miércoles, 27 de febrero de 2013

Razón del nombre

 
 
 
Paisaje de Buntingford donde Mgr. tenía su casa
 
¿Por qué Bensonians? La verdad es que no sabía como nombrar  a este blog. Como está enfocado en gran parte a rescatar del olvido a Mgr. Benson, quería que el nombre evocara algún título de sus libros, quizás el nombre de alguno de sus personajes, o alguna frase que lo hubiera caracterizado. Mi nombre Beatrice Atherton, está tomado precisamente de uno de sus libros, El triunfo del Rey, que generosamente me regaló hace unos años su traductor al español, un buen amigo argentino a quien le debo mucho. Tenía entonces que ser algo diferente... Estuve un día entero pensando, mientras hacía las labores de la casa y atendía a mis hijos. ¿Qué nombre puedo ponerle al blog?
        Frente a mi computador tengo las estanterías con mis libros regalones. Miré hacia arriba donde tengo los libros de Benson y casi intuitivamente, tomé su libro de poemas, que tengo en inglés. Es un libro pequeño, de tapas rojas, con hojas amarillentas, del año 1915 publicado por la famosa editorial Burns and Oates, y que compré en Inglaterra a través de Iberlibro el año 2010. Es un libro precioso, lleno de poemas religiosos de monseñor, escritos con el alma y el corazón. Viene con una nota introductoria de Wilfrid Meynell y en esta introducción encontré lo que buscaba. Los llamados Bensonians fueron aquellos alumnos de pre-grado de Cambrigde, (donde ejerció su labor como capellán católico) conversos suyos, quienes escucharon de su propia boca cómo llegó a la Iglesia. Dice Meynell: " The multitude of people he instructed into the Church - men of the world, noble-hearted women not a few, undergraduates whom they called "Bensonians" at Cambridge - hear from him about his own ways and byways into the Heavenly Jerusalem"
           Me gustó el término porque me considero una bensoniana más. Me falta mucho por leer y aprender de monseñor. No vayan ustedes a creer que soy una experta, y pensándolo bien, creo que el blog me ayudará a mí a conocer mejor el pensamiento de Benson, pues me obligará a estudiar y a leer más.
         Me reconozco como una anglófila, y quizás los tenga - a mis autores ingleses favoritos - demasiado idealizados. Puede ser y es lo más probable.  Rescato lo bueno y desecho lo malo. Todo aquello que conduzca a la edificación del espíritu y a la salvación del alma es bienvenido en este blog. A los que no les gustan los autores ingleses - los de la pérfida Albión - bueno, tendrán que disculparme y además aprovechar de decir una pequeña oración por la conversión de Inglaterra antes de no volver por estos lados. Cada uno es dueño de su blog y como ama y señora de esta casa escribo lo que se me viene en gana. Espero en Dios poder hacer un buen trabajo cuando el tiempo lo permita
Bienvenidos todos,
Beatrice

2 comentarios:

  1. Estimada Amiga:
    Que bueno sería poder rescatar algunos diálogos de los Bensonians. Me hubiera encantado de tener a tan buen maestro.
    Para que se hayan convertido al catolicismo esos jóvenes la tertulia debió de ser muy rica en doctrina y muy apasionada. Sin duda la mano de Dios estaba detrás de este hombre.
    La doctrina implacable de la Iglesia sumado a la figura del papado eran obstáculos muy fuertes para romper la costra de los herejes protestantes. Y sin embargo, por la humildad de un hombre, por su celo apostólico Dios abrió los ojos de un grupo de protestantes que actuaron de buena fe.
    Lutero decía que al destruir la misa se destruye el papado y junto con el todo el edificio de la Iglesia. Como Monseñor amaba la misa, su acción causó el efecto contrario.
    De allí la importancia de aferrarse en estos momentos trágicos para la fe a la misa de siempre cueste lo que cueste. Y ojo, no basta sólo la misa, si no se practica la caridad.
    Otra cosa que quería decirle, encuentro la casa de Benson muy hermosa, el adorno del paisaje resaltaba más la belleza de su hogar. Me imagino un día de invierno, tomando té junto a la chimenea y comiendo tostadas con dulce de mora, en compañía de tan agradable sacerdote y hablando sobre su libro el Señor del Mundo.
    Imaginar no cuesta nada, pero en fin, qué es un hombre sin sus sueños y anhelos. La vida tiene mucho de dulce y de agraz, y hay que saber gozar en el buen sentido los momentos dulces, y en los tristes hay que llevarlos con la virilidad del cristiano.
    Siga adelante, y deléitese escribiendo de uno de sus autores favoritos, y al que le guste le guste, y al que no, que se vaya por donde llegó.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay que seguir los buenos ejemplos y a falta de buenos pastores, me aferro a la Tradición y a los autores que nos guían a Cristo.
    Sobre la labor apostólica de Benson en Cambridge hay algunas anécdotas que voy a ir desarrollando en este blog. Por ahora le digo que fue muy fructífera, se le acusaba de poseer demasiado celo, como todo buen converso.
    La foto que acompaña este post, no es de la casa de Benson, sino del condado donde vivía. La casa de Hare Street House en todo caso, no tiene nada que envidiarle a la de la foto.
    Saludos Fraile,
    Beatrice

    ResponderEliminar