viernes, 14 de febrero de 2014

R.H.Benson y los espiritistas

                                         
                                                                                       "By the way, it's rather too odd the way in which the Catholic Church seems the one thing they don't like! You can be almost anything else, if you're a spiritualist; but you can't be a Catholic."
                                                                                                                                           R.H.Benson
 
         Cada cierto tiempo se ponen de moda ciertas tendencias tontas que no son para nada sanas. Una de estas cosas peligrosas que están de moda, incluso haciéndose programas de televisión al respecto, son los médium y todo lo referente a la comunicación con los difuntos. Y digo peligroso porque cuando uno se pone a jugar con ciertas realidades que nos sobrepasan lo más probable es que terminemos muy mal o incluso muertos.
         Lo curioso y  lo sospechoso de todo lo que les dicen estos espíritus de los fallecidos a los médium es que ellos, ya sea amigos o familiares muertos, están muy bien donde se encuentran, mejor que antes, felices, etc. etc. Creo que el propósito es que la gente deje de rezar por ellos...si dicen que están bien, estarán entonces en el Cielo por lo tanto ¿para qué rezar?.  Una trampa fatal que no ayuda en nada a las almas del purgatorio.
         Hasta tal punto ha llegado esta estulticia que en el colegio de mis hijos, algunos los niños en los recreos se esconden en las salas para llamar a los muertos con la ouija, como si fuera un juego cool o sólo apto para los "valientes".
       Si bien es cierto que Benson tenía una fascinación por las historias y cuentos de fantasmas, lejos estaba de aprobar las prácticas de los médiums, de las ouijas, y de las sesiones de espiritismo. Por eso es que me parece que cierta obra literaria bien chanta que anda por internet atribuida a Benson, es una falta de respeto y una causa de verdadera confusión para quienes conocemos hasta cierto punto, la obra de este autor. Si uno busca por la red a Monseñor, se encontrará con un libro "dictado" por él a un médium supuestamente amigo suyo, llamado Anthony Borgia. "Life after death in the worlds unseen", se titula el bodrio e intenta mostrar que Benson se desdice de muchas de sus creencias. Ni siquiera por curiosidad lo busquen, es una pérdida de tiempo, un disparate,  y como dije, una ofensa gratuita a este hombre de Dios, que incluso escribió sobre este asunto de invocación a los muertos un libro fascinante que podemos encontrar en español en la Editorial Homo Legens. Y para ilustrar lo que digo un magistral botón de muestra, tomado precisamente de este libro:
 
 "Los demonios toman ventaja, dice el señor Cahcart, de todo punto débil que logran encontrar...Uno de los resquicios más fáciles que tienen los demonios es el espiritismo. El espiritismo está mal, eso lo sabe todo el mundo, está mal porque consiste en intentar vivir y averiguar unas cosas que, por el momento presente, están por encima de nosotros. Está "mal" en el peor de los sentidos, porque implica el forzar nuestra naturaleza humana. Sí, Mabel, así es como él lo expresa. De modo que las buenas intenciones no nos protegen en absoluto. Ir a sesiones de espiritismo con buenas intenciones es como...como...organizar una fiesta para fumadores en un almacén de explosivos para recaudar fondos para un orfanato. No ofrece protección alguna, ninguna, querida, el empezar la fiesta con una oración. No pinta nada. Y todo explota de la misma manera. ¿El peligro...? El peligro que hay, según el señor Cathcart, es que, si la sesión es auténtica, y hay escritura mecánica y todo lo demás, uno se está acercando deliberadamente a esos poderes de modo amistoso, y con toda pasividad e indefensión ya que uno se abre completamente a ellos. Muchas veces, ellos no pueden entrar, y simplemente te molestan. Pero en ocasiones sí que entran, y entonces la persona está vista ya para sentencia: es más que difícil expulsarlos de nuevo...Por supuesto, a nadie en sus cabales...sobre todo entre la gente decente...se le ocurriría hacer nada de esto si supiera todo lo que conlleva. Por eso, estas criaturas siempre fingen ser alguien distinto. Son muy inteligentes: pueden coger cualquier retazo, cualquier mínimo hecho, para encarnar a alguien de quien el asistente a la sesión esté muy encariñado, y dicen al principio toda suerte de cosas alegres, piadosas incluso, para que ellos sigan. Así que durante un tiempo dicen que la religión tiene mucho de verdad (por cierto, la Iglesia católica es de lo único que parecen no gustar: si eres espiritista, puedes ser cualquier otra cosa, salvo católico). En general, sin embargo, te instan a que reces y cantes canciones de piedad (el otro día, el padre Mahon, cuando discutía con él acerca de cantar nuevas canciones en la iglesia, me dijo que los herejes se perdían por las canciones). Y así siguen. Luego empiezan a dejar caer que la religión no sirve mucho, y al fin terminan por atacar su moral"
                                           R.H.Benson, Los Espiritistas,
                                           Editorial Homo Legens, 2010.
 

4 comentarios:

  1. Agradecido por haberme despertado la atención sobre un paso de «Señor del mundo» que hubiera podido pasárseme de largo, le mando el enlace al artículo que trata del asunto:

    http://in-exspectatione.blogspot.com.ar/2014/02/cambio-climatico-y-esperanza-cristiana.html

    Saludos en Aquel que es, que era y que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que está en el Sagrario......

      Eliminar
  2. Extraña que un conocedor e interprete de Benson y Soloviev como Livio Fanzaga, que escribió el libro Dies Irae, sobre escritos profeticos de estos autores, haya despedido de radio María a un prestigioso historiador por criticar al Papa (no al Papado). Yo conocí a Benson por ése libro. Me temo que tendré que leerlo otra vez, aunque más críticamente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado anónimo: no tenía idea de que el padre Fanzaga había escrito ese libro. Pero no me extraña que haya hecho eso con Roberto di Matei. A muchos neocones les gusta Benson, tal como les gusta J.H.Newman. La papolatría es insolente y está transformando al papa en un verdadero Dalai Lama.
    Gracias por su comentario, buscaré de todas formas el libro al que usted alude,
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar