martes, 26 de febrero de 2013

Así es mi amigo

Capilla de Mgr. Benson en Hare Street House
 
 
Te diré cómo le conocí:
Había oído hablar mucho de Él, pero no hice caso.
Me cubría constantemente de atenciones y regalos,
pero nunca le di las gracias.
Parecía desear mi amistad, y yo me mostraba indiferente.
Me sentía desamparado, infeliz, hambriento y en peligro,
y Él me ofrecía refugio, consuelo, apoyo y serenidad;
pero yo seguía siendo ingrato.
Por fin se cruzó en mi camino y, con lágrimas en los ojos,
me suplicó: ven y mora conmigo.
 
Te diré cómo me trata ahora:
Satisface todos mis deseos.
Me concede más de lo que me atrevo a pedir.
Se anticipa a mis necesidades.
Me ruega que le pida más.
Nunca me reprocha mis locuras pasadas.
Te diré ahora lo que pienso de Él
Es tan bueno como grande.
Su amor es tan ardiente como verdadero.
Es tan pródigo en Sus promesas como fiel en cumplirlas.
Tan celoso de mi amor como merecedor de él.
Soy su deudor en todo, y me invita a que le llame amigo.
 
                                         Monseñor Robert Hugh Benson

9 comentarios:

  1. Estimada Amiga:
    Muchas felicitaciones por su blog. No le quepa la menor duda, que Monseñor Benson se merece algo así.
    Por la imagen del altar, se ve a simple vista el amor a la misa de este sacerdote. Todo está centrado en el altar, en la dignidad del culto y en el misterio que subyace bajo las formas externas del pan y el vino.
    Benson era un hombre plenamente de Dios, un católico ejemplar, y sobretodo un sacerdote que tenía celo por la salvación eterna de las almas.
    Espero que se publique en este blog, el máximo de información que exista sobre Monseñor. Espero además comentar permanentemente aquí.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Fraile:
    Qué bueno tenerlo por estos lados. Le agradezco sus palabras y además, la caridad de haberme "prestado" su blog para publicar algunas cosas. Ni quise seguir abusando de su buena voluntad, así que me he decidido a hacer este blog. Espero poder ser un aporte a la blogosfera.
    Saludos,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  3. Suscribo las palabras del Fraile y también pasaré seguido.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bueno tenerlos por estos pagos estimado Whiskerer!.Muchas gracias por sus palabras.
    Beatrice

    ResponderEliminar
  5. Ah, qué buena idea y qué buena noticia. Será un placer tenerla por acá con su propio blog. Benson se merecía esto, y es usted la persona indicada. Mis felicitaciones

    Lupus

    ResponderEliminar
  6. Querido Lupus:
    Le iba a avisar que había por fin puesto en marcha este proyecto que llevaba años dándome vueltas en la cabeza como usted bien sabe, pero era demasiado ególatra de mi parte andar por ahí publicitándome a todos mis amigos.Gracias por sus palabras y espero no decepcionarlo.
    Un abrazo,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  7. Leí "El Señor del Mundo" durante mi primer año de seminario. Cambió mi visión sobre el mundo desde entonces. Me abrió los ojos, descubriendo el enorme -aunque limitado- poder del mal, dejándome azorado. Con el paso del tiempo fui madurando el contenido de ese libro y saliendo del escándalo que me había causado, de apoco, aprendí a padecer esas angustias que aún vuelven de tanto en tanto, aunque ya de una manera distinta. Santificantes. Leí por ahí en este mismo blog que nuestro querido escritor se le pasó incluir al pseudo-profeta este libro, y es cierto. Recién me percato de ello. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Edwin:
    ¿Es usted sacerdote o sólo estuvo unos años en el seminario? Perdone mi curiosidad, pero me alegra saber que hay un cura viendo mi blog.
    Efectivamente monseñor no consideró la figura del Pseudoprofeta. Pienso que estaba tan deslumbrado con la figura de San Pío X, que no fue capaz de imaginar una crisis en la Iglesia como la que tenemos ahora, y deja hasta el final al papado libre de una apostasía. Sabemos que el Pseudoprofeta vendrá desde la religión. Más adelante intentaré redactar un post acerca de si R.H. Benson se hubiera convertido al catolicismo en los tiempos actuales, considerando que lo que en gran parte lo movió a ello fue la coherencia doctrinal de la Iglesia.
    El primer libro que leí de él, fue precisamente El Señor del Mundo y quedé encantada con su estilo y con su figura. A mucha gente le pasó lo mismo que a usted en la época de Monseñor, quedaron impactados y por eso escribió Alba triunfante, Dawn of all.
    ¡Ojalá hubiera más sacerdotes como Benson!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Beatrice: No, no terminé el seminario. Soy un simple laico. Son muy interesantes los datos que brinda en el blog. Tendré en cuenta a "Alba triunfante". Muchas gracias. Saludos cordiales desde Argentina.

    ResponderEliminar