domingo, 6 de enero de 2019

Epifanía del Señor

          "La palabra "Epifanía" significa manifestación; porque en este misterio, como en el de Navidad, Dios se hace visible. Mas no se muestra tan solo a los Judíos, sino que "en este día Dios revela su Hijo a los Gentiles".

          Ya Isaías columbra en una grandiosa visión a la Iglesia figurada por Jerusalén, adonde afluyen los reyes y las naciones, y la multitud de los pueblos que habitan en las riberas de los mares, y lo más selecto de la gentilidad. Vienen de lejos en numerosas caravanas, cantando las alabanzas del Señor, a quien traen oro e incienso. El Evangelio nos muestra cómo se ha cumplido esta profecía.

         En Epifanía se celebra la unión mística de las almas con Jesús, mientras que en Navidad era el himeneo de la divinidad con la humanidad de Cristo.



         La liturgia de este día conmemora una triple manifestación de la gloria de Cristo: ante los Magos, que se postran a sus plantas, aparece como Rey de las corazones; en las aguas del Jordán es declarado Hijo de Dios, y en Caná hace brillar su poder sobre los elementos.

         "Reconozcamos en los Magos adoradores las primicias de nuestra vocación y de nuestra fe, y celebremos con el corazón lleno de júbilo los comienzos de esta dichosa esperanza; porque desde este momento hemos empezado a participar de la herencia celestial". (S.León, Mait).

   Introducción y comentario de la Misa del día de Epifanía, del misal de Dom. Gaspar Lefevbre o.s.b.

                             

3 comentarios:

  1. Cristo dice “Vuelvo pronto”
    Comencemos la evangelización abandonada por muchos.
    El pecado original tiene una relación con el deicidio cometido con Jesucristo. La rebelión de los primeros hombres fue una aceptación del enfrentamiento con Dios hasta darle muerte a Dios, una desobediencia implica un enfrentamiento y si sólo hay un Dios se entiende que querer ser como dioses por medio de la desobediencia es aceptar la posibilidad de enfrentarse a Dios y darle muerte.
    De allí, que el pecado original y todos los pecados cometidos antes de Jesucristo preparan la muerte de Dios y todos los cometidos después preparan la destrucción y persecución final de la Iglesia terrenal en el Apocalipsis y también el intento de dar muerte a Dios tentando la división entre el Hijo y el Padre en el interior de la Iglesia enfrentando Iglesia con la ContraIglesia y intentando sustituir la primera por la segunda.
    Así como la luz brilla en las tinieblas pero las tinieblas no la recibieron, así el hombre del pecado había preparado con sus pecados durante miles de años la muerte de Jesucristo al punto que Platón tres siglos antes afirmó que la suerte del Justo en la tierra sería ser crucificado.
    Por otra parte, la decisión de que Cristo se haga hombre ya había sido tomada en el momento de la Creación cosa que sabían tanto el demonio como los primeros hombres, Adán y Eva, según señaló Santo Tomás de Aquino.
    A Jesús no le quedó otra alternativa que reclamar su lugar sobre la Creación y convertir su deicidio en sacrificio para la Iglesia y dar su vida para la salvación de muchos y la dio voluntariamente pues pudiendo huir de lo que estaba preparado aceptó cargar con los pecados de los hombres que prepararon ese final y ofrecerse como víctima de reconciliación con Dios para su Iglesia.
    Hasta es posible aceptar como posibilidad que dada la ciencia extraordinaria que tenían Adan y Eva en el paraíso puedan haber pensado en el pecado de rebelión en comunidad o en masa haciendo partícipes del mismo a su descendencia en la espera del futuro asesinato de Jesucristo convirtiendo su pecado en pecado original como enseña la parábola del Evangelio matar primero de los enviados del Padre, y, por último, al Hijo para quedarse los obreros con la finca.
    Los dicípulos no son superiores al Maestro, si Jesucristo no debía pues no convenía establecer un Reino de Dios que abarcara a todos los hombres pues su misión era preparar el trigo para que en el tiempo oportuno fuera almacenado y separado de la cizaña, la Iglesia necesariamente no debía ser capaz de lograrlo y así como Jesucristo debía morir por los pecados de los hombres porque todos los pecados cometidos con anterioridad preparaban su muerte, así, la Iglesia cuya cabeza es Cristo tendrá un final preparado por todos los pecados de los hombres después de Jesucristo y así la Iglesia completa en su Cuerpo lo que falta del sacrificio de Cristo en la Cruz y, todo ello, tiene su consecuencia en el Apocalipsis que no será un final glorioso en el sentido mundano y terrenal sino un final que imitará en parte la muerte de Cristo en la Cruz, no son los discípulos más que el Maestro y ya les advertía el Maestro las persecuciones que vendrían después y sobre el Apocalipsis, todo ello, lo intuyó Robert Hugh Benson con claridad.

    ResponderEliminar
  2. Hay que señalar que las dos ciudades de San Agustín, la ciudad de Dios y la ciudad de Satanás, implican dos religiones, o sea, que en realidad hay dos religiones, una la divina y la otra la de los hombres que es, en última instancia, de Satanás.
    La religión de Satanás implica que si Dios tiene una naturaleza divina y tres Personas divinas se pueden destruir las Personas divinas para ocupar su lugar en la naturaleza divina, la forma de destrucción es tentando al Hijo anonadado a desobedecer al Padre y matar el amor entre Ellos o Espíritu Santo por medio de la división de lo que está unido, ello lo intentaron Satanás y los hombres en la primera venida pero también lo intentaron, luego, con su Iglesia hasta los tiempos apocalípticos, o sea, volverán a tentar a Cristo presente en la Eucaristía por medio de la Iglesia y tentarán al Hijo a que permanezca en el sacrificio de la Eucaristía para ser entregado a los pecadores que no se han arrepentido y a aquellos que no comparten la religión católica modificando los sacramentos y los mandamientos y el culto.
    La religión de Satanás es que las creaturas no son creadas de la nada que está fuera de Dios sino emanadas de Dios, es decir, que sus almas son divinas y que la nada se encuentra en Dios y de esa nada que se encuentra en Dios y de la naturaleza divina emanan los ángeles, los hombres, los demonios y todas las cosas.
    También, está en el satanismo que antes de Dios fue el Absoluto y antes fue la nada, es decir, que hacer el mal que es privación de bien y privación de ser implica volver a esa nada previa a Dios y ser superiores a Dios, por lo que el demonio y los satanistas están convencidos de que les espera la victoria final contra la Iglesia por adulteración de la religión y el triunfo que están buscando es que la Iglesia o buena Mujer ante dolores de parto voluntariamente proceda a entregar lo que está en el seno, que es Cristo, al Dragón o al Mundo, o sea, a los hombres en pecado mortal y al demonio.
    Todas las religiones que consideran que el hombre es Dios o hijo de Dios y no hijo adoptivo del Padre por el bautismo de su Iglesia por Jesucristo, todas las religiones panteístas, todas las herejías que enseñan que el hombre puede por sus medios llegar a ser Dios parten de no reconocer la condición de creatura del ser humano y no reconocer la condición única de Dios, hay en este panteísmo o pretención divina por el hombre una rebelión que lo pone dentro de la religión de Satanás, por ello, no puede haber ecumenismo entre religiones mundanas y la única religión divina sino como una forma de adulterar esta última y destruirla y buscar tentar al Hijo a elegir entre la Iglesia y la Creación y el Padre.
    La religión de Satanás usa de las ambiciones de los hombres y se sirve de sociedades secretas para su dominio terrenal porque Satanás es el señor de este mundo según lo reconoció Jesucristo.
    Toda la masonería, toda la filosofía moderna, tiene como base esta religión satánica en mayor o menor grado que habla de una primera Nada, un Absoluto y un Dios y tres emanaciones primeras y, luego, diez emanaciones en total que llegan hasta los demonios.
    Como Dios no responde a la voluntad de los hombres sino a su propia voluntad, los hombres han buscado en el demonio la ayuda para hacer su voluntad y no la de Dios. Para ello han llegado a sacrificios humanos en sus ritos y procedieron a desarrollar filosofías, ideologías y falsas ciencias que niegan a Dios de alguna manera y niegan la condición de creatura de Dios del hombre para pretender provocar por arte de conocimiento, del gnosticismo, de la política, o sea, por magia la muerte de Dios y preparar la lucha final contra la Santísima Trinidad.

    ResponderEliminar
  3. Todas las sociedades secretas no católicas piden en sus círculos superiores auxilio al demonio porque su voluntad es humana y así también demoníaca mientras que los santos piden auxilio a Dios porque quieren que se realice la voluntad de Dios, su religión es divina y aman a Dios hasta el desprecio de sí mismos así como la religión de Satán fomenta el amor del hombre a sí mismo hasta el desprecio de Dios.
    Hay una unión muy lejana en el tiempo entre el satanismo y las religiones humanas que nace con el pecado del Satanás y sigue con el pecado de los primeros hombres que quisieron ser como dioses continúa con Caín y se lo encuentra presente en todas las falsas religiones, ideologías, falsas ciencias y filosofías humanas que son contrarias a la Iglesia.
    Algunas de las afirmaciones que realizo o realicé sobre cosas futuras, especialmente, sobre el Apocalipsis son opinables, por ejemplo, la afirmación de que Cristo no estará presente en la Eucaristía se basa en una interpretación personal de ciertos pasajes, por ejemplo, la buena mujer que va a dar a luz y su varón será entregado al Dragón que sube el cielo y esa buena mujer huye durante tres años y medio al desierto para ser alimentada por el maná de Dios, con la afirmación de que el templo será destruido, de que se sentará en el templo el Anticristo haciéndose llamar Dios, el que los elegidos no podrían salvarse si no se acortaran esos tiempos siendo que con los sacramentos los elegidos siempre podrían salvarse, la promesa a la Iglesia de Laodisea de que si no cambia sería vomitada de la boca de Dios si no se arrepiente, la afirmación de Cristo de tal vez no hallará fe a su regreso, el que después de la Iglesia de Laodisea en el Apocalipsis de San Juan no se hable más de Iglesias sino de mujeres, la buena y la mala mujer. En contra de lo anterior está la afirmación que sólo se salvará el Tabernáculo que algunos señalan como un número reducido de fieles pero que también puede ser entendido como la Eucaristía, la afirmación de que las puertas del infierno no prevalecerán sobre la Iglesia pero afirman los Evangelios que sobre Pedro sobre esa piedra se construye la Iglesia lo cual no significa que no existan no Pedros que se han puesto en la historia de la Iglesia en el lugar de Pedro, estoy hablando de antipapas por lo que si un antipapa se ubica en la sede de Pedro y la Iglesia no lo saca de ese lugar lo lógico es pensar que las puertas del infierno pueden prevalecer momentáneamente contra la Iglesia terrenal a lo que debo sumar una señal para mí que he entendido como que Cristo permanece todavía en la Eucaristía pero debemos preguntarnos ¿Podemos hacer de la Iglesia de Cristo la Iglesia de los hombres y del Mundo y pensar que Cristo permanecerá en Ella? ¿Podemos considerar que se pueden cambiar los sacramentos y mandamientos y que Cristo permanecerá en esa Iglesia? ¿Y si fuera imposible que los sacramentos y los mandamientos fueran modificados por qué la Iglesia tuvo que luchar contra las herejías durante toda su historia? ¿Es posible a la tentación no oponerse y aún así vencer la tentación? Porque Cristo fue tentado varias veces pero opuso resistencia pero la Iglesia actual piensa vencer repitiendo la frase “las puertas del infierno no prevalecerán” así como los judíos repetían la frase “maldito el que pende del madero” para rechazar a Cristo.

    ResponderEliminar