabras que den calma, acabo de encontrar vuestro blog.Desde ya que este texto del Padre Castellani es mas que oportuno y nos hara pensar un poco mas, aunque creo que lo mejor que debemos hacer es rezar y rezar y volver a rezar ,porque nuestras humanas limitaciones intelectuales no encuentran respuestas .
    Que DIOS TODOPODEROSO la guie en esta tarea. mis saludos desde Argentina.

    criollo y andaluz

    ResponderEliminar
  9. Estimado Marcos: Tiene toda la razón. No nos queda otra que rezar, y observar atentos el curso que van tomando los acontecimientos.
    Un abrazo desde Chile y gracias por sus palabras

    ResponderEliminar
  10. Estimada Beatrice,

    creo que llego tarde, pero si aún le puedo enviar "El señor del mundo" versión Castellani, aviseme.

    Excelente su blog.

    Cariños,

    ResponderEliminar
  11. Gracias Coronel, le contesto vía mail.
    Saludos,
    Beatrice

    ResponderEliminar