lunes, 17 de marzo de 2014

Una oración por la Gracia y la Gloria, R.H. Benson

La Capilla de R.H. Benson, dibujo de Gabriel J. Pippet
Nuestro querido Monseñor Benson no solamente escribió admirables novelas, prédicas apasionadas, ensayos apologéticos y libros de espiritualidad. Dentro de su amplia gama de escritos encontramos algunos de piedad, con oraciones compuestas por él para determinadas ocasiones. Podemos hallar algunas oraciones en su libro de poesías, Poems, (1914); en Vexilla Regis, escrito con ocasión de la Gran Guerra para que los soldados tuvieran un devocionario con que rezar (1914);  y en A book of the love of Jesus (1915) ( Un libro al Amor de Jesús), que es una recopilación de antiguas devociones inglesas que él adaptó al inglés moderno. Un libro lleno de preciosas y amorosas oraciones a Nuestro Señor.  De este libro les dejo mi traducción de Una oración por la Gracia y la Gloria.
 (Nota: Espero sin falta esta semana  si Dios quiere, terminar de publicar la última parte de Infalibilidad y Tradición, que aunque ya la tengo traducida, me falta transcribir al notebook.)

    A prayer for Grace and Glory
       Una oración para pedir la Gracia y la Gloria
 
     ¡Oh Mi querido Señor y Salvador! Dulce Jesús
     Suplico a vuestra más cortés bondad y a vuestro benigno favor
     que seáis para mí, creatura miserable, mi favorable Señor,
mi guardián y mi defensor.
     Y en todas las necesidades seáis mi escudo y mi protección
          contra todos los enemigos corporales y espirituales.
         Misericordioso Jesús, no tengo a nadie más en quien confiar, ni esperar auxilio, sino únicamente en Vos, mi querido Señor, dulce Jesús.
El cual en vuestra infinita bondad me hicisteis de la nada
 como vuestra excelentísima imagen.
Y cuando yo estaba perdido a causa del pecado de mi primer padre Adán,
con vuestra preciosa sangre, querido Señor, me redimisteis.
Y desde entonces cada día más generosamente me apacentáis más amorosamente con vuestros
dones de gracia
 Por tanto, concededme más gracia Señor y Salvador,
para temerte y amarte
por sobre todas las cosas de la vida presente,
y después en la alegría y en la felicidad sin fin.
              Dulce Jesús, Amén.
                                                      Mgn. Robert Hugh Benson
 
 
 
 
 
 
 

3 comentarios:

  1. Estimada Beatrice:

    Hace poco que conozco su blog por mi buen y estimado amigo Flavio, y desde entonces entro normalmente a leer sus entradas.

    Siendo chilena, como he visto en su perfil, me atrevo a enviarle éste enlace sobre la beata Laurita Vicuña que espero le guste.

    http://tradiciondigital.es/2014/03/09/la-beata-laura-vicuna-y-el-cardenal-kasper/

    Con un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ayer por la mañana le dejé el comentario que adjunto pues quedó en moderación y todavía no ha visto la luz, con lo cual no se sí le llegó.

    Estimada Beatrice:

    Hace poco que conozco su blog por mi buen y estimado amigo Flavio, y desde entonces entro normalmente a leer sus entradas.

    Siendo chilena, como he visto en su perfil, me atrevo a enviarle éste enlace sobre la beata Laurita Vicuña que espero le guste.

    http://tradiciondigital.es/2014/03/09/la-beata-laura-vicuna-y-el-cardenal-kasper/

    Con un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
  3. Querida Maite:
    Me disculpo por no haber publicado su comentario antes. Ayer fue un día de locos y el computador quedó ahí relegado en un rincón y recién veo sus palabras. Muchas gracias por visitar el blog, y efectivamente soy chilena. Gracias también por el enlace.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar