martes, 28 de abril de 2015

Letanías de la Humildad, por S.E Cardenal Rafael Merry del Val




Oh Jesús, manso y humilde de corazón   Óyeme
Del deseo de ser reconocido,                    Líbrame, Jesús
Del deseo de ser estimado,                       Líbrame, Jesús
Del deseo de ser amado,                           Líbrame, Jesús
Del deseo de ser ensalzado,                     Líbrame, Jesús
Del deseo de ser alabado,                        Líbrame, Jesús
Del deseo de ser preferido,                     Líbrame, Jesús
Del deseo de ser consultado,                  Líbrame, Jesús
Del deseo de ser aprobado,                     Líbrame, Jesús
Del temor de ser humillado,                   Líbrame, Jesús
Del temor de ser despreciado,                Líbrame, Jesús
Del temor de ser rechazado,                   Líbrame, Jesús
Del temor de ser calumniado,                Líbrame, Jesús
Del temor de ser olvidado,                     Líbrame, Jesús
Del temor de ser ridiculizado,               Líbrame, Jesús
Del temor de ser infamado,                   Líbrame, Jesús
Del temor de ser sospechado,               Líbrame, Jesús

Que los demás sean más amados que yo,
                 Jesús, dame la gracia de desearlo.
Que los demás sean más estimados que yo,
                 Jesús, dame la gracia de desearlo.
Que los demás puedan elevarse en la opinión del mundo,
y que yo pueda ser disminuido,
                 Jesús, dame la gracia de desearlo.
Que los demás puedan ser alabados y yo despreciado,
                 Jesús, dame la gracia de desearlo.
Que los demás puedan ser preferidos a mí en todas las cosas,
                 Jesús, dame la gracia de desearlo.
Que los demás puedan ser más santos que yo,
mientras yo sea tan santo como me sea posible,
                Jesús, dame la gracia de desearlo.

V. Jesús, manso y humilde de corazón.
R. Haz nuestro corazón semejante al tuyo.

Oración: Señor Jesús, que siendo Dios te humillaste hasta la muerte, y muerte de cruz, para ser ejemplo perenne que confunda nuestro orgullo y amor propio, concédenos la gracia de imitar tu ejemplo, para que, humillándonos como corresponde a nuestra miseria aquí en la tierra, podamos ser ensalzados hasta gozar eternamente de Ti en el cielo. Amén.



1 comentario:

  1. Centinela español5 de mayo de 2015, 18:47

    ¿Qué bien suenan estas letanías, y qué extrañas también en estos tiempos eclesiales?

    ResponderEliminar