miércoles, 31 de diciembre de 2014

Programa de vida cristiana. ¡Feliz y Santo Año 2015!


Queridos pacientes lectores de Bensonians: faltan pocas horas para terminar el año y no quiero dejar pasar la ocasión para transmitirles mis mejores deseos para el año nuevo que se inicia. Lejos de los fuegos de artificio, de las megas-fiestas y de los desbordes de las celebraciones, estaré con mi familia en casa en el campo esperando poder darnos el correspondiente abrazo e iniciando el año con alguna oración, ofreciéndole a nuestro Señor todas nuestras buenas acciones para el año 2015,  esperando que nos bendiga con salud espiritual y material. Le rogamos para que nos libre de la sequía que por ya largos años nos afecta. Chile se seca y el avance del desierto ya lo vemos alcanzar nuestra región de Valparaíso.
         Quiero copiarles un progama de vida cristiana que está incluído en mi misal diario de 1958 de Dom Gaspar Lefebvre, o.s.b. La imagen que inicia este post es precisamente de este misal al cual quiero mucho, y que encontré cuando tenía yo 15 años arrumado en la biblioteca de mi papá. Quería entender lo que se cantaba en las misas de Mozart que por aquellos años era mi música favorita. Y desde esa fecha - donde no entendía nada de nada y que me parecía una cosa tan rara la misa tradicional en latín -hasta hoy me acompaña siempre. 
       Ojalá pudiéramos llevar a cabo este plan de vida. El propósito no falta y lo en la medida de las posibilidades intentamos vivir cristianamente. Lo que no podemos hacer, como la misa diaria, o los retiros anuales, lo suplimos con el rezo del oficio en Laudes y en Completas. Oración, trabajo y caridad...ese debiera ser nuestro plan de vida. Que Dios nos ayude a realizarlo.
       Un abrazo para todos ustedes,
       Beatrice

                                                      Un programa de vida cristiana

Lo primero es amar a Dios y si de veras le amas, "haz lo que quieras", porque es seguro que evitarás el pecado, o sea, el único mal verdadero que puede haber en la tierra. Evitarás el pecado mortal, y aun el venial deliberado y las ocasiones de pecar.

Cada día.
2° Retírate temprano a tu casa, teniendo horario fijo para levantarte, comer, recrearte y acostarte.
3° Oye la santa Misa todos los días con el "Misal Diario" que te ayude o con otro libro similar, y comulga en ella. - Si eres hombre, mayor razón para hacerlo, porque lo necesitas más.
4° Ten a diario un ratito, si quiera 5 minutos de oración mental o meditación.  (...) Es asunto muy importante, y más si eres hombre y estás muy ocupado.
Trabaja, porque si no lo necesitas para mantener el cuerpo, lo necesitas para sostener tu alma. No hay peor microbio moral que la ociosidad.
6° Reza también el santo Rosario, rézalo en familia, llamando también a tus criados.
Lee a diario alguna página de algún libro bueno e instructivo. ¡Los tenemos tan hermosos en castellano! No leas en cambio revistas ni periódicos poco recomendables, porque te harán y harán a otros mucho mal.- Divide tu día en tres 8, conforme a la escuela de Salerno: 8 horas de trabajo, 8 de descanso, y 8 para lo demás, recreo, visitas...

Cada semana.
8° Descansa el Domingo, porque lo manda Dios y su Iglesia; porque lo necesitan tu alma y tu cuerpo.
9° Oye misa y sermón todos los días festivos en tu parroquia, (y más si eres hombre), y lee en esos días algún libro religioso y espiritual.

Cada mes.1
10° Confiesa y comulga por lo menos cada mes, y más si eres hombre.

Cada año.
11° Bien te vendrían Ejercicios espirituales.
12° Confiésate y comulga por Pascua, pero no por mero cumplimiento. (...)Observa los ayunos y abstinencias de la Santa Madre Iglesia. No sé qué disculpa tendrás para no observar estas últimas.

¡Siempre!
13° Vive siempre como quien ha de morir.

Finalmente, oye a Sta. Teresa que te dice:-

"Acuérdate que no tienes más que una alma - ni has de morir más que una vez - ni tienes más de una vida breve...ni hay más de una gloria, y ésta eterna; y darás de mano a muchas cosas.
   Tu deseo sea ver a Dios - tu temor, si no le has de perder - tu dolor, que no le gozas - y tu gozo, de lo que te puede llevar allá; y vivirás con gran paz."

  


martes, 30 de diciembre de 2014

Acerca de la comparación entre la autoridad del Papa y del Concilio, por Tomás de Vio cardenal Cayetano, parte 2 Final

                                                     

           De estas tres premisas, en primer lugar, se ve cierto y sin sombra de duda que Pedro, Papa, ya sea al convertirse en Papa, o al ser depuesto, depende de un poder humano que no es superior ni igual al poder del Papa, sino menor; ya que ni para pasar de Pedro, no Papa, a Pedro, Papa, ni en sentido inverso, de Pedro, Papa, a Pedro, no Papa, no hace falta otra facultad que la de la voluntad humana, es decir, la del elegido y la de los electores. Y en la cuestión de la que nos ocupamos no hace falta reparar en la buena o mala conciencia, o si están animados de buena o mala intención o razón; en esta cuestión hay que atenerse a los hechos para que Pedro sea Papa en verdad o no lo sea.
        Que este poder sea inferior al poder del Papa también es evidente, aún sin otra prueba, por el hecho de que muriendo un Papa, aún sin decisión de derecho positivo, este poder se halla en la Iglesia y no se extiende a las cosas a las que se extiende la autoridad del Sumo Pontífice. De otra manera existirían en la Iglesia dos poderes supremos y Cristo no habría instituido un régimen eclesiástico monárquico. Y como el igual no tiene poder sobre su propio igual, los Pontífices no habrían podido imponer a este poder el modo de ejecución;  es decir, por quién, por cuánto y cómo debe tener lugar la elección y la invalidez del acto, si esta fuera hecha diferentemente. Todo esto demuestra que dicho poder no es ni superior ni igual, sino inferior al poder del Papa; en efecto, es lo propio de una virtud superior el disponer con autoridad respecto de un acto de un inferior, de tal suerte que si se cumple de modo diferente, no sea válido, como es el caso en la cuestión que nos ocupa.
        En segundo lugar, es muy cierto que una cosa es tener poder sobre la conjunción a  establecer o a anular entre Pedro y el papado, y otra cosa es tener poder sobre el Papa. Por el hecho de que el poder inferior al papado, es decir, la simple voluntad del elegido y de los electores, pueda hacer o deshacer esta unión, y de que un poder de este género siendo inferior al papado no tenga poder sobre el Papa, se demuestra claramente que una cosa es tener poder sobre esta unión y otra, tener poder sobre el Papa. Luego, no existe poder sobre el Papa, sino el de Nuestro Señor Jesucristo; en cambio, el poder sobre la unión del papado y de Pedro se halla en la tierra y con razón, ya que el papado es obra de Dios inmediatamente, mientras que la unión del papado y de Pedro es obra nuestra.
       Tú que haces profesión de filósofo, no te sorprenderás tampoco del hecho de que haya un poder por encima de la unión de la forma con la materia, y que no está por encima de la forma, ya que la unión de la forma con la materia viene después. Tu sorpresa cesaría si considerases que la unión de la forma y de la materia puede  tomarse desde dos puntos de vista: de parte de la materia y de parte de la forma. Y que aquello que tiene poder sobre la unión de la forma y de la materia de parte de ambos, o de parte de la forma, tiene también poder sobre la forma; pero lo que tiene poder sobre la unión de parte de la materia, no es necesario para nada que tenga poder sobre la forma, como es evidente en la generación del hombre (“El sol y el hombre engendran al hombre”, Aristóteles, Phys., II,2), que consiste en la unión del cuerpo y del alma  intelectual o que sale de esta unión, y se sabe que el sol y el hombre no tienen poder sobre el alma intelectual que viene del exterior, pero tienen poder sobre la unión de parte del cuerpo, que es la materia. Esto es lo que pasa en la cuestión que nos interesa; en efecto, el papado y Pedro son como materia y forma, y solo Jesucristo tiene poder sobre su unión de parte del papado y, en consecuencia, de las dos partes. Y por esta razón, sólo Él puede poner límites y establecer el poder del Papa; la Iglesia tiene poder sobre su unión únicamente de parte de Pedro y, por esta razón, no puede nada sobre el Papa, sino  solamente sobre la unión.
         Y como la remoción del Papa, tanto por renuncia, como por destitución, o por expulsión, no constituye la disolución del papado ni la de Pedro, sino de la unión del papado y de Pedro, es necesario que cuando se trata de la remoción de un Papa, se tenga siempre en el espíritu con la mayor diligencia y prudencia que esto necesita un poder, no superior al Papa, sino superior a la unión entre Pedro y el papado.
         Para que resulte más claro, hay que saber que es cierto que Pedro, Papa vivo, puede ser privado del papado de tres maneras: en primer lugar, por expulsión de parte de Nuestro Señor Jesucristo; en segundo lugar, por renuncia espontánea de su parte; en tercer lugar, de parte de la Iglesia por destitución no querida por herejía incorregible. Pero en todos estos casos, el papado y Pedro no dejan de existir; solo falta la unión de los dos, si bien, siendo diferente en cada caso. En el primero: por expulsión de parte de Nuestro Señor Jesucristo, la unión es disuelta por un poder superior, no solo en relación a la unión, sino también en relación al papado. En efecto, la autoridad del Señor permanece por encima de la unión de parte de la forma. Y ya que, como se ha dicho, no hay otro poder por encima del Papa, y que por esto ningún otro poder puede tocar esta unión de parte de la forma, se sigue que ningún otro poder puede destituir al Papa como poder superior, sino que esto es privativo de nuestro Salvador.
        Y de esta manera, precisamente, debe interpretarse lo que dice el Papa Anacleto (Eiectionem, D.LXXIX), quien afirma: “El Señor se reserva para Sí la expulsión de los Sumos Pontífices”. En efecto, la diferencia entre el Papa y los otros pontífices se halla en esto: que los otros pontífices pueden ser expulsados por un poder superior a ellos, pero el Papa no, ya que en la Iglesia terrestre existe un poder que está por encima del poder jurisdiccional del obispo, pero no existe un poder superior al poder del Papa. De esto, se desprende que el Señor ha concedido al Papa su expulsión [la de los obispos], atribuyéndole un poder superior; pero se ha reservado para Sí la expulsión del Papa, no concediendo a nadie un poder superior al del papado. Luego, si el Papa Juan expulsara a un obispo en virtud de la plenitud de su poder, dicho obispo estaría expulsado y no tendría más poder de jurisdicción. Pero en la Iglesia el Señor no ha dado ningún poder que pueda obrar de la misma manera contra Pedro, Papa. De la segunda manera, por renuncia, y en la tercera, por destitución, esta unión es disuelta, no por un poder que está por encima del papado, sino por un poder que está por encima solamente de la unión, ya que ni la voluntad de Pedro ni la voluntad de la Iglesia están por encima del papado, sino por un poder que está por encima solamente de la unión, ya que ni la voluntad de Pedro ni la voluntad de la Iglesia están por encima del papado y es justamente de estas voluntades que esta unión proviene y es disuelta, como parece evidente.
         Entonces, dado que es cierto que un Papa vuelto hereje incorregible no es automáticamente destituido, sino que debe ser destituido por la Iglesia, y que la Iglesia no tiene poder sobre  el papado, y sí sobre la unión de Pedro con el papado, por cuanto es su obra, corresponde decir que Pedro, vuelto hereje incorregible, es depuesto por la Iglesia, es juzgado y depuesto por un poder superior no al Papado sino a la unión entre el Papado y Pedro.
                                                                      Escrito por el cardenal Cayetano en 1511.


lunes, 29 de diciembre de 2014

Acerca de la comparación entre la autoridad del Papa y del Concilio, por Tomás de Vio cardenal Cayetano


     

  Nota de Bensonians: 
         Un cura amigo discutía hace unos días con mi esposo acerca de la imposibilidad de que un papa pudiera ser hereje. "Imposible" – decía  - "por su infalibilidad". No vamos a entrar a explicar todo lo relativo acerca de la aplicación y uso de la infalibilidad papal .  Su tesis es: Si es papa, no puede ser hereje, y justifica esta afirmación en las promesas de Cristo, en que nunca ha habido un papa hereje y que  hasta plantearse la mera posibilidad de un papa hereje es no creer en que la puertas del infierno no prevalecerán,  y un largo  etc, etc. Creo que ante determinados temas, como este  por ejemplo, existe un temor infundado a pensarlos por miedo a llegar a conclusiones erróneas. Pero para no errar y formular conclusiones personales ajenas a la verdad,  están los grandes teólogos y padres de la Iglesia. No debemos tener miedo a pensar nuestra fe teniendo como luz y guía el Magisterio que la misma Iglesia nos entrega. No somos teólogos ni exegetas. Somos simples fieles, pero como tales también debemos conocer aquello en lo que creemos: no se ama lo que no se conoce. Tenemos el deber de conocer nuestra fe para que cuando venga un cura, o un obispo o hasta el mismo papa, a decirnos barbaridades estemos atentos y sepamos distinguir el error de la Verdad.
       Lo que me interesa abordar en este post es el tema de un posible papa hereje. Y es posible. Se  lo ha planteado como posibilidad a lo largo de la historia de la Iglesia, y además  los ha habido, aunque al ser increpados se han arrepentido y desdicho de sus actos como el papa Marcelino, en los primeros siglos de la Iglesia, que le prendió incienso a los dioses paganos. Hace poco en Adelante la Fe se publicó un excelente artículo que viene a complementar el del padre jesuita James V. Schall, el cual fue muy criticado por su falta de prudencia al tratar un tema así mientras en Roma rige la Iglesia nuestro P.P Franciscus. ¡Qué desatinado! ¡Qué horror! Seguramente el padre Schall pertenece a ese grupo de fariseos pepinillos avinagrados. En fin, el artículo  que complementa el del padre Schall  en Adelante la Fe es una  traducción  del  original aparecido en The Remnant, cuyo autor es Robert J. Siscoe y que se titula: "¿Puede destituir la Iglesia a un papa hereje?"
           Quiero complementar ambos textos con lo dicho al respecto por el Cardenal Cayetano (1468 – 1543) en De Comparatione Auctoritatis Papae et Concilii, en el capítulo XX. La traducción no es mía, pero la que tengo disponible se basa en la Edición Angelicum, Roma 1936. Es un texto muy claro y apela  la vía media. Lo publicaré en dos tandas para que se lea con pausa.

             Acerca de la comparación entre la Autoridad del papa y del concilio, cap. XX
                                               Tomás de Vio cardenal Cayetano

         Si se presupone la certeza de los tres puntos siguientes, a saber: que el Papa no está automáticamente depuesto por el derecho humano o divino por el hecho de volverse hereje, y que el Papa no tiene superior sobre la tierra, y que si se desvía de la Fe debe ser depuesto, como se dice en el capítulo Si Papa, XL D., permanece una gran incertidumbre en cuanto a cómo y porqué el Papa a deponer debe ser juzgado para ser efectivamente depuesto, ya que un juez en cuanto tal, es superior a quien es juzgado.
        Por eso, dice el Apóstol en la Epístola a los Romanos, XIV, 4: “Quién eres tú para juzgar al criado ajeno? Para su propio amo está en pie o cae”; y Santo Tomás en la IIa IIae, q. 67, declara que el juez puede juzgar solamente al súbdito, como también se dice en las Decretales, D.XXI, cap. Inferior.
         En efecto, si el Papa debe ser juzgado y depuesto por un Concilio Universal, se sigue inmediatamente que permaneciendo Papa tiene por encima suyo al Concilio Universal, al menos en caso de herejía. En cambio, si ni el Concilio ni la Iglesia están por encima del Papa, se sigue inmediatamente que un Papa desviado de la Fe debe ser juzgado y depuesto, pero nadie puede juzgarlo ni deponerlo. Y esto es absurdo.
         ¿Qué diremos, pues, para evitar estos dos extremos? No podemos hacer ninguna otra cosa que dirigirnos hacia la vía media, a la cual se llega difícilmente, en la realización de la cual consiste aquella virtud que normalmente resuelve muchas cuestiones.
          Decimos, pues, que existen dos vías extremas, ambas falsas. Una, es aquella según la cual el Papa hereje es depuesto ipso facto por derecho divino, sin juicio humano; la otra, es aquella según la cual el Papa permaneciendo Papa, tiene sobre la tierra por encima suyo un poder superior por el que puede ser depuesto.
        La vía media también se divide en dos: una, dice que el Papa no tiene en absoluto superior sobre la tierra, pero que en caso de herejía tiene como superior sobre la tierra a la Iglesia universal; la otra, dice que el Papa ni simpliciter, ni para un caso particular, tiene superior sobre la tierra, pero que está sometido al poder ministerial de la Iglesia universal solamente en lo que respecta a la destitución.
        La primera vía está fundada en la fuerza coercitiva y judiciaria de la Iglesia sobre Pedro Papa en caso de herejía; en efecto, para ser juzgado hay que ser súbdito y ser coaccionado. Tal es la vía comúnmente seguida, por lo visto, hasta el presente.
         Hay que oponer a esta vía el hecho de que, como hemos visto, el Papa está, por derecho divino, por encima del Concilio y de la Iglesia; de esto se sigue que si está sujeto en algún caso particular, esta excepción debería ser establecida por derecho divino. En efecto, es evidente que ningún otro derecho inferior puede establecer esta excepción. Ahora bien, cuando se establece la excepción del caso de herejía, en el derecho divino no se habla de sumisión, más bien de separación, como se ve claramente en cada uno de los textos alegados de la Sagrada Escritura: Num. XVI, 26, se dice: “Alejaos”; en Gal. I, 8: “Sea anatema”, es decir, “que sea separado”; en II Tes. III, 6: “Os mandamos que os mantengáis alejados”; 2 Cor. VI, 14: “No os queráis juntaros en yugo con los infieles”; 2 Jn. XI: “No le recibáis ni le saludéis”; Tito III, 10: “Separaos”. En resumen, no hallo en ninguna parte que el derecho divino hable de superioridad o inferioridad en caso de herejía, sino solamente de separación. En efecto, es sabido que la Iglesia puede separarse del Papa únicamente por medio de aquel poder ministerial con el que puede elegirlo. Luego, por el hecho de que por derecho divino se sancione que el hereje sea evitado y sea extraño a la Iglesia, no es necesario que haya un poder más grande que el poder ministerial, por lo que éste es suficiente y se halla en la Iglesia.
         Para confirmar esto se subraya que no se debe atribuir al derecho divino lo que no se halla en él o que no se desprende necesariamente de lo que expresa. Ahora bien, el derecho divino no habla en sentido estricto de un poder por encima del Papa en caso de herejía, y tampoco puede deducírselo como consecuencia necesaria de este derecho. Entonces, se prueba la menor: que no existe. Pienso que es evidente para el lector; digo “pienso”, porque un cisma inminente me ha llevado de manera sorpresiva a escribir este corto ensayo en dos meses. Y que en verdad tampoco se lo pueda deducir (del derecho divino) se evidencia por el hecho de que, como no conviene multiplicar los entes sin necesidad, es preferible establecer un principio a establecer varios. Ya que el poder ministerial es suficiente, no hace falta otro.
         Por consiguiente, la vía media será la verdadera vía, ya que un Papa hereje y que persevera en la herejía no tiene sobre la tierra un poder superior a sí; tan sólo un poder ministerial para su destitución.
         Luego, recapitulando un poco para probar esto, es necesario, primero, establecer tres puntos. En primer lugar: en el Papa existen tres elementos, el papado, la persona del Papa ( por ejemplo, Pedro), y la unión de estos dos elementos; es decir, el Papado en Pedro, y de esta unión resulta Pedro, Papa.
         En segundo lugar: reconociendo y aplicando cada causa al efecto que le es propio hallamos que el papado proviene inmediatamente de Dios; Pedro proviene de su padre, etc.; pero la unión del papado en Pedro después que el primer Pedro fue instituido de manera inmediata por Cristo, no viene de Dios sino de un hombre, como se demuestra, ya que ésta se produce por intermedio de una elección por parte de los hombres.
        Dos consentimientos humanos concurren a este efecto, a saber: el de los electores y el del elegido; en efecto, es necesario que los electores elijan voluntariamente y que la persona elegida acepte voluntariamente la elección; de otro modo, nada se produciría. Luego, la unión del Papado no proviene de Dios de manera inmediata, sino de un ministerio humano, provenga de los electores o provenga del elegido.
          El ministerio humano no obra para producir esta unión como cuando se une lo activo a lo pasivo, o el fuego a las cañas, o la virtud de la Pasión de Cristo al sujeto (como hace quien es bautizado y administra los Sacramentos), ya que en nuestro caso no se une ningún activo sino la sola voluntad humana de los electores y del elegido, no sería fácil imaginar ninguna otra cosa activa. Pero del hecho de que la unión del papado con Pedro sea un efecto de la voluntad humana que constituye a Pedro, Papa, se sigue que aunque el Papa dependa solamente de Dios in ese et in fieri; sin embargo Pedro, Papa, depende también del hombre in fieri. En efecto, Pedro es hecho Papa por el hombre cuando, elegido por hombres, el hombre elegido acepta, y así el papado se une a Pedro.
         En tercer lugar: ya que seguramente  nada es tan natural como el hecho de que todo sucede por medio de causas determinadas, inversamente (es natural que) por la misma causa (todo) sea anulado, como se dice en el Cap. Omnis, de regulis juris. Entonces, Pedro-Papa, que tiene su propia causa en su consentimiento y en el de sus electores, puede ser anulado por la misma causa en sentido contrario. Y esto ha sido establecido por Celestino V y por Decretal de Bonifacio VIII, en el VI°, de renunciatione, cap. I.

                                                                                                          continuará

sábado, 27 de diciembre de 2014

Conmemoración de los Santos Inocentes


     
Este post lo publiqué el año pasado, sin embargo quise volver a hacerlo para recordar la fecha. Mañana es el Domingo de Infraoctava de Navidad y Conmemoración de los Santos Inocentes. No nos olvidemos de ellos y de los millones de niños que cada año mueren en el vientre de sus madres.
Que tengan un Domingo Santo, Beatrice

          Desconozco desde cuando esta santa fecha, la de los Santos Inocentes, se transformó en ocasión de jugarse bromas y otras estulticias humanas.  No le encuentro la gracia a tomar para la risa,  la tragedia que significó para estas madres israelíes el dolor indescriptible que les tocó padecer al ver como les arrancaban a sus hijos de las manos para pasarlos por la espada, por el sólo hecho de haber sido contemporáneos a nuestro Señor. Si uno se pone a pensar un poquito más y se adentra en los hechos, aunque hayan transcurridos dos mil años, lo terrible y espantoso de la tragedia sigue siendo igual. Quisiera saber si en dos mil años más ante una tragedia similar que pueda ocurrir en nuestros días, los graciosos se andarían gastando bromas. Costumbre sosa, anticristiana, ojalá que estos niños inocentes, primeros mártires de Cristo, sepan perdonar a los que en su nombre se dedican en este día a jugarle bromas pesadas a los demás. ¿Cómo puede derivar el dolor del prójimo en una ocasión de chistes?
          El video que copio de YouTube corresponde precisamente  a esta conmemoración. Es el villancico preferido de Benson - y mío también - llamado Coventry Carol y alude a los Santos Inocentes. El coro de niños del Libera lo interpreta magistralmente. La voz del niño solista le da a este villancico la tristeza de las madres de aquellos pobres niñitos que fueron asesinados. El cuadro que acompaña la canción refleja  a su vez la angustia y el temor de esta madre israelí que esconde a su hijo de las manos de los hombres de Herodes. La mirada lo dice todo y el niño asustado con la boca tapada con la mano de su madre, nos llena de compasión.
          No sigamos permitiendo que estas fechas se tomen para la risa, no sigamos permitiendo que por nuestra acción u omisión sigan los inocentes quedándose sin fe. 
         No confundamos las cosas. Si nos tomamos para la chacota las cosas santas, no esperemos que se respete a la patria o la familia. Me dirán que exagero, que son sólo bromitas para gente cándida. Creo no estar exagerando y en lo que a mí se refiere, lo cierto es que siempre me han molestado las bromitas del día de los inocentes.
Por favor, no dejen de ver este video escuchando la canción, se los recomiendo de todo corazón.

Jóvenes talentos musicales chilenos

         Como ya les he contado antes, siento pasión por la música. Todo el día estoy con la radio encendida ya sea a través de internet, o en mi cocina con la antigua radio con casetera incluida. Recomiendo muy especialmente dos sitios donde se puede escuchar buena música clásica: Classic FM, la mayor emisora de música clásica en el Reino Unido (http://tunein.com/radio/Classic-FM-1009-s8439/) y Accuradio (http://www.accuradio.com/), donde uno puede elegir entre miles de opciones qué escuchar.
         Esta pasión por la música se la he transmitido a mis hijos y todos tocan - no sé si decir interpretan porque eso ya es algo más profundo - algún instrumento. Tengo a dos pianistas, a dos violinistas y a dos temperamentales violoncelistas. La profesora de violín de mis hijos menores  me comentó acerca de un conjunto que ella compone que está postulando a un proyecto para que les financien una gira a Europa. Y me mostró un hermoso video de su conjunto, Belstrings,  interpretando "Por una Cabeza" y que  les presento a continuación. Fue realizado en Valparaíso, frente al mar y a los cerros porteños. Que lo disfruten.

              

jueves, 25 de diciembre de 2014

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Sobre la Navidad, G.K. Chesterton

                          

"Navidad es, aparte de todos sus elementos verdaderamente importantes, el ejemplo central y supremo de esta idea de concentración y fijeza, porque no es una fiesta movible. Muchas escuelas de lunáticos han tratado de moverla, y hasta de suprimirla. A pesar de todos los enojos y pedanterías intelectuales, que tratan de explicar sus motivos, los seres humanos seguirán, seguramente, observando en alguna forma esta fiesta de invierno. Si para algunos no representa nada más que una fiesta de invierno, se les verá celebrándola con deportes invernales. Si para otros es sólo una festividad pagana, la observarán como acostumbran los paganos. Pero la gran mayoría seguirá observando formas que no pueden explicarse de esa manera descripta; celebrarán el día de Navidad con regalos y bendiciones de Navidad; continuarán haciéndolo, y algún día de pronto despertarán y descubrirán el porqué."                                                                                                                                                     G.K Chesterton

 Mis queridos lectores, nosotros seguiremos celebrando la Navidad, alegrándonos porque ha llegado nuestra Salvación.  El mundo moderno le ha querido quitar su verdadera importancia sustituyéndola por Holidays o Felices Fiestas vaciándole  o más bien quitándole su contenido y sustituyendo al que le da su origen: Cristo nuestro Señor.
Quisiera desde este lejano país situado entre mar y cordillera, en pleno caluroso verano, desearles una muy Feliz Navidad. Que Dios les bendiga y que el Divino Niño encuentre en esta noche en sus corazones un lugar donde nacer.
                                                                                          Beatrice

martes, 23 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores: ¡OH Emmanuel!

                                              
                              
                                                        23 de Diciembre

¡Oh Emmanuel, nuestro Rey y Legislador, esperanza de las naciones y Salvador suyo! ¡Ven a salvarnos, señor y Dios nuestro!

O Emmanuel, rex et legifer noster, exspectatio gentium. et Salvador earum, veni ad salvandum nos, Domine Deus noster.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Misa Tradicional de Navidad en Nuestra Señora de Puerto Claro, Valparaíso


        Al final de la misa  del  3er domingo de Adviento, el padre Jaime, párroco de Nuestra Señora de Puerto Claro en Valparaíso donde cada domingo  celebra la Misa Tradicional, nos anunció que la misa del día 25, la misa de Navidad, iba a ser sola una y esta sería la Tradicional. Estaba muy emocionado el padre con el anuncio, pues sería la primera vez que la única Misa del día sería  la Tradicional y con canto gregoriano, interpretado por el naciente coro de muchachos que han comenzado a asistir regularmente a esta Misa los días domingos. Sí, ya no somos los únicos asistentes y esperamos que de ahora en adelante se nos unan más fieles, especialmente los más jóvenes que han descubierto en el ursus antiquior un tesoro, una liturgia bella que agrada a Dios.
        El padre Jaime Herrera cumplirá en Enero del 2015 sus 25 años de sacerdocio. Me consta el amor a la Iglesia y a sus hijos que tiene el padre. Está enfermo, apenas puede moverse. Le cuesta una enormidad subir y bajar las pesadas escaleras que de la sacristía lo conducen a la iglesia. Afirmado de un bastón camina lentamente y sube al altar con un gran sacrificio. Sumado a esto su parroquia ubicada en una empinada calle del Cerro Toro no ayuda mucho a alguien que a duras penas logra caminar. Sé que sufre fuertes dolores, pero aún así es un testimonio viviente del amor a Dios y a sus hijos, especialmente a sus fieles parroquianos. A pesar del dolor nunca le he visto triste, ni renegando a causa de la enfermedad que poco a poco le quita la movilidad. Como todo hombre tiene defectos, pero es imposible dejar de admirar como cada día se levanta a servir a Dios con dedicación y alegría. Nunca se niega a administrar un sacramento a quien se lo pide, nunca se ha negado a ir a la clínica o al hospital a confesar o a darle la comunión a un enfermo. Viaja como sea a celebrar matrimonios y bautizos donde se lo pidan: nunca, nunca en los años que le acompaño ayudándolo como puedo en la sacristía le he visto decir no a quien acude a conversar con él o a confesarse a horas imprudentes.
        Ojalá hubiera más sacerdotes como él y le pido a Dios para que alivie en algo sus dolores y pueda seguir ejerciendo su ministerio sacerdotal por el bien de tantas almas, incluidas las de mi familia. Les pido pues, sus oraciones por este hombre de Dios que en Enero también se someterá a una intervención quirúrgica y les pido, en la medida de lo posible, que puedan acompañarlo este 25 de Diciembre a las 13 horas en la Misa de Navidad.
El blog del padre Jaime es: http://ourladyofmercyofclareport.blogspot.com/

Antífonas Mayores: ¡Oh Rey de las Naciones!

                             
                                                               22 de Diciembre

¡Oh Rey de las Naciones y su Deseado; piedra angular que reúnes a los dos pueblos! ¡Ven y salva al hombre que formaste del lodo!

O Rex Gentium, et desideratus earum, lapisque angularis, qui facis utraque unum: veni, et salva hominem, quem de limo formasti.


domingo, 21 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores: ¡Oh Oriente!

                                  

                                                                 21 de Diciembre

¡Oh Oriente, esplender de la luz eterna y sol de justicia! ¡Ven y alumbra a los sumidos en tinieblas y en sombras de muerte!

O Oriens, splendor lucis aeternae, et sol justitiae: veni ey illumina sedentes in tenebris et umbra mortis

sábado, 20 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores: ¡Oh Llave de David!

                                                       

                                              20 de Diciembre

¡Oh Llave de David, y cetro de la casa de Israel, que abres, sin que nadie pueda cerrar; y cierras, sin que nadie pueda abrir! ¡Ven, y saca de su prisión a los cautivos sentados en tinieblas y en sombras de muerte!

O Clavis David, et sceptrum domus Israel; qui aperis, et nemo claudit, et nemo aperit: veni et educ vinctum de domo carceris, sedentem in tenebris et umbra mortis.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores: ¡Oh raíz de Jesé!

                                                    

                                                                     19 de Diciembre

¡Oh Raíz de Jesé, que estás como estandarte de todos los pueblos, en cuya presencia se callarán los reyes, y te invocarán los Gentiles! ¡Ven a salvarnos, no tardes ya!

O Radix Jesse, qui stas in signum populorum, super quem continebunt reges os suum, quem Gentes deprecabuntur: veni ad liberandum nos, jam noli tardare.

jueves, 18 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores ¡Oh Adonai!

                                                      
                                               18 de Diciembre



¡Oh Adonai, jefe de la casa de Israel, que te apareciste a Moisés en la zarza encendida, y le diste tu Ley sobre el monte Sinaí! ¡Ven a rescatarnos con el poder de tu brazo!

O Adonai et dux domus Israel, qui Moysi in igne flammae rubi apparuisti, et ei in Sina legem dedisti: veni ad redimendum nos in brachio extento.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Antífonas Mayores ¡Oh Sabiduría!

                                             

                                                                    17 de Diciembre

¡Oh Sabiduría, que saliste de la boca del Altísimo, alcanzando de uno a otro confín, y dispones todas las cosas con fuerza y con suavidad! ¡Ven a enseñarnos el camino de la prudencia!

O Sapientia, quae ex ore Altíssimi prodísti, attingens a fine usque ad finem, fortiter suaviter disponensque omnia: veni ad docendum nos viam prudentiae.

             

sábado, 13 de diciembre de 2014

R.H. Benson y la Inmortalidad de los animales

      

  "El asunto de la inmortalidad de los animales no es un tema sencillo. El punto es que Dios no ha revelado nada sobre esto, por tanto lo que podemos creer, no lo podemos sostener con una certeza absoluta.  Es más, sabemos por la enseñanza de la Iglesia que los animales no tienen un "alma racional" en un sentido técnico y que no pueden ver a Dios...
       Pero todo esto no entra en conflicto en lo más mínimo con la creencia (la cual podemos abrazar ciertamente y la que yo abrazo enfáticamente) que los animales ( al todo caso al menos los que han desarrollado su naturaleza en una dirección moral) tienen una vida después de la muerte proporcional a sus facultades aquí. Si esto es así, no existe sombra de razón para no reencontrarnos con nuestros queridos perros o caballos nuevamente...y personalmente, yo lo espero.
        Pero pienso que es más seguro decir: puesto que estamos bastantes seguros que Dios es infinitamente amoroso y justo, entonces estos animales también serán tratados amorosamente, porque después de todo sabemos, por la más alta Autoridad, que "ningún gorrión cae...sin que nuestro Padre Celestial..."
         Entonces es seguro que TODO ESTARÁ BIEN."
 
       Extracto de una carta de Mgr. Benson a un amigo que ansioso le pide su opinión acerca del destino de los animales. Publicado en la biografía del padre Martindale, s.j pág. 150. Benson era un amante de los animales, como criaturas que eran de Dios. 
        Por mi parte yo no creo que los animales se vayan al Cielo. Lo que sí creo probable, y esta es una opinión absolutamente personal, es que aquellos animales que han sido cercanos a nosotros puedan al fin de los tiempos ser vueltos a la vida, y "el lobo  y el cordero pacerán juntos; el león, como el buey, comerán paja, y la serpiente se alimentará con polvo; no dañarán ni causarán muerte en todo mi santo monte, dice Yahvé" (Isaías, 65, 25) . Y añade el padre Straubinger comentando este pasaje: "También los animales serán asociados a la felicidad de la humanidad santificada". Si habrá un Cielo Nuevo y una Tierra Nueva no me las imagino sin estas criaturas de Dios.
Que tengan un santo Domingo de Gaudete. Beatrice

jueves, 4 de diciembre de 2014

¿Tenemos la misma fe?

                                              "Pero en los temas que afectan directamente a las almas - los Sacramentos, la gracia y sus efectos, etc.-, (la Iglesia Católica)  no sólo debe tener clara su fe, sino que ha de transmitirla continuamente; y, no menos continuamente, silenciar a quienes la oscurecen o la interpretan erróneamente"
                                                       Robert Hugh Benson, Confesiones de un converso.

           Me hago constantemente la misma pregunta porque pareciera que el catolicismo que practico y en el cual creo no tiene nada que ver con el catolicismo que vive diría que el 90% de los que se dicen católicos.
       Dentro de la actual amplia gana de tonalidades católicas, algo por cierto impensado para Mgr. Benson: "(...) en la Iglesia Católica no hay una disparidad de criterios en materia de fe", existen los católicos de bautismo y a lo más de primera comunión, y que en la práctica viven como si no lo fueran. También tenemos al grupo que efectivamente es más observante, pero que es liberal  y está metido hasta el cuello en el mundo, produciéndose una enorme dicotomía entre su credo y su vida cotidiana, y esto no sé si será por ignorancia, o  por estar cegados,  o porque simplemente no se dan cuenta o prefieren no darse cuenta. Voy a explicarme mejor haciendo una pequeña muestra tomada del colegio de mis hijos. Sabrán que ellos van a un colegio marista que tiene una matrícula de 1400 alumnos, más o menos unas 1100 familias. Es un universo pequeño que refleja una realidad en miniatura.  Pues bien, a la mayoría de los alumnos y apoderados les importa un bledo su salvación eterna o al menos es la impresión que me dan dado su comportamiento, su lenguaje, su modo de "estar en el mundo". Sabemos que la salvación depende por supuesto de nosotros también: de lo que hagamos y no hagamos, digamos y no digamos y de lo que omitamos  aquí en este valle de lágrimas.   Pero esta gente se dice católica vive como si no lo fuera. Viven como si nunca fueran a morir o simplemente piensan que - PP Fraciscus dicit -  todos, toditos todos nos vamos al Cielo. El pecado pareciera que ha sido superado y lo que antes era materia grave ahora es...lo que todo el mundo hace y por tanto, ¿qué tiene de malo? No tiene nada de malo tomar pastillas anticonceptivas; usar condón; ligarse para no tener más hijos; convivir; tener relaciones sexuales antes del matrimonio;  casarse y descasarse para buscar nuevas parejitas;  mentir descaradamente; faltar a misa; comulgar en pecado mortal; bailar como verdaderos paganos danzantes. En el caso de las niñas vestirse como verdaderas vulpejas, cero pudor. Encontrar normal el "amor" homosexual, y un largo etc. Chicas de 12 o 13 años que al bailar se mueven con un erotismo que da vergüenza ajena, danzando frente a sus profesores y a los mismos hermanos maristas y nadie les dice nada. El Santo Cura de Ars se hubiera quedado petrificado de espanto. Si uno dice que esto es pecado, que ofende a Dios y que nos lanza al infierno nos quedan mirando como si fuéramos unos bichos raros, amargados pepinillos en vinagre como tal gentilmente llama nuestro actual pontífice a los que quieren y se esfuerzan contra mundum en ser buenos cristianos. Y me hago nuevamente la pregunta: este gente bautizada como católica ¿tiene la misma fe que yo?
         Amplifiquen este ejemplo de lo que ocurre en el colegio de mis hijos al mundo y verán que es exactamente lo mismo. Si hablo del combate diario contra mis propias pasiones, contra mis propias tentaciones, contra el mundo, contra la carne, contra el demonio creerán que estoy pasada de moda. El pecado no existe, son trancas psicológicas.  Eso ya está superado. La Iglesia tiene que adaptarse y según dijo un cura marxistoide chileno, actualizarse porque está atrasada por lo menos en 300 años.
          La fe es un don y un regalo muy grande.  Mientras más conozco mi fe, más se me exigirá. No tengo escusa para decir que no sabía. A estos cristianos poco católicos también se les va a exigir, se les exigirá el no haberse formado, se les juzgará por no haber querido ser formado en la doctrina. No Es más fácil no saber o hacerse el leso y darle para adelante viviendo en una dicotomía eterna. La atrofia muscular del cerebro pareciera impedirles ver más allá de lo que los mass media les transmiten y se quedan con esto.  Si la cosa venía mal, ahora está peor que nunca. Lo anormal se ha convertido en algo normal y nadie se escandaliza.
          Hasta en la manera de rezar y de estar dentro de una iglesia marca la diferencia. Los fieles que concurrimos a la misa tradicional comparados con los de la misa de sanación o la misa a la chilena, por poner de ejemplos ¿tienen nuestra misma fe?
Misa de sanación
 Rezamos y elevamos nuestra preces a Dios de un modo diametralmente distinto. Tuve la ocasión de ir a un par de matrimonios hace unos meses atrás. Era una misa novus ordo. Como desde el Motu Propio yo na había ido a una misa nueva me sentí como asistiendo a una ceremonia de otra religión y pensé ¿tenemos la misma fe? ¿por qué me siento como en una ceremonia luterana?  Mis hijos que han tenido la gracia de conocer y estar exclusivamente en la misa tradicional, no entendían nada y se sentían hasta más raros que yo. "Qué rara esta misa" me decían. "la gente no se arrodilla, ni para comulgar, el padre le da la espalda al sagrario". Esto de la lex orandi y de la lex credendi no es un mero juego de palabras sino que refleja y expresa el modo en que nos relacionamos - religo - con Dios. Acá no está en discusión un gusto estético, ni un supuesto afán elitista, sino lo que la Santa Misa es: el sacrificio incruento de Cristo en la cruz inmolado bajo las especies de pan y de vino. Adoramos a Dios, le agradecemos, le pedimos perdón por nuestros pecados y le suplicamos para que nos conceda los bienes espirituales y temporales. Entonces me digo, ¿es la misma misa? ¿ estamos expresando la misma fe?

   ¿Tengo la misma fe de un pontífice que se hace "bendecir" por herejes y cismáticos? ¿Tengo la misma fe de un pontífice que entra a una mezquita con más devoción que a una catedral católica a la cual no fue capaz de visitar? ¿La misma fe de un pontífice que dice que todos estamos salvados contradiciendo toda la enseñanza de la Iglesia echando a la basura todo el misterio de la Encarnación? Si todos estamos salvados, comamos y bebamos que mañana moriremos. ¿Tenemos, por tanto, la misma fe? ¿Está la jerarquía siendo clara en la transmisión de la fe y en conservarla intacta para la salvación de las almas?
       

sábado, 29 de noviembre de 2014

Los grados del fariseismo, según Castellani. El 5to. nuestra actual romana calamidad, según Bensonians

"- El fariseísmo viene a ser como...los fariseos son "religiosos profesionales"...como el profesionalismo de la religión - dije-, recordando una frase de Gustavo Thibon.
- Ese es solamente el primer grado de fariseísmo en todo caso - reflexionó el viejo -. A ver si podemos describirlo por sus grados:
 El primero: la religión se vuelve meramente exterior...
 El segundo: la religión se vuelve profesión, métier, gagne-pain.
 El tercero: la religión se vuelve instrumento de ganancia, de honores, poder o dinero.
- ¡Es como una escleorotización de lo religioso, un endurecimiento o decaimiento progresivo! - saltó el teólogo.
- Y después una falsificación, hipocresía, dureza hasta la crueldad...- dije yo.
-Jesucristo en el Evangelio condenó a los fariseos - machacó fray Florecita - y con eso basta.
   El judío se había quedado como absorto. Después prosiguió con una voz hueca y ronca...
- Yo tiemblo de decir lo que oso pensar...Mi corazón tiembla delante de Dios como una hoja de árboñ al pensar en el misterio del fariseísmo. Yo no puedo indignarme como el Divino Maestro; yo, miserable gusano, le tengo miedo - y de hecho se estremeció bruscamente todo su cuerpo, y dos lágrimas asomaron a sus ojos.
- Los otros grados - prosiguió - ya son diabólicos. El corazón del fariseo primero se vuelve corcho, después piedra, después se vacía por dentro, después lo ocupa el demonio. "Y el demonio entró en él", dice Juan de Judas.
  El cuarto: la religión se vuelve pasivamente dura, insensible, desencarnada.
  El quinto: la religión se vuelve hipocresía: el "santo" hipócrita empieza a despreciar y aborrecer a los que tienen religión verdadera.
  El sexto: el corazón de piedra se vuelve cruel, activamente duro.
  El séptimo: el falso creyente persigue de muerte a los veros creyentes, con saña ciega, con fanatismo implacable...y no se calma ni siquiera ante la cruz ni después de la cruz..."Este impostor dijo que al tercer día iría a resucitar"; de modo que, Oh Excelso Procurador de Judea...Guardias al sepulcro."

                        Leonardo Castellani, Cristo y los Fariseos.
                                                             Ediciones Jauja 1999