martes, 20 de enero de 2015

Mis hijos, mis seis conejitos

Peter Rabbit, de Beatrix Potter, hermosa imagen de una mamá católica según Francis

Ahora, según nuestro Obispo de Roma dice, soy una coneja. No una conejita de play -boy, sino una coneja porque quise vivir católicamente con mi esposo y aceptamos todos los hijos que Él quiso darnos. Fueron seis cesáreas exitosas, dos pérdidas y el año pasado me extirparon el útero por un asunto de hemorragias lo que constituyó mi séptima y última  cesárea.
        Como ya una vez les conté, http://bensonians.blogspot.com/2013/05/te-vas-ligar.html   cada vez que tenía un hijo el médico me preguntaba si quería ligarme. Yo le decía que no, que jamás, porque yo no soy dueña de mi cuerpo y si Dios quiere regalarme más hijos yo no soy nadie para negarme. Ni ligarme, ni pastillas, ni métodos anticonceptivos artificiales. Dios sabrá si me da más hijos o no, y así fue, me dio a los que Él consideró.
        Poner trancas o impedimentos no es confiar en la Providencia, tampoco es tentar a Dios. Dios sabe a quien le manda hijos y cuantos manda. No me parece que haya que estar preguntándole a un obispo o a un sacerdote cuantos hijos deba un matrimonio tener o no, ni andar haciendo sugerencias acerca del número adecuado según los estudios demográficos. Ese es problema de los esposos y de Dios. Obviamente que hay que ser prudentes, pero todo al final de cuentas, depende de Dios.
         A mis hijos en el colegio,  cuando recién llegaron como alumnos, se burlaban de ellos y de su madre a la que llamaban...coneja. Hoy pasados los años ya no se burlan, sino que envidian la hermosa familia que Dios les dio, lo unidos que son, lo aplicados que son, y no lo digo porque sean mis hijos, sino porque los católicos estamos llamados a dar ejemplo, a ser luz, y las familias numerosas damos ejemplo. Ejemplos ante un mundo que sólo piensa en términos económicos y que cada hijo significa gastos y dolores de cabeza. Reconozco que no es fácil, que a veces andamos al justo, pero la Providencia nunca nos ha fallado, nunca nos ha faltado nada y nunca nos faltará.
         Parece que tendremos que acostumbrarnos a que en cada viaje que emprende nuestra actual pontificia calamidad se mande un discurso desafortunado. Estas cosas duelen y duelen más porque se le otorgan más armas a nuestros enemigos.

15 comentarios:

  1. No es usted la única que se siente así. http://www.adelantelafe.com/mis-hijos-fruto-de-una-tentacion-a-dios/ ¡Viva la generosidad y la santidad!

    ResponderEliminar


  2. Ahi el Santo Padre habla para Ud.


    http://es.radiovaticana.va/news/2014/12/28/papafamilias_numerosas_son_una_esperanza_para_la_sociedad/1116222

    PS


    ResponderEliminar
  3. imagino la que se armó cuando Jesús dijo que las prostitutas irían al cielo.... y no solo eso sino que serían de las primeras¡¡¡
    imagino que alguna señora se enfadaría mucho. A ver si ahora tenía que aguantar que su marido se fuera de prostitutas y encima , luego volviera a casa diciendo que ellas irían al cielo..

    si uno tiene 20 hijos, y los atiende y educa... no tiene porque sentirse incluido en la categoría de conejo. Al contrario, el Papa está reafirmando que las familias numerosas católicas no lo son porque ... "no tengan tele" (*) , sino porque quieren ser familias numerosas¡
    (*) comentario estúpido de muchos ignorantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Primeras una santa Catalina de Alejandría, una santa Teresa de Avila, una santa Catalina de Sena, una santa Cecilia,una santa Inés y varias más para nada prostitutas se lo aseguro.
      Las Vírgenes que acompañan al Cordero donde quiera que el vaya.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hernán: había publicado su comentario, pero por respeto a quienes leen el blog lo eliminé. Puede usted hacer un esfuerzo y decir lo mismo, pero sin un lenguaje soez. No hay para qué insultarme.
      Beatrice

      Eliminar
  5. Estimados comentaristas: lo que molesta es la continua imprudencia, los continuos decires y des-decires que no son prudentes especialmente por parte de un Pontífice. No intenten por favor aclararme las cosas, lo tengo claro. A lo que voy es que no se puede andar tirando frases como esa en estos tiempos en lo que la gente poco lee, poco razona y se queda con lo que los medios les dicen. Frases como esa son las que quedan en el aire y es lo que el mundo espera para restregarle a los católicos su anacronismo con respecto al mundo moderno.
    Las prostitutas y demás pecadores públicos irán al cielo siempre y cuando se arrepientan de sus pecados y enmienden sus vidas. Esta señora bensoniana está tan feliz como los ángeles cuando uno de los más grandes pecadores reconoce su pecado y se deja amar por Cristo.
    Saludos,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  6. Supongamos que haya gente que se excede en la prudencia y tiene más hijos; ¿quién es el, que dice no ser nadie para juzgar a un gay, para llamarlos conejos?

    ResponderEliminar
  7. Escuchando este video me acordé de ti, Beatrice.
    https://www.youtube.com/watch?v=roPrs6NXwX4

    ResponderEliminar
  8. Estimada Beatrice, publiqué mi testimonio que es similar al suyo (en mi caso 8 hijos, 7 cesáreas), http://infovaticana.com/blog/firma-invitada/2015/01/21/indignados-ni-conejos-ni-irresponsables-por-andrea-greco/ y también en: http://panoramacatolico.info/articulo/indignados-ni-conejos-ni-irresponsables

    Tal como dice usted, los decires y des-decires, no parecen fruto de la casualidad, más bien una forma de socavar las bases de nuestra fe.

    Fíjense las consecuencias de las Declaraciones del Papa, lo que dice hoy este sacerdote y profesor jesuita, Padre Novoa sobre la anticoncepción.

    Cuánta razón tiene este comentario que leí en otro blog: "la gravedad del asunto. Lea el resto de la entrevista y lo verá. Por ejemplo: "Il rifiuto di Paolo VI non era rivolto ai problemi personali, sui quali dirà poi ai confessori di essere misericordiosi e capire le situazioni e perdonare o essere misericordiosi, comprensivi. Ma lui guardava al neo-Malthusianismo universale che era in corso."

    Cuando apareció la pastilla anti-conceptiva, Juan XXIII formó una comisión para estudiar las cuestiones morales que suscitaba. Pablo VI la expandió incorporando a ella teólogos, obispos, médicos, etc. Cuando llegó el momento de pronunciarse, Pablo VI pidió a la comisión sus conclusiones, la cual básicamente afirmó que el uso de anti-conceptivos no era intrínsecamente maligno, y que por tanto su uso debía ser regulado por la conciencia de los cónyuges. Luego de mucho meditar, Pablo VI desestimó la postura de la comisión y confirmó la doctrina tradicional, ganándose el odio del mundo y la oposición abierta de conferencias episcopales enteras.

    El tema es que ahora un sucesor de Pablo VI nos quiere hacer creer que en realidad la Humanae Vitae condena el neomalthusianismo y no el uso de anticonceptivos. Habiendo relativizado este pronunciamiento magisterial, procede a llevar la cuestión al fuero interno.

    Dice el Papa: "“paternità responsabile”. Come si fa questo? Col dialogo. Ogni persona, col suo pastore, deve cercare come fare questa paternità responsabile."

    Y en el acto, cientos de miles de curas tomaron nota: La Humanae Vitae en realidad condena el neomalthusianismo y no a los anticonceptivos, la paternidad responsable no se basa en criterios morales objetivos sino en el "diálogo" y el juicio subjetivo del pastor, que debe ser "misericordioso", "comprensivo"... Lo que acaba de hacer Francisco es proponer a la Iglesia y al mundo (como "doctor privado", pero proponiendo al fin) la postura que rechazó (y condenó) Pablo VI. La gran mayoría de los curas ya sostenía esta postura, solo que ahora tienen "venia pontificia".
    http://www.bluradio.com/88229/para-alla-vamos-padre-novoa-sobre-aceptacion-de-anticonceptivos-en-la-iglesia

    Por eso no basta con decir lo que dijo en el avión ante la prensa mundial y compensar hoy con una alabanza a la familia numerosa en la Audiencia de los miércoles. Sinceramente creo que esto es la segunda tentación según dice Castellani (lo cito en el artículo) y no sé si no perteneca también a la tercera. Que el Señor nos conserve la fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrea por su testimonio. Hay cosas que no se pueden decir de manera tan liviana y menos utilizando un lenguaje tan ofensivo. Los enemigos de Dios y de la Iglesia están esperando este tipo de salidas para fundamentar sus errores.
      La felicito a usted y a su esposo.
      Un abrazo desde Chile,
      Beatrice

      Eliminar
  9. Estimada Beatrice, Ud. puede estar orgullosa de su hermosa familia y de que, con la gracia de Dios, ha podido dar a sus hijos una educación cristiana, permitiendo que sean buenos hijos de la Iglesia y que no les falte nada, ni material ni espiritual. Esté segura de que NSJC la recompensará inmensamente por todos sus sacrificios y desvelos. De los dislates pontificios mejor no hacer caso; no cabe más que rezar mucho por él y pedir a NSJC que se apiade de su Iglesia herida.
    Eduardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rezar mucho para que lo saquen a patadas de Roma, jajajaj...

      Eliminar
  10. Estimado Eduardo:
    Muchas gracias por sus palabras. Esto de los conejos dio para mucho, al igual que "quien soy yo para juzgar". Nosotros, tal como usted dice, sabemos lo que tenemos que hacer: salvar el alma.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar