martes, 5 de marzo de 2013

R.H. Benson en Las Grandes Herejías, de H. Belloc

King's Land, Sussex, hogar de H. Belloc
  
 En el último capítulo de la magnífica obra de Hilaire Belloc, Las Grandes Herejías, se hace referencia a dos obras de Benson, las cuales son:  El Señor del Mundo y Alba triunfante. Este capítulo titulado La Fase Final es profético sobre la situación  que les espera a los católicos en el mundo moderno. Es un anticipo clarificador de lo que actualmente estamos viviendo.
A esta altura de la vida he llegado a concluir que modernismo-liberalismo y mundo son la misma expresión. El mundo contemporáneo llega a identificarse plenamente con el liberalismo y son casi sinónimos, pues el liberalismo ha sido adoptado como doctrina infalible y casi como  una religión por él. Es su razón de ser y guía, y por ello, el mundo, se siente incómodo con el catolicismo. La Doctrina Católica  es como una espina dolorosa en el pie del mundo y de su liberalismo. Le recuerda que no puede haber verdadera libertad sino desde la Ley de Dios, y como ya no quiere nada con Dios se lanza en contra de la Iglesia con todas sus fuerzas.  Si quiere triunfar  definitivamente tiene que atacarla para destruirla, y la mejor manera es hacerlo desde dentro. Atacarla desde fuera, violentamente es hacer mártires, y los mártires que son semillas de cristianos, obstaculizan más la tarea. Si se ataca a la Iglesia infiltrando su Doctrina, el obstáculo se habrá removido ( puede ser uno de los katejones, no tengo la última palabra)  y el Anticristo podrá hacer de las suyas. Golpe maestro del liberalismo-modernista, atacar la Fe desde dentro, moviendo las columnas de la Doctrina. Han querido atacar la Doctrina, para generar dudas y desconfianzas, para crear una Iglesia privada de su ser sobrenatural y lo peor de todo es que esto ha venido desde los mismos clérigos que le han hecho el juego al modernismo-mundo, si no vean el caso del  lamentable padre George Tyrrell, ( sí, sí, ya conozco su historia con Benson,  para otro post) o de Chardin, o de Küng. Obispos contra obispos... 
         Belloc en este último capítulo refuerza mucho la tesis siguiente, la Iglesia está destinada a: 1.-quedar reducida a su más mínima expresión ; o, 2.-  a salir triunfante tras haber dado un golpe de timón, haciéndola reaccionar a tiempo.  Según mi parecer y lo que se me hace más claro visto el caos y la crisis en la cual se encuentra la Iglesia, creo que vamos por la primera solución, es decir, que la Iglesia está quedando reducida a unos pocos fieles y sacerdotes que mantendrán la Doctrina hasta el final. Hago mía esta tesis y bueno, insisto en que quizás esté demasiado ansiosa con la Parusía... y que me disculpen los que aún tienen fe en una posible restauración. Las dos tesis Benson las desarrolló en estos dos libros citados.  Paso a transcribir para ustedes algunos párrafos de este libro, que editó una vez más nuestra querida editorial Vórtice el año 2011. Lectura absolutamente recomendable y si fuera por mí, la incluiría dentro de los planes de lectura de la enseñanza media y en las universidades...claro que proponer una cosa así en nuestros tiempos actuales es casi una locura.
 
"Algunos de los observadores modernos más agudos de la última generación y de ésta han usado su inteligencia para descubrir cuál sería el destino que nos espera. Uno de los más inteligentes entre los católicos franceses, judío convertido, ha escrito una obra para probar (o afirmar) que la primera de estas dos soluciones posibles será nuestro destino. Considera los últimos años de la Iglesia en la tierra como vividos aparte. Ve una Iglesia del futuro muy reducida en número y dejada de lado en la corriente general del nuevo paganismo. Ve una Iglesia del futuro en la cual habrá intensidad de devoción, por cierto, pero que esa devoción será practicada por un pequeño grupo, aislado y olvidado en medio de todos.
Robert Hugh Benson, ya fallecido, escribió dos libros, ambos notables, y en cada uno de ellos encara una de ambas posibilidades opuestas. En el primero, The Lord of the World, presenta el cuadro de la Iglesia reducida a un pequeño grupo errante, como volviendo a sus orígenes, el Papa a la cabeza de los Doce, y una conclusión sobre el Día del Juicio. En el segundo presenta la plena restauración de lo católico: nuestra civilización restablecida, revigorizada, una vez más en su trono y con sus vestiduras y en su espíritu verdadero, porque en esa nueva cultura, aunque llena de imperfección humana, la Iglesia habrá recobrado su autoridad sobre los hombres e infundirá una vez más, al espíritu de la sociedad, proporción y belleza ( Nota del editor:   Se trata de The Dawn of all, El alba de todas las cosas, novela escrita posteriormente, en 1911. En la introducción a este nuevo libro, Benson señala: "no quiero con esto retractar ni una palabra de cuanto escribí en El Señor del Mundo". Justamente a esta última obra, The Lord of the World, se refiere Belloc en primer lugar. Es la más difundida en lengua catellana y ha sido traducida, entre nosotros, por Leonardo Castellani)
Hilaire Belloc, Las grandes herejías, Vórtice, Buenos Aires, 2011, pág. 223 -224.


8 comentarios:

  1. Estimada Beatrice:
    Este último domingo un sacerdote amigo me pidió que lo llevara a almorzar donde unos amigos suyos. El punto es que tuvimos una conversación en mi auto durante el trayecto donde el cura me señalaba que es imposible que la Iglesia sea destruida por promesa divina.
    La Iglesia permanecerá hasta el final de los tiempos, me señalaba el cura. Y para ejemplo de lo que le digo me llegó una estadística eclesiástica donde se expresa el aumento de los bautizos. Ahora somos más católicos, ve los templos, los colegios y demás instituciones, ¿cómo puede ser eso que la Iglesia quede reducida a su mínima expresión?, Él pensaba en su cabeza que hay que estar bien chiflado para afirmar algo así.
    No quiero relatar más nuestra conversación que terminó siendo un dialogo de sordos. Después de meditar lo conversado y leer su post, debo reconocer que los que creemos en que la Iglesia va a quedar reducida, damos por supuesto que los demás están entendiendo lo mismo que nosotros. No nos adentramos más en detalles sobre que el grupo de fieles que guarde a fidelidad los dogmas y demás verdades de fe sin alteración de las novedades teológicas, constituyen por su fidelidad al Maestro la continuación de la Iglesia de la tradición que no fue corrompida por el engaño de la herejía ni dobló sus rodillas antes los reyes de la tierra.
    Esa Iglesia fiel va a permanecer en el silencio y el anonimato, mientras que la otra Iglesia, la jerárquica va a permanecer casi inmutable en su estructura física. No olvidemos que aquí existe un misterio teológico muy profundo, que no hace uso del tamiz para separar la cizaña del trigo. Eso lo va a hacer Dios cuando vuelva.
    ¿Cómo es posible que existan Dos Iglesias en los últimos tiempos si Dios fundó sólo una?¿ quién podrá hacer la verdadera distinción entre una y otra? ¿A qué grupo de fieles nos referimos?¿serán acaso los sedevacantistas quiénes ostenten tal título de verdaderos cristianos y sucesores de la verdadera Iglesia?más de alguno suspicazmente y con razón me dirá ¿acaso se cree Usted parte de ese grupo fiel?, Qué vanidad y locura la suya. (sigue a continuación)

    ResponderEliminar
  2. No es fácil sin una mayor preparación teológica y filosófica poder establecer las debidas distinciones entre los distintos supuestos que son necesarios hacer para poder entender muy bien el tema.
    El primer peldaño que hay que subir y adherir para estar seguros de conocer el problema es el amor y conocimiento de la verdad. Esta verdad, como punto de partida no viene de nosotros, sino es transmitida por Dios a su Iglesia. Por consiguiente, o aceptamos la totalidad de la verdad que viene de Dios en su Iglesia o simplemente la rechazamos. Si la aceptamos, tendremos que asumir como verdadero la totalidad de la doctrina, de los juicios y demás revelaciones. No podemos acogerlos por partes disonantes con el conjunto revelado. Ejemplo: Si Cristo dice" Yo estaré con ustedes al final de los tiempos" y luego en las epístolas de San Pablo como Telasonises II se nos dice" Que en los últimos tiempos se salvarán los que sigan la verdad y se condenarán los que sigan el error", yo no puedo como fiel mutilar la verdad de la revelación y remitirla únicamente a la promesa de Cristo sobre su asistencia hasta el final de los tiempos. Ya que hay aquí una serie de hechos y revelaciones que pululan entorno a una única verdad. Otro ejemplo es la ratificación sobre Pedro como cabeza de la Iglesia" Yo te digo que tú eres Pedro y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no podrán prevalecer contra ella", y miren lo que pasa ahora, Pedro renuncia a ser Pedro siendo él la roca de la Iglesia.
    No podemos suprimir el apocalipsis ni las cartas de Pedro, ni de san Pablo en dónde nos hablan de la Parusía y de lo que va ocurrir en los últimos tiempos. Ni debemos de olvidarnos del Profeta Daniel que alude también a los acontecimientos futuros que van a ocurrir.
    Lamentablemente, para muchos es más fácil aferrarse a un sola verdad con tal de evitarse cuestionarse y estudiar lo que la fe nos revela. En otras palabras, no tienen amor a la verdad.
    Perdone que me haya alargado tanto, pero su post me hizo reflexionar un poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. http://thehilairebellocblog.blogspot.co.uk/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you very much for the link!
      Greetings!
      Beatrice

      Eliminar
  4. Fraile:
    Harto largo su mail y dispara muchas cosas. Resumiendo le contesto: sospecho que su amigo cura es medio neocon y que la Iglesia equivale a una estructura de papado, jerarquía y fieles que siempre van a serle leales a Cristo pase lo que pase, pero Cristo no dijo que las puertas del infierno prevalecerían contra la jerarquía, sino que contra la Iglesia, por tanto aunque la jerarquía apostatara, mientras existan fieles que conservan la Fe, ahí va a estar la Verdadera. Donde haya un católico fiel a Cristo va a existir la Iglesia. Castellani en su novela Su Majestad Dulcinea se pone precisamente en esta circunstancia: la iglesia mundanizada, amiga de poder mundano, la falsa, con papa falso y persecutoria de los verdaderos fieles y la Iglesia verdadera que se mantiene fiel, escondida, perseguida en medio de las ruinas en las que ha quedado el mundo.
    Habrá que estar atentos a los acontecimientos y esperar confiados, mantener lo que siempre ha enseñado la Iglesia, nada más podemos nosotros hacer como simples fieles.

    ResponderEliminar
  5. Universitario católico.6 de marzo de 2013, 2:56

    Si los católicos que se auto-proclaman "los pequeños islotes de la Fe"; que son gente buena, gente formada...salieran por un momento de esa burbuja donde viven su "fe" y pusieran tan solo la mitad del interés que le ponen a esperar sentados el fin de los tiempos porque ya no hay nada que hacer... en evangelizar y misionar nuestras sociedades, la Iglesia Católica seria otra cosa, y por ende el mundo sería otra cosa. Para muchos parece que el Evangelio se reduce a " Cristo vuelve", analizar los signos de los tiempos, lamentarse y esperar...Nuestro Señor nos dice que vuelve, verdad de Fe que rezamos todos los Domingos en Misa, pero no nos dice en ninguna parte del evangelio "lamenten, lloren, critiquen, esperen sentados" NOS PIDE QUE SEAMOS A P O S T O L E S ! En lo personal, tengo dos amigos religiosos en EE.UU, y por ser parte de un grupo provida, estamos siempre pendientes de la realidad provida en ese País, y les comento: los católicos yanquis tendrían "VERDADERAS RAZONES" para sentarse, llorar y esperar porque tienen en su prontuario 60.000 millones de bebes asesinados, sin embargo en estos 40 AÑOS el catolicismo se ha revigorizado de una manera IMPRESIONANTE, bastaba ver la marcha por la vida del pasado enero...para ver que esa Iglesia Católica ( junto a sus Obispos, sacerdotes y cardenales) nos están dando el ejemplo a todos, en vez de llorar el aborto legal, el matrimonio gay etc etc... están dando una dura pelea y hasta los medios seculares reconocen que el FIN DEL ABORTO EN EE.UU esta a la vuelta de la esquina! Y claro, hay una Iglesia fuertemente progresista, y se nota mucho la diferencia, pero como todo progresismo es espuma, no tiene la base solida, están haciendo agua por todos lados, ya no tienen vocaciones, y los mismos católicos ya no los escuchan a contrario de los seminarios y conventos tradicionales repletos de vocaciones y c/vez mas matrimonios jóvenes católicos que viven su Fe de manera coherente..."Nada mas podemos hacer nosotros como simples fieles" ( mil disculpas a la dueña del Blog) pero a veces noto en los ambientes "tradi" un modernismo garrafal ! Y la Gracia? Y las promesas de Cristo para su Iglesia, de la cual usted y yo somos parte? ¿Y la confianza en Dios? ¿Y la Santa Osadía de la que habla Santa Teresa? confiando en nuestras fuerzas humanas negando toda intervención divina cual modernista de bolsillo, claramente la respuesta ante todo lo que estamos viviendo va ser: sentarse, callarse, ir a misa el Domingo, criticar al resto, y mientras contemplamos como todo nuestro alrededor se condena, esperar al Señor, ¡qué manera tan hipócrita de esperar a Cristo! “Lo que hiciste a uno de los más pequeños a mi me lo hiciste”…hay miles afuera de nuestra burbuja esperando escuchar sobre Dios, miles que se suicidan, miles viviendo una vida moral desastrosa, miles de personas infelices…un mundo donde se vive el ocaso de Dios permanentemente, lo puedo decir con conocimiento de causa porque estudio en una universidad Nacional….PARECE QUE EL LLAMADO A SER SAL Y LUZ DEL MUNDO solo valía para la Cristiandad, salgamos de la burbuja…y reformemos las sociedades, escondidos en blogs, comentando lo mal que esta la Iglesia, y esperando mientras bebemos nuestras tazas de Té y leemos libros buenos que se termine todo, no estamos haciendo más que esperar a un Cristo que no nos va a reconocer como su Iglesia cuando vuelva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentario al Universitario Católico:
      Lo felicito por su análisis y crítica a la modorra que se presenta dentro del catolicismo conservador.
      Efectivamente se puede hacer algo, y es un deber moral hacerlo. Ya que salvando almas nos salvamos. No se olvide del pecado de omisión, que es tanto más fuerte que el de acción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Estimado Universitario Católico:
    Está muy bien lo que dice, pero nadie está diciendo que nos quedemos de brazos cruzados esperando la Parusía, refugiados en nuestros blogs y en nuestra rutina tomando té mientras criticamos y criticamos. Cada uno debe ser apóstol como usted dice, pero desde el estado donde se encuentra. Mire que yo soy mamá de unos cuantos niños y mi deber cristiano en primer lugar es para con ellos. Enseñarles la Fe, el catecismo y por sobre todo dar el ejemplo viviendo cristianamente. Como yo no puedo abandonar a mis niños chicos para ir a hacer misiones, mi deber es en primer lugar en el hogar. Por eso utilizo este medio, para poder mostrar un poquito de luz, a través de la vida por ejemplo del mismo Benson que precisamente se agotó y murió muy joven por hacer apostolado predicando a donde lo llamaran. Usted no sabe lo que hay detrás de cada bloggero tradi o como quiera decirles, por tanto no se les puede juzgar.
    Ahora bien, conozco personalmente a muchos de esos bloggeros tradi con llevan una verdadera doble vida, porque por un lado despotrican, condenan y hasta tratan de herejes a muchos, y por otro en sus vidas son unos lo menos que uno esperaría que fuera dado como escriben.
    Cada uno podrá utilizar el medio adecuado para hacer apostolado. Me sería más fácil dejar mi casa botada e irme a la universidad donde estudié a dictar charlas o lo que sea, pero como mi deber primero es para con mi familia, hago lo que puedo a través del blog...peor es nada.
    Muchas gracias por su comentario y es siempre bienvenido, espero haber aclarado el punto, al menos desde mi situación.
    Beatrice

    ResponderEliminar