jueves, 2 de mayo de 2013

En el mes de Mayo

 
En Europa celebran en Mayo lo que nosotros celebramos entre Noviembre y la primera semana de Diciembre. El mes consagrado a Nuestra Señora, el Mes de María.  Allá en el viejo continente las flores comienzan a hacer su aparición y las primicias de éstas se ponen a los pies de la Virgen María.  Nuestro querido monseñor Benson tiene un hermoso poema, llamado simplemente In the month of May.
 
                                        "¡Salve María!" Susurró Gabriel, mientras
                                                       descendió.
                                                       El brillante heraldo de la Santísima Trinidad.
                                         "¡Salve María!", y el mundo moribundo se detuvo a la mitad
                                                       y su enfermedad, cargada de pecados respiró
                                                       Enclavado en Nazareth;
                                                y el querubín cantando miró hacia abajo para ver.
 
                                           "¡Salve María!" Observa, el estremecimiento del aire;
                                                 La Presencia se mueve a su alrededor suave como el fuego;
                                                La justicia y la paz se han besado ahí.
                                                        Y de pronto el lugar santo
                                                         brilla con la luz Divina,
                                               La Esperanza de Israel y el Anhelo del mundo.
 
                                           Porque el que nosotros buscábamos llegó de repente, y encontró
                                                      Su Templo limpio de cualquier mancha de pecado;
                                                      y todo el mundo pareció tierra consagrada;
                                                      Las oraciones de Ella, como incienso se elevan;
                                                      y mira, sus propios ojos
                                                      brillan como cirios gemelos como viene el Señor.
 
                                          Donde  nacen los cuatro ríos místicos del Edén
                                              El ángel guardián, que está sobre el valle
                                          y resguarda la puerta del Paraíso iluminado por el sol,
                                                      Deja caer su espada de llama
                                                      y clama a tu nombre,
                                          "¡Salve María"!, y el jardín respondió ¡Salve!
 
                                           Gritaron los hijos de Dios; las estrellas de la mañana
                                              cantaron una vez más, como cuando el Señor comenzó
                                              a construir las colinas con almenas y barras.
                                                         ¡Ah! ¡Qué llanto desciende ahí!
                                                                     "Jesús, Emmanuel," 
                                              ¡El Señor de los Ángeles y el Hijo de María!
 
                                         ¡Salve María" Para que el mundo todavía recuerde
                                                      a La Madre Virginal y al Hijo Santo;
                                           ¡Recuerda! ¿Cómo puede un niño olvidar
                                                       la esperanza del cielo y a ti,-
                                                       a tan inmaculada pureza-
                                         que conquistó al pecado, y comenzó el reino de la paz?
 
                                                 ¡Recuerda! Sí, si yo no recuerdo
                                                las alegrías de Nazareth y de Belén,
                                            sin embargo tus dolores nunca  puedo olvidar 
                                               A tu Hijo coronado de espinas y a ti
                                               en lo alto del Calvario,
                                         En mundo entero llora por esto - y les recuerda.  
 
                                               ¡Salve María! Cuando egoístas hijos de los hombres 
                                            se lamenten por tu gloria, y te despojen de tus alabanzas,
                                            las bestias y las aves reanudarán el canto nuevamente
                                                             con villancicos agudos y altos
                                                                  de una melodía de Mayo:
                                                 "¡Salve María, Virgen María, llena de gracia!"
 
                                            ¡Oh Madre! Recibe estos versos y ruega por mí,
                                               Ahora y en mi última hora, no sea que el costo
                                                        de mi redención, y  tu caridad,
                                                   sea desperdiciado en tu Hijo,
                                                          ¡Oh María inmaculada!
                                        No sea que la gracia sea vendida y un pecador perdido
                               
                                                                                   Robert Hugh Benson, Poems
 
                                                     
 
 
 
 
                                         
 
 
                                                         
                                              
 
 

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario