viernes, 25 de octubre de 2013

Pensar distinto en los tiempos actuales

 
"Aquel inicuo cuya aparición es obra de Satanás con todo poder y señales y prodigios de mentira, y con toda seducción de iniquidad para los que ha de perderse en retribución de no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad. Y por eso Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean mentira, para que sean juzgados todos aquellos incrédulos a la verdad, los cuales se complacen en la injusticia."
2 Tesalonicenses, 9-12
 
          Llevo algunos meses leyendo este librito de don Federico. No es de esos libros que uno lee así de rápido en una semana o incluso en un par de días. Este es un libro para meditar, y por tanto, me gusta irlo rumiando, porque en cada párrafo uno descubre alguna buena enseñanza. Pero este post no es una reseña del libro, sino más bien una reflexión propia sobre algunos temas que aparecen en el mismo.
        En un capítulo se hace alusión a aquellos que pensamos distinto a lo que ahora se acepta por la denominada "opinión pública", que no es otra cosa que lo que dicen los medios. Y son los medios los que llevan a la gente a pensar lo que ellos quieren que piensen, y las masas acéfalas van de allá para acá, como veletas, y lo que un día alaba, al siguiente lo critica. Pero en fin, no me quiero adelantar.
        Este "pensar distinto" es la contradicción vital de la sociedad moderna que vocifera aceptar todo tipo de ideas, pero que hace anatema cuando esas ideas le molestan, y especialmente cuando se plantea con firme convicción, que la verdad no tolera el error. Ahí se lanza en picada contra aquellos que nos declaramos en contra de los errores que como un cáncer están consumiendo a la sociedad sin que ésta quiera aceptar que está enferma. Uno de estos cánceres por ejemplo es la aceptación del matrimonio homosexual. ¡Ay de aquellos que están en contra de ésto! Muchos están en contra, pero no lo dicen por miedo a ir  contra corriente. La sanción que conlleva a decir abiertamente que se está en contra conlleva a convertirse en un paria. Es el rechazo y para nadie es agradable sentirse rechazado por los pares. Sin embargo, es el precio que hay que pagar, y lo vivimos a diario incluso dentro de la pequeña comunidad social donde se está.
         Aparte del miedo al  rechazo que sufren muchos que se dejan arrastrar por la corriente de los que "piensan igual"  o, como dice don Federico,  por el "pensamiento único aceptado por todos", es que la gente en su mayoría no cree en la verdad. Ha desaparecido la verdad y ya no se reflexiona ni se cuestionan los hechos ni las palabras que se escuchan a diario. No se dan el trabajo de analizar con profundidad y en su real dimensión, por ejemplo, las palabras de Obispo de Roma cuando dice que él no juzga a los homosexuales. Patético fue entonces contemplar en una reunión de apoderados del colegio de mis hijos, a los papás de los compañeros de mis niños, irse en contra de mi esposo y dejarlo como un mísero talibán por decir que la Iglesia no acepta la homosexualidad. Le enrostraron que eso ya había cambiado por el PP Francisco había dicho lo que ya dije arriba y un largo etc, etc. Ni que hablar con toda esta basura de Halloween que antes siquiera se pensaba "celebrar" en Chile. Hoy nos hemos visto invadidos por esta plaga yanqui neopagana y satánica, y la gente feliz "celebrando" a las brujas, a los demonios y a los monstruos. ¿Se preguntarán qué es lo que están haciendo y por qué lo hacen? ¿Siguen el "está de moda"? "¿es guay, cool o lo que sea?" ¿Ignorancia, estulticia? Yo que ellos no jugaría con fuego. 
          No quieren pensar, no quieren encontrar la verdad porque para ellos ésta simplemente no existe. Cero cuestionamiento a la luz de la Verdad de lo que dicen los medios o fulanito de tal...lo dice la tele y con eso basta. "El entendimiento está hecho para la verdad"- dice Newman, y ésta ha de buscarse para ser encontrada.  Por no querer buscar la Verdad, Dios les ha quitado la Luz para que sean engañados y se pierdan.
           Esta última frase se desprende del texto del epígrafe que he citado. El padre Straubinger tiene un comentario a propósito del mismo en la traducción de la Biblia que nos hace pensar en los tiempos actuales:

          "Los que han de perderse: este pasaje es tal vez uno de los más terribles de la Escritura y digno de grave meditación. Dios que es la misericordia misma, es también la verdad, cuya expresión nos da en su hijo Jesucristo, que es su Verbo o Palabra encarnada, y que cesa de presentarse como la Verdad y la luz. Así, pues, como habrá una tremenda venganza del Amor despreciado, así también vemos aquí la venganza de la verdad desoída. Vemos en S. 80, 13 que Dios abandonó a sus devaneos al pueblo de Israel que no quiso escucharle; así hará aquí entregándolos desarmados, "para que crean a la mentira, ya que no tuvieron interés en armarse de la espada que es la Palabra de Dios ( Ef. 6, 11, 13 y 17). Y se cumplirá entonces trágicamente - como hace tiempo se está cumpliendo - aquella palabra de Jesús en Juan 5, 43, que algunos interpretan precisamente como un anuncio del Anticristo"

     Debemos entonces estar atentos a los hechos. Debemos ejercitar la inteligencia para resistir armados este ataque contra la verdad, contra Dios. Debemos armarnos con la oración. Hay que pedir por la Luz, por la sabiduría para no dejarnos obscurecer por el mundo neo-pagano en el que vivimos. Sabemos a lo que vamos y que seremos rechazados por el mundo. Me causa cierta perplejidad el futuro al que se enfrentarán mis hijos. Nosotros estamos recién comenzando a sufrir las consecuencias, y nuestros sufrimientos serán pocos comparados con los de la generaciones que nos siguen. Habrán de sufrir mucho más por amor a Cristo y de hecho, ellos ya lo están experimentando, pues entre sus pares ya son fenómenos extraños que no se adaptan a la moda del mundo. ¿Podrán resistir al rechazo? Es duro estar en contra de la opinión pública, no es una tarea fácil quedarse humanamente solo, pues somos seres sociales que necesitan de los afectos.  Como padres les estamos entregando las armas necesarias para resistir, y los encomendamos a la protección permanente de Dios y de la Virgen, de los Santos y de los Ángeles...¿cómo Dios los va a abandonar? Confiados en Él se los encomendamos entonces, porque  además el premio eterno bien vale la pena. 


7 comentarios:

  1. No hay nada que me acerque más a Cristo y motive mi fe que sentirme repudiado, rechazado y perseguido como lo estuvo El.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Bate: completamente de acuerdo con usted. Espero que mi post no se haya interpretado en sentido contrario. Sin duda que mientras más nos rechace el mundo, más nos acercamos a Dios. Ayer mismo mi hija de 12 me decía que en el colegio murmuraban diciéndole que era rara porque no veía los mismos programas de tv que sus compañeros, ni se hacía parte de la obsesión erótica que mueve al mundo en estos días.
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar
  2. Hoy a la mañana hablaba de este asunto con mi mujer. Hay una sensación de alienación, de marginación a las periferias. Vínculos sociales y hasta viejas amistades que se van...desdibujando.
    En lo personal he adoptado el hábito de no enojarme, no discutir, y cuando el tema sale (siempre sale) contestar con calma, corto. Siendo asertivo a veces, dejando una pregunta flotando en otras. Siempre hay alguno que escucha o que queda intrigado.
    Lo otro es garantía de cáncer de estómago en contados meses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado J:
      Coincido con usted. Antes era de esas que se sulfuraba y no lograba entender la estulticia de la gente. Hoy, como ya nada me sorprende, he comprendido que están tan cerradas sus cabezas a la verdad que aunque me parara de cabeza para hacerles comprender el error en el que están, no me "pescarían". El que tiene buena voluntad de buscar la verdad entenderá, el que no, después no se queje.
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar
  3. Estimado Bate (disculpame Beatrice que me dirija directamente a otro participante del blog) : a veces nos pasa que no nos importa nada de lo que nos digan ,y hasta nos hace sentir muy bien el pensar distinto ,pero en el caso de los niños,es una preocupacion que los que tenemos hijos chicos ,no podemos evitar.
    Por otra parte,tengo dudas si ese "disfrutar" el pensar distinto que nos pasa mucho, y hacerlo publico ,muchas veces a boca llena ,como yo le llamo ,no puede ser algo de soberbia tambien.
    Mi temor y mi constante oracion es para poder ser fuerte si ,llegada la ocasion ,ese "pensar distinto" nos puede costar poner en riesgo el propio cuero.
    Por otra parte, tus comentarios en PC me parecen siempre atinados y por demas divertidos (recuerda que tu comentastes aqui,tu otro seudonimo ).
    Respecto del comentario de J ,lo comparto plenamente y yo ya voy por una flor de gastritis.
    Un gran saludo para Beatrice y para los otros comentaristas del Blog
    VIVA CRISTO REY ¡¡¡¡¡¡

    criollo y andaluz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Marcos, qué agradable sorpresa leerle por aquí. Bueno, la soberbia no es patrimonio de ningún grupo de personas en especial, y además debe ser un ejercicio diario - como en su caso parece-, estar permanentemente buscando la humildad cada uno.
      Por otro lado, también pienso que la clave puede estar en parte, no en "pensar " diferente, sino en "ser" diferente, esto es, en unirse cada vez más a Cristo por medio de María. Es un problema de conversión, así "lo que pensamos", se adecúa verdaderamente "a lo que obramos", y viceversa. El martirio de la coherencia, del que hablaba el Beato Juan Pablo II.
      Finalmente para Beatrice y usted, y todos los que tienen hijos querría compartir esta oración. Muchas gracias y bendiciones.


      Cruzada de Oración (111) . Para consagrar a sus hijos a Jesucristo.
      Oh querida Madre de la Salvación,
      Yo consagro a mis hijos (nombre del hijo/hijos aquí) delante de tu Hijo, para que El pueda traerles paz de espíritu y amor de corazón.
      Por favor reza para que mis hijos sean aceptados dentro de los Misericordiosos Brazos de tu Hijo y guardados de cualquier daño.
      Ayúdalos a permanecer fieles a la Santa Palabra de Dios, especialmente en los momentos cuando sean tentados a alejarse de El.

      Amén.


      Filomena de Pasamonte.

      Eliminar
  4. Querido Marcos:
    Cuanto me alegra tenerlo aquí comentando. Diríjase a todos como quiera, ¿cómo podría molestarme? Creo que mi post me ha llevado a pensar, que quizás se piense que hay cierto desprecio hacia los demás y un posible soberbia en nosotros que hemos tenido la gracia de conocer la verdad. Le daré curso a esta reflexión en un próximo post. Mañana celebraremos Cristo Rey, si el mundo no lo quiere, hagámoslo reinar en nuestras casas.
    Un abrazo
    Beatrice

    Estimada Filomena:
    Me parece que uno debe siempre - y no lo concibo de otra manera - actuar según lo que piensa, de lo contrario caería en una hipocresía soberana y un doble estándar vomitivo. Trato de actuar y de moverme en este mundo, según lo que pienso y según lo que creo. No resulta fácil ser consecuente, si no nos mueve la Caridad, la Fe y la Esperanza, todo intento de querer vivir conforme a mi credo, se transforma en soberbia farisaica.
    Le agradezco la visita,el comentario y la hermosa oración que nos ha compartido. Sea usted siempre bienvenida a comentar,
    Un abrazo, Beatrice

    ResponderEliminar