domingo, 4 de agosto de 2013

Soliloquios sobre los tiempos actuales...¿principio del fin?

        
         Una de las ventajas de estar en casa haciendo el trabajo doméstico, es que no sólo me permite repetir de vez en cuando algún tipo de jaculatoria para rogar a Dios para que me dé fuerzas para hacer, precisamente, este trabajo y además para rogarle por mi perseverancia; sino que también me  permite elucubrar y meditar sobre lo que leo en los blogs amigos y en las informaciones que escucho en la radio o en la t.v. A veces se me ocurren algunas buenas ideas mientras lavo los platos o revuelvo la comida,  o barro el chiquero que dejan los críos, y me digo a mí misma que las pondré en el blog, pero basta que me siente en mi escritorio para que esas mismas ideas abandonen mi cabeza y la "genialidad" se va al olvido y la entrada del blog en mi notebook queda en blanco. Entonces lo que intentaré hacer en este post - y quizás en algún otro -  es hacer lo mismo que hago cuando estoy trabajando en la casa: hablar conmigo misma, los llamados soliloquios. Quizás de esta forma se me ordene la cabeza y surja algo que valga la pena compartir.

_ Entonces Beatrice, ¿cuándo vas a escribir algo de Benson o a traducir alguna otra cosita de él? ¿Por qué no has continuado con lo del padre Ross? Se lo debes a tus lectores.
_ Lo sé y reconozco mi pereza al respecto. Con todo lo que hay que hacer en la casa y  con el rato que le dedico a leer  por aquí y por allá...no me queda mucho tiempo, y me cuesta traducir para que estamos con cosas. Quisiera poder traducir algunos textos de Benson que nos vendrían muy bien para los actuales tiempos.
_ Bueno, está bien, pero podrías organizarte para poder hacer de todo un poco.
_ Lo admito y no quiero seguir excusándome, pero la vida me sobrepasa y al final del día sólo quiero descansar. Monseñor Benson tendrá que disculpar a esta admiradora suya por tenerlo un poquito relegado en el blog que trata de hacerle justicia, pero los acontecimientos de los últimos meses no puedo obviarlos y hacerme la lesa. Partiendo por la renuncia de B.XVI y ahora con F...
_ Sí, pero dijiste hace unos post atrás que ibas a tratar de no hablar sobre F. porque te quita la paz o algo así.
_ En principio sí, bueno ya...lo admito, pero no es sólo F., es el todo. Los acontecimientos históricos y los que a diario vivimos no tienen una lectura por separado, pues indiscutiblemente todo está relacionado.
_ Entonces según eso, todo está conectado...eres como ese loco de la serie inglesa de Films and Arts, el detective privado Gently.
_ No me digas nada, mira que me cortaron la serie, lo que me consuela es que van a transmitir al joven Morse por fin, ahora en Agosto. La estaba esperando...pero no me saques del tema.
_ En vez de estar viendo tele...vamos traduciendo.
_ No voy a responder a esa provocación. Lo que me tiene pensativa y me da vuelta es que la gente no quiere ver que estamos en el principio del fin.
_ ¿Lo dices por lo que pasa en la Iglesia?
_ En la Iglesia y en el mundo desde luego. Son tiempos raros, como que algo anda mal y lo peor es que la gente no parece reconocerlo, o no se dan cuenta, o qué se yo.  Yo a veces me siento medio desubicada porque veo a toda la gente feliz, muerta de la risa, saciados de tecnología y uno aquí presenciando desde la galería el caos moral que hay, la preocupación permanente que hay por dar vueltas los valores morales, como dice Fray Agrícola, que reconoce en la abolición de la ley natural de las conciencias y de la práctica la remoción del katejón. No es tan descabellado lo que dice el fraile, ya por su época nuestro compatriota Lacunza sostuvo algo similar. Lee este texto y dime si no se parece mucho a nuestra época:

                        "Imagínese por un momento, para que podamos entendernos mejor, que un gran monarca habiendo estado por largo tiempo ausente de su reino, y siendo ya tiempo de volver a él, vuelve lleno de gloria a la frente de un poderosísimo ejército. Al llegar a los confines de su reino, lo halla todo por noticias ciertas e indubitables en un sumo desorden y en una deplorable confusión: las leyes del estado, y aun las naturales y divinas, despreciadas y aun conculcadas: los tribunales corrompidos: oprimida la inocencia: la iniquidad protegida: la injusticia y la prepotencia entronizadas: y los grandes del reino que había dejado en su lugar con todas sus veces y autoridad, unos dormidos, descuidados o distraídos: otros que comen y beben con los que se embriagan, otros ocupados enteramente en bagatelas y puerilidades: y los más declarados contra su legítimo señor, diciendo formal y públicamente: No queremos que reine éste sobre nosotros" (Tercera parte de la Venida del Mesías en Gloria y Majestad)

  Da que pensar...Por otro lado, te tapan cosas o no se les da la debida importancia por su gravedad a acontecimientos como la de los sufrimientos de los cristianos sirios por ejemplo, y se le da como bombo a las JMJ con todas sus estulticias y necedades. La misa de clausura, que no vi, pero sí vi algunas fotos, me pareció más un espectáculo musical que una misa, llena de sentimentalismo, ¿Dónde termina lo profano y empieza lo sagrado ahí?  Entonces pienso si seré una de los pocos que ve en todos estos acontecimientos signos de una apostasía y por tanto del advenimiento del Anticristo.
_ Me parece que te fuiste muy rápido con la concatenación de las acontecimientos y pasaste de una idea a la otra. Yo sé a dónde quieres llegar, pero me voy a poner de abogado del diablo y comenzaré por la Iglesia. Siempre ha habido turbulencias y muchos han fallado al ver en su tiempo, el advenimiento del Anticristo. Repasa la historia de la Iglesia y contempla a algunos Pontífices, dejan harto que desear, y sus son contemporáneos los han llamado entre otras cosas hijos del diablo, anticristos, y han visto en ellos lo mismo que crees estar viendo en algunos gestos de F. El Wanderer lo ha tratado recién en un post y si le das una mirada al periodo que siguió  al cisma de Occidente te encontrarás con situaciones bien lamentables: Sixto IV por ejemplo, su nepotismo, luego  Inocencio VIII bien cobarde el hombre, el papa Borgia Alejandro VI y sus escándalos; y más adelante todos los conflictos que ha sufrido la Iglesia y sin embargo, sigue de pie.
_ Lo admito, pero antes no se había tocado la doctrina. Ahora tenemos a un papa que prácticamente no quiere cumplir con su deber y  que lo alaba todo el mundo, eso me asusta. Cuando el mundo empieza alabar mucho a alguien a mí se me engrifan los pelos y la cosa no me huele bien. Los papas anteriores no habrán sido muy santos que digamos, pero la doctrina no se tocaba...
_ No se ha tocado ningún dogma que yo sepa.
_ Que yo sepa tampoco, pero sí la liturgia y esto ha causado estragos. El motu propio es débil y ha dejado a la misa tradicional por debajo de la nueva, el nombre de extraordinaria lo dice todo. Por otro lado  hay ambigüedad con respecto precisamente de algunos dogmas: no se niegan directamente porque eso ya constituiría una herejía, pero  se relativizan. Por ejemplo, hay demasiada, por llamarlo de alguna manera, "simpatía" hacia algunas religiones. No se les llama religiones falsas, sino que prácticamente se las pone como otra opción. ¿Dónde quedó el extra ecclesiam nulla salus? Se estira mucho el elástico, mucha manga ancha: son buenos musulmanes, son buenos judíos y no se les llama a la conversión, se espera que se salven por su religión. Hay temor de decir que no se salvarán siendo musulmanes o lo que sea, y en vez de llamarlos a la Verdad, se les mandan saludos en las fechas de sus fiestas importantes,o se asiste a sus templos, se ora con ellos, se besa el Corán... Como dice monseñor Knox:

"Mientras no seáis católicos, el cuerpo religioso al que pertenecéis no os ayudará por sí a alcanzar el cielo. Y digo "por sí". Casualmente, puede ser; puede llevar a arrepentiros de vuestros pecados y a comenzar una vida mejor el asistir a una junta buchmanita o escuchar un solo en la capilla del Magdalen, o ir regularmente al servicio matutino de Pussey House; pero de nada os servirá mencionar esas instituciones, con todos los respetos que merecen, cuando lleguéis a vuestro juicio. Todas las tarjetas de identidad están selladas en el cielo con las iniciales C.R., Católico Romano."
                                                                                                                         ( El torrente oculto)

No hay claridad en este sentido de parte de los que debieran decir las cosas con absoluta nitidez. No se puede ser ambiguo porque eso tendrá consecuencias para las salvación de las almas. No se les puede andar prestando las iglesias y los altares para que lleven a cabo sus cultos, Dios es celoso y este sacrilegio lo llena de ira.  Baste ahora escuchar a F. diciendo que le da lo mismo que a un niño lo eduquen cristiano, judío o musulmán, lo importante es que coma y se eduque. ¿Acaso eso no es abandono de deberes? Muchas frases desafortunadas dan cuenta de dos cosas posibles:  que tiene un espíritu mediocre, inepto que no piensa ni le toma el peso a lo que dice sabiendo la relevancia que tendrán sus dichos; o que definitivamente sabe perfectamente bien lo que quiere decir y lo hace ex-profeso para agradar al mundo, para "vender la pomada" o para "hacerse el simpático". La verdad de las cosas es que soy bien mal pensada, y después de todo lo que me han contado mis amigos transcordilleranos de cuando era Cardenal de Buenos Aires, creo que F. es más peligroso de lo que se cree. Va a actuar como papa cuando le convenga para perseguir sigilosamente a sus adversarios que indudablemente están más del lado tradicional. Es sigiloso...ahí está el peligro. Ya dio señales con lo que pasó con los Frailes Franciscanos de la Inmaculada.
_ Pero la gente lo encuentra tan humilde, tan cercano, con llegada a los corazones de las personas a través de sus palabras sencillas. No puedes ser tan mal pensada.
_ Por sus frutos los conoceréis, y hasta el momento el cardenal que fue y el papa son lo mismo, y por tanto sus ideas y convicciones son las mismas, contrariamente a lo que algunos pensaban haciendo una comparación con Pio IX. Pío IX no sufrió el CV II y todas sus ambigüedades y transformaciones. Acá hubo una revolución dentro de la Iglesia que seguimos padeciendo y de la cual F. es un hijo fiel.
_ Levantad vuestra cabezas porque vuestra salvación está cerca, según Beatrice entonces.
_ Claro que sí, pero el costo es grande, quedarán muchos en el camino por culpa de los que omitieron y le hicieron el camino al Anticristo. A lo mejor me equivoco con mi análisis y con mis conclusiones, pero como dice mi querido cardenal Newman: 
 
                                                  "Afirmo, por tanto, que aunque los cristianos puedan errar y confundirse sobre los signos de la venida de Cristo, no se equivocan en estar atentos a la llegada del Señor".  ( Esperando a Cristo)

No despreciéis las profecías, dice San Pablo, prefiero equivocarme en los signos a no darles importancia. ¿Acaso ha existido una época más parecida a lo que se dice en 2 Timoteo 3, 1-9, que la actual? No me pidas que copie la cita, por favor, al menos hay que darse el trabajo de leer las SS.EE.
_ ¿Qué es lo que más te preocupa? ¿Afirmas que los últimos pontífices le están haciendo el camino más fácil al Anticristo?
_  Me preocupa la confusión y la ambigüedad de la autoridad. Me aterra el beneplácito del mundo especialmente  frente a este papa y su política de ambigüedad. Si dejas entreabierta una puerta, lo más probable es que el viento la abra completamente y se cuele lo indeseable. Me preocupa la ciega obediencia de algunos curas que preferirán obedecer antes que seguir lo que la recta razón, lo que su conciencia les diga por temor.  Nadie ha hablado de ser sedevacante, no lo soy y hasta donde vea no lo seré, pero eso no quita que si la autoridad me manda hacer algo en contra de lo que siempre ha creído la Iglesia, esa autoridad no me puede obligar a obedecer: hay que obedecer a Dios ante que a los hombres. Lo mismo ocurre en el caso del poder civil: si  un presidente promulga una ley inicua y perversa como el aborto, yo no estoy  obligada a obedecer a esta ley, pero sigue siendo presidente, salvo que el gobierno produzca tal daño que me obligue a rebelarme, como ocurrió con la Unidad Popular el '73.
         Me aterra quedarme con sacerdotes pusilánimes que dejarán  - especulo nada más - de rezar la misa tradicional porque se los ordenó el obispo, o porque se los ordenó el papa, cosa que no solamente iría en contra del Motu Propio que aunque débil al menos nos da una chance, sino que de la bula de San Pio V.  En consecuencia, me parece que efectivamente se le está facilitando el camino al Anticristo. Es de una irresponsabilidad imperdonable dar señales equívocas, se quiera o no, eso pavimenta el camino al que ya sabemos, confunde a los fieles y profundiza el relativismo religioso y moral. A lo mejor...a lo mejor es bueno que esto ocurra, como lo señala  don Federico Mihura en esu libro sobre el Anticristo, que la cosa empeore para que reviente luego y por fin venga Nuestro Señor.
_ Temes que te dejen sin tu misita tradicional ¿ah?
_ Por supuesto, mi "misita tradicional" no es una cosa meramente de estética como creen algunos, ni un arribismo, ni un capricho, ni una añoranza antojadiza. Yo nací en una época que no conoció la misa tradicional, y viví los peores momentos de la nueva misa, con  los nuevos inventos litúrgicos en su apogeo, así que no me pueden acusar de añoranzas de algo que solamente he conocido en los últimos ocho a nueve años.  Vista la corrupción litúrgica, el desorden y las "arrancadas de tarro" de algunos curas incluso en el momento de la consagración, me quedo con esta liturgia, igual aquí y en China o en Siberia. Me lleva a contemplar y a distinguir lo sagrado de lo profano, el misterio que hay en ella...un paréntesis en la vida, un pedacito de cielo en una hora en esta tierra.
_ Creo señora Beatrice que ha hecho una mezcla de demasiadas cosas y que quizás precise más tiempo para ordenar su cabeza caótica y llena de ideas entremezcladas.
_ Pienso lo mismo, le dedicaremos, pues, otro post lo más pronto posible.

10 comentarios:

  1. Existen dos señales de qué cosa está pasando:

    a) Que casi nadie ve lo que ud., señora, dice.

    b) Que anoche, con un grupo de amigos transcordilleranos, decíamos, palabra por palabra, exactamente lo mismo que ud. Porque vemos precisamente lo mismo.

    Tinieblas inicuas le impiden a muchos ver lo que es en sí.

    Gracias milagrosas permiten a unos pocos ver coincidentemente qué está pasando.

    ¿Presunción de nuestra parte?

    En la Segunda a Tesalonicenses San Pablo habla de los que han de perderse "en retribución de no haber aceptado para su salvación el amor de la verdad. Y por esto Dios les envía poderes de engaño, a fin de que crean la mentira". (II Tes. 2:10-11)

    Y como dice Newman, "la verdad se esconde de quienes no la buscan".

    Valeas,

    Larvatus Prodeo

    ResponderEliminar
  2. Estimado Larvatus Prodeo: Tiene usted toda la razón y me alegra que estemos en comunión de pensamiento. Lo que me frustra es contemplar la ceguera de gente...realmente me frustra, me produce una impotencia terrible ver como gente buena se niega una y otra vez a reconocer los signos que a mí me son tan claros. Pero tal como usted dice citando a Newman, la verdad se esconde de quienes no lo buscan...le agregaría el dicho: no hay peor ciego que el que no quiere ver.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  3. Yo últimamente rezo mucho esto: Señor, que no me quede sin Misa.
    Y luego, el miedo me sacude más todavía y rezo: o al menos, Señor, que tenga salud para viajar alguna vez hasta algún altar donde se te ofrezca el Santo Sacrificio, nada más, sin circos ni homilías televisivas. Con la fe de siempre y la liturgia de siempre.
    Y me voy más lejos en mis pensamientos, en esta hora crepuscular y pienso: si F intenta quitar la Misa... entonces me estremezco y pienso en una de las tubas del Apocalipsis. No doy para más, busco mi rosario y paso un rato con nuestra Madre y todos los que nos unimos a esa oración, desde todos los lugares y de todos los distintos estados de la Iglesia.
    Un abrazo Dª Beatrice

    ResponderEliminar
  4. Estimado Anónimo:
    Creo que mientras B.XVI esté vivo no será F. tan descarado de ir en contra suya. Lo más probable es que comience un ataque por debajo, poniendo obstáculos, para que por cansancio y hostigamiento los fieles desistan de pedir la misa tradicional.
    Tenga consuelo en la oración, en la lectura del Apocalipsis y en sus buenos comentaristas: Lacunza, Castellani, Straubinger...
    Dios sabrá suplir lo necesario para nuestra salvación,
    Un abrazo y gracias por sus palabras,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  5. Estimada Beatrice: es tan claro tu cometario que se puede agregar muy poco.Lamentablemente Fray Simon de Samaria sigue siendo igual....
    Lo unico que se me ocurre es Rosario Y Adoracion....
    Un gran saludo

    criollo y andaluz

    ResponderEliminar
  6. Querido Marcos: me faltan algunas cosas más que exponer, tendré que organizar la cabeza loca para tirarlas al papel. Muchas gracias por tus comentarios y por la lealtad.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  7. Estimada Beatrice: A mí me parece Dios nos privilegia con estos sufrimientos y que debemos aceptarlos con alegría. Claro que no es una alegría boba, sino seria. Una alegría de dientes apretados. Feroz pero sin odio. Al fin y al cabo, siempre fue así, y está en Job y en los Salmos. En la Cruz, y al pie de la Cruz.
    No nos preocupemos tanto, y recemos con impertinencia. Porque siempre fue así...
    Estos días he recordado mucho a los dos ladrones, a Dimas y al otro. Uno que pide bajar de la Cruz y otro...Toda esa imagen está preñada de profecía, y ahora que hay dos Papas...
    También recordé la profecía de Caifás cuando uno se inclinó en el balcón frente al pueblo y pidió su bendición...recordé a Benedicto, el que debía ser entregado, como antitypo.

    Y usted me ha hecho acordar que estaba traduciendo un texto de Prosper Guèranger, que lo tengo medio abandonado. Hoy recomenzaré. Porque esa pereza sí es para entristecerse. muchos saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  8. Estimado J: Interesante su análisis. Conocer la verdad es un privilegio, y por lo tanto va unida a una vida en consecuencia con aquello que sabemos. Lo que pasa es que a veces se torna pesada la carga y creo que si no tuviéramos el ejemplo de Cristo no podríamos llevarla.
    Adelante con la traducción de Guéranger, por mi parte creo que deberé organizar mejor mis tiempos y vencer la modorra.
    Un abrazo y gracias por comentar,
    Beatrice.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen Post, yo no tengo certeza de la proximidad del fin de los tiempos, pero estar preparado me va a hacer mucho bien.
    Me podría decir donde encontro la nefasta declaración de F.
    Baste ahora escuchar a F. diciendo que le da lo mismo que a un niño lo eduquen cristiano, judío o musulmán, lo importante es que coma y se eduque.

    Saludos Etienne

    ResponderEliminar
  10. Estimado Etienne: Gracias por comentar. Tampoco tengo la plena certeza, sólo Dios conoce el día y la hora; sin embargo nos ha dejado "pistas" para que las vayamos reconociendo. Y como las vírgenes prudentes siempre hay que estar preparados para recibir al Esposo
    La cita de F. es la misma que usted escuchó, me refería a esa específicamente.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar