sábado, 15 de noviembre de 2014

Reparado el olvido de Westminster: un artículo del R.P. Schofield sobre Mgr. Benson.

         Como ya sabrán durante el mes de Octubre se cumplieron los 100 años del fallecimiento de Mgr. Benson. No suelo ser muy amiga de las revistas de los obispados, pero me había parecido que la revista Oremus del arzobispado de Westminster en Inglaterra tenía algunas cosas rescatables. En mi ingenuidad pensé que durante el mes de Octubre encontraría variados artículos sobre la fecha aludida y esperé con ansias la aparición  de la revista en este mes...pero nada. Ni una mención a uno de sus más famosos sacerdotes. Casi lloro...no exagero. ¿Seré la única que se acuerda de esta fecha?  - pensé. Afortunadamente no, y Rorate Coeli publicó algunos sermones de las Paradojas del Catolicismo ( una de ellas publicada en español hoy en Adelante la Fe). También nuestro catalán amigo de la página "Robert Hugh Benson, página web de estudio sobre Robert Hugh Benson" hizo mención  (http://roberthughbenson.com)
         Pues bien, ahora por fin alguien de Westminster se acordó de su notable monseñor y en la Revista Oremus de Noviembre se publica una breve reseña. El padre Schofield precisamente fue quien hace unos años publicó en su blog (http://www.romanmiscellany.blogspot.com/) algunas fotografías de la actual Hare Street House, cosa que he aprovechado no solamente para conocer un poco el lugar, sino también para copiar y subir algunas fotos.
     Les dejo entonces el artículo del padre Schofield traducido por esta servidora. 

Mgr. Robert Hugh Benson
Uno de los autores favoritos del Papa,
Por R.P. Nicholas Schofield


        Este año está tan repleto de aniversarios, que fue fácil pasar por alto el reciente aniversario de la muerte de uno de los más afamados sacerdotes de Westminster: Mgr. Robert Hugh Benson (1871 – 1914). Popular novelista, predicador y director espiritual, su repentina muerte a causa de una neumonia el 19 de Octubre de 1914, con escasos 42 años,  conmocionó no solamente a los fieles católicos, sino a muchos otros para quienes Benson se convirtió en un nombre familiar. Una nota periodística acerca de su muerte,  “se presenta con tal dolor y  sentido de pérdida, que ni siquiera el tiempo de guerra y la gran lista de héroes muertos puede disminuir u oscurecer.”

         Hugh, (como fue popularmente conocido) perteneció a una adelantada familia. Su padre, Edward White Benson, fue Arzobispo de Canterbury y su madre fue descrita por Gladstone como “la mujer más inteligente de Europa”. Sus hermanos incluyen a Edward Friederick, cuyas  creaciones cómicas comprenden a Mapp y Lucia; Arthur Christopher, que escribió la letra de “Land of hope and Glory”; y a Margaret una pionera egiptóloga.
         Hugh mismo también pudo afirmarse por su propia cuenta dentro de esta terriblemente talentosa familia. Se educó en Eton y en Cambrigde. Fue ordenado como sacerdote de la iglesia de Inglaterra, ingresando posteriormente a la Comunidad de Mirfield donde empezó a ganar fama como escritor y predicador. Un poco como a Newman, a él le faltaron algunas habilidades como orador: hablaba rápido, algunas veces con un tono estridente y tartamudeaba. Sin embargo, tal como lo señaló posteriormente un admirador: “la personalidad del hombre tapa estos defectos. El actúa, vive y ve cada una de las palabras que habla. Su entusiasmo nunca flaquea".
        En 1903 fue recibido en la Iglesia Católica por el padre Reginald Buckler, un dominico del priorato de Woodchester. Como era de esperarse, la “secesión” del hijo de un arzobispo de Canterbury causó muchos comentarios y se hicieron paralelos con la conversión de Newman en 1845 y con la de Tobie Matthew (hijo del arzobispo de York, en 1606).
        Benson se trasladó a Roma, residiendo en San Silvestro in Capite ( que posteriormente sería la iglesia titular de los cardenales Heenan y Hume), para seguir un abreviado curso para las órdenes sagradas. A pesar de haber pasado sus ramos raspando (en parte causado por su insuficiente latín) Hugh fue ordenado sacerdote en un año, el 13 de Junio de 1904 en la capilla doméstica de San Silvestro.
        Ordenado para la arquidiócesis de Westminster, Benson nunca estuvo a cargo de una parroquia. Fue a Llandalff House, por entonces la capellanía católica en Cambridge para ayudar al fellow converso Mrg. Arthur Barnes, el que posteriormente fue trasladado a la parroquia de Nuestra Señora de los Mártires Ingleses. El mismo Hugh sostuvo que su carisma era el de “encender, pero no sostener”. Él fue capaz de predicar poderosos sermones o de atraer a numerosos conversos para su instrucción, pero no tuvo la paciencia para llevar los registros de una parroquia o para haber hecho mundanas visitas pastorales. Los dones de Hugh descasaban en otra parte y necesitó de libertad para canalizar su energía creativa en una fructífera dirección.
          En 1908, con el permiso del arzobispo, Benson se trasladó a una casa que él compró en el villorrio de Hare Street en Hertfordshire, cerca de Buntingford. Este lugar se convirtió en su paraíso en la tierra. La casa del siglo XVII con una  elegante fachada georgiana, presumía de agradables jardines y de un fantasma (para delicia de Hugh). Puso mucha energía en ornamentar el lugar, usando sus propios gobelinos, pintando, esculpiendo la madera e incluso instalando un agujero en las escaleras, ( seguramente una respetable casa de campo no sería tal si no tuviera uno) También construyó la capilla en el jardín y supervisó cada detalle de su decoración. Después de su muerte Hare Street House fue dejada para uso de los arzobispos de Westminster para que pudieran escapar del ajetreo y del bullicio de la Avenida Ambrosden. El cardenal Hinsley murió en Hare Street en 1943 y el cardenal Hume tuvo un gran amor por este lugar. Su peculiar interior sirvió de inspiración para el libro y la película Basil en Bluderland.
         Los años de Benson como sacerdote católico estuvieron principalmente ocupados en la prédica de sermones y en las misiones, (de hecho, a menudo se le pudo encontrar en el púlpito de la catedral) entregando conferencias en casa y afuera, escribiendo cartas e instruyendo a conversos. Escribió una variada gama de libros y artículos, abarcando la apologética, la espiritualidad, las biografías  y la historia más bien como ficción. Benson produjo veinte novelas en once años y fue considerado uno de los más finos escritores en sus días. Entre sus libros más populares están ¡Ven potro, ven soga! de 1912 (una de sus varias novelas sobre el periodo de la Reforma y que ayudó a disipar muchos errores históricos) y los dos más notables volúmenes que pueden ser definidos como de ciencia ficción: El Señor del Mundo (1907) y Alba Triunfante (1911). El primero de éstos es un trabajo profundamente depresivo y apocalíptico. Se sitúa en los comienzos del siglo XXI y está enfocado en el reino del Anticristo y en el triunfo del humanismo sobre el cristianismo. Tal ha sido su poder de profecía que el mismo papa Francisco se ha referido a él en una de sus homilías diarias. Alba Triunfante es más optimista, trazando un futuro alternativo donde la Iglesia es triunfante.
        Desde el verano de 1914 Benson estuvo sufriendo de ahogos, dolor en el pecho y cansancio. Estuvo muy preocupado por la guerra que justamente se había declarado y él mismo compiló un libro de oraciones para este tiempo, Vexilla Regis. El doctor le dijo que descansara una vez que hubiera finalizado sus compromisos irrenunciables, pero esta advertencia fue hecha demasiado tarde. Dejó a su amada Hare Street para partir a completar algunos compromisos en el norte, indicándole a su sirviente que “¡Ah! Las hojas se habrán caído cuando nuevamente vuelva a casa”. Benson precisamente condujo la misión en Ulverston ( ahora en Cumbria) y predicó en Salford, pero después de hacerlo no se sintió lo suficientemente bien como para regresar a casa, quedándose en la casa del obispo (que pronto sería la oficina de nuestro propio obispo John Arnold).
       Esos días siguieron con severos dolores, aunque cuando no estaba sufriendo  estaba lleno de su energía usual e incluso fue al cine una tarde. Sin embargo, fue patente que la neumonia se había acentuado y la situación se volvió grave. Su hermano Arthur corrió para estar con él, y posteriormente recordó que Hugh había estado nervioso y algo preocupado “Él sabía que debía morir. Y ahora creo que él deseaba vivir, pues estaba pensando en todas aquellas cosas que él tenía y deseaba hacer, y que su línea de pensamiento finalizó con la idea de que: “tal vez no pueda vivir para hacerlo”.” La muerte finalmente llegó el 19 de Octubre de 1914.
         Como un testimonio de su energético ministerio y de su impacto sobre muchos miles que la comparativamente corta vida de Benson, su vida fue rememorada tanto en dos volúmenes biográficos como en varias pequeñas remembranzas. Como un periodista señaló, él “logró más en ese corto periodo que lo que es dado a contar en una larga vida. Los once años de su vida católica juzgados desde su laboriosidad deben ser llamados, de una manera poética, como los once años de años”  Que descanse en paz.

El padre Nicholas Schofield es el Archivero de la Diócesis de Westminster. Él también es el párroco de Nuestra Señora de Lourdes y San Miguel en Uxbridge.
       
       




No hay comentarios:

Publicar un comentario