martes, 3 de septiembre de 2013

Dame Señor


A veces me la paso refunfuñando ante la impotencia que me da no poder abarcarlo todo; a veces el genio me juega una mala pasada y de un pequeño detalle se hace un océano. ¿Falta de fe, falta de confianza en Dios? Sí, todo aquello y más. Somos débiles, se nos olvida que estamos de paso, que la vida es corta y llena de imprevistos que nos terminan dando una insoportable sensación de vértigo angustioso frente al futuro. Pues bien, cuando andamos así miramos a aquellos que a pesar de todo siguieron adelante confiados y de ellos tomamos su ejemplo. ¿Podrá uno imaginar la pena y el sufrimiento que significó para Santo Tomás Moro estar en la torre? Y a pesar de todo escribió esta oración que sirve también para nuestro consuelo.

                                                                        Dame Señor

                                                    Dame Señor, un poco de sol,
                                                    algo de trabajo y un poco de alegría

                                                   Dame el pan de cada día, un poco de mantequilla,
                                                   una buena digestión y algo para digerir.

                                                   Dame una manera de ser que ignore el aburrimiento,
                                                   los lamentos y los suspiros.

                                                   No permitas que me preocupe demasiado
                                                   por esta cosa embarazosa que soy yo.

                                                   Dame Señor, la dosis de humor suficiente
                                                   como para encontrar la felicidad en esta vida
                                                   y ser provechoso para los demás.

                                                  Que siempre haya en mis labios una canción,
                                                  una poesía o una historia para distraerme.

                                                  Enséñame a comprender los sufrimientos
                                                  y a no ver en ellos una maldición.

                                                 Concédeme tener buen sentido,
                                                 pues tengo mucha necesidad de él.

                                                 Señor, concédeme la gracia,
                                                 en este momento supremo de miedo y angustia,
                                                 de recurrir al gran miedo
                                                 y a la asombrosa angustia
                                                 que Tú experimentaste en el Monte de los Olivos
                                                 antes de tu pasión.

                                                 Haz que a fuerza de meditar tu agonía
                                                 reciba el consuelo espiritual necesario
                                                 para provecho de mi alma.

                                                Concédeme Señor, un espíritu abandonado, sosegado,
                                                apacible, caritativo, benévolo, dulce y compasivo.

                                                Que en todas mis acciones, palabras y pensamientos
                                                experimente el gusto de tu Espíritu Santo y Bendito.

                                                Dame, Señor, una fe plena,
                                                una esperanza firme y una ardiente caridad.

                                               Que yo no ame a nadie contra tu voluntad,
                                               sino a todas las cosas en función de tu querer.

                                              Rodéame de tu amor y de tu favor,
                                              Amén.

3 comentarios:

  1. Santo Tomás Moro es un buen santo para recordar estos días...un poco de eutrapelia y buen humor sin sarcasmo, mientras vemos todo desmoronarse.
    En fin...
    Es bueno que usted haya regresado.

    J


    ResponderEliminar
  2. Estimado J: Es bueno reírse de uno mismo especialmente cuando vemos lo miserables que somos. Con respecto al todo, efectivamente cuando todo parece desmoronarse se me vienen a la mente las palabras de Cristo: "Cuando estas cosas comenzaren a suceder, cobrad ánimo y levantad vuestras cabezas, porque se acerca vuestra redención" (Lc. 21, 28)
    Gracias por sus palabras,
    Beatrice

    ResponderEliminar