martes, 29 de abril de 2014

Desconsuelos espirituales

 

  "Porque así como abundan en nosotros los padecimientos de Cristo, así por Cristo abunda nuestra consolación. Pues si somos atribulados, es para vuestro consuelo y salud; si somos consolados, es por vuestro consuelo, que se muestra eficaz en la tolerancia de los mismos trabajos que nosotros padecemos; y es firme nuestra esperanza en vosotros sabiendo que así como participasteis en nuestros padecimientos, así también participáis en los consuelos."
                                                                                                 2 Corintios 1, 5-7 

        
            Hacen días que intento escribir algo en el blog y se me ha hecho muy difícil. No por la falta de temas, sino porque estoy atravesando una crisis de perplejidad tremenda. En consecuencia, este post que escribo a continuación tiene mucho de personal y lo considero casi como un desahogo. Pido sus disculpas por anticipado por si a alguien le molesta que sea tan auto-referente. Quisiera resumir el problema de la siguiente manera:
          Vemos con desconcierto cómo el 99% de los católicos está fascinado con PP Francisco. De él sólo he escuchado alabanzas en los medios, alabanzas que provienen de no católicos y de católicos que se llenan la boca diciendo que el Obispo de Roma está acercando a la Iglesia más a la gente, que la está humanizando, que está siendo misericordioso con gente que antes estaba alejada de la Iglesia porque ésta se mostraba intransigente con determinadas problemáticas. En fin, creo que todos hemos escuchado lo mismo. ¿Seré yo la loca que junto con el 1% de los demás católicos, digamos por ponerle un nombre, tradicionales, estamos equivocados? No, por supuesto que no. La verdad no es cosa de números y yo estoy absolutamente convencida que lo que la Iglesia ya definió con la autoridad que le viene del Esposo, no se cambia, como por ejemplo la comunión a los adúlteros. "Si alguno os predica otro evangelio distinto del que habéis recibido, sea anatema" (Gal. 1, 9)
         Lo que me tiene mal es el abandono en que nos encontramos los que queremos serle fiel a la Tradición y a Cristo. Somos como un grupo disperso que es rechazado por la mayoría de los curas en las parroquias. Andamos como ovejas sin pastor en medio de un mundo católico que intenta expulsarnos si no nos adecuamos a su pensamiento, de ahí que éste nos rechace y nos haga sentir como unos parias, enajenados, fundamentalistas, intransigentes, y un largo etc...martirio espiritual le han llamado, ¡qué duro resulta a veces sobrellevar esta cruz!, y eso que recién estamos empezando. No me cabe duda que esto se va a poner cada vez peor y que intentarán ridiculizarnos una y otra vez para desmoralizarnos y crearnos inseguridades: "Tienes complejo de perseguida", "Les gustaría ser los mártires de los últimos tiempos y son precisamente lo contrario"  "Crees que el Papa, los cardenales, los obispos y la mayoría de los católicos están equivocados y tú no, ¿qué te crees que eres? ¿Cómo puedes poner en duda lo que piensa actualmente la mayoría de la jerarquía de la Iglesia? ¿Quién eres tú para dudar?"...
       Resulta patético cómo cada iniciativa de los que, por ejemplo, amamos la misa tradicional y pedimos que se rece, se topa o con la burocracia, o con los prejuicios o con los impedimentos más rebuscados para que no se lleve a cabo, mientras que las iglesias y capillas son facilitadas con gusto y beneplácito a cualquier grupo que quiera realizar ahí, en este lugar santo, sus encuentros que no son precisamente de orden religioso. Prefieren rematar y vender iglesias antes de dárselas a algún grupo tradicional para que celebre la Santa Misa. En vista a esta lamentable situación y previendo que con el tiempo esto se iba a poner peor, hace unos años construimos una capilla en el campo donde vivimos y aunque aún no está terminada del todo, es posible rezar la misa sin problemas porque cuenta con todo lo necesario.  Nos gastamos lo que no teníamos pensando en que no faltarían sacerdotes que quisieran venir a rezar la misa sin que nadie los molestase, pero nos hemos quedados con las puras ganas. Hemos tenido unas cuantas misas, pero no regularmente. Da pena verla ahí, casi abandonada, sin curas que vengan...y no por dejación nuestra, sino porque lo que pensamos que vendrían y estarán exultantes de contar con una lugar digno para los Santos Misterios, nos han dejado botados. ¿Para qué construimos la capilla? - le digo a mi esposo - ¿para tenerla como símbolo de la decadencia de la Iglesia y de sus sacerdotes? Me duele verla sin darle el uso para el cual se construyó.
         Sin embargo, más allá del hecho anecdótico que me atañe a mí y a mi familia, lo que más me afecta es sentirme sin consuelo espiritual, y me resulta verdaderamente desconcertante ver que muchas personas que llevan un "catolicismo a su manera" se sienten a sí mismas, tan plenas desde el punto de vista espiritual, mientras que yo vivo achacada en una ya demasiado larga noche oscura. ¿Será que Dios permite esta oscuridad para que no me sienta segura de mi salvación, sino que la busque con temor y temblor? ¿Será que yo misma pongo trabas para con Dios y no me dejo consolar por Él en medio de la tribulación? Creo que estoy tan sumergida en los problemas internos y externos que éstos mismos me impiden ver la luz y el consuelo divino, pues resulta difícil llevar una vida espiritual en nuestros días. ¿Qué debo hacer?  Parar un poco la máquina, mirarme interiormente, ver  donde estoy con respecto a mi relación con Dios, porque sin duda "no os ha sobrevenido tentación que no fuera humana, y fiel es Dios, que no permitirá que seáis tentados sobre vuestras fuerzas" (1, Cor. 10, 13) De los problemas internos no voy a hablar porque me parece obvio que es imprudente y poco pudoroso  hacerlo públicamente, pero sí de los externos. Los acontecimientos que he visto suceder en la Iglesia por estos días golpean el alma como una ola que día a día socaba la roca. Las "canonizaciones", las llamaditas telefónicas, los gestos, en fin, todas estas cosas aunque uno no quiera igual  afectan y causan desmoralización. Si no nos importara la Iglesia y la salvación de las almas ( empezando por la mía)  me daría lo mismo, pero me importan ambas. ¿Qué puedo hacer frente a esto? Tratar de que no me afecte, claro, cae de cajón. ¿Qué puedo hacer para que estas cosas no me quiten la paz del espíritu? Bueno, tener claro que la apostasía está profetizada y que Dios va a usar de todo esto como un colador, y que mientras el trigo esté mezclado con la cizaña debo aferrarme a la Tradición, a la Doctrina, y a las Sagradas Escrituras y encontrar en estas los consuelos que Dios promete a quienes le son fieles. Es a la tarea a la cual deberé abocarme, junto a la traducción de algún reconfortante texto de Benson.

14 comentarios:

  1. Querida Amiga : ademas de lo que tan bien enumeras,debemos sumar los problemas mundanos de todos los dias, que tanto desgastan y son ,por lo menos en mi caso,muy desmoralizantes.
    Es muy probable que los tiempos se hayan acelerado mucho mas de lo que nos imaginabamos.Tus dudas y temores ,son los mismos que los de muchisimos catolicos que andamos huerfanos de guia espiritual,huerfanos de buenos sacerdotes cercanos al lugar que vivimos y ni que hablar de poder asisitir a una Santa Misa como se rezo´durante siglos.
    La historia de los pequeños rebaños,aislados ,perseguidos ,pero por Gracia Divina, intransigentes en la defensa de la Verdad ,es sin duda una realidad que ya tenemos con nosotros.
    Solo se puede pedir al Cielo su asistencia. Que los nuestros entiendan y vean lo que pasa,para poder salvarnos juntos ( a veces los mas cercanos tambien nos toman por locos) y rezar ,definitivamente el Santisimo Rosario es un arma colosal que nos ha sido regalado y que si queda alguna duda de su eficacia, basta saber que a Bergoglio no le gusta.
    Como bendicion especial,en el pueblo en el que vivo, ademas del furor francisquista,hay un cura nuevo que ha puesto varias horas semanales de Adoracion al Santisimo y ,para mi nada y mi pecado,es un regalo fantastico que me permite recargar las baterias hasta que el Buen Dios diga que ha llegado la hora.
    Tu amigo de Argentina

    criollo y andaluz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Marcos:
      Gracias por tus palabras. Hace unos días un buen amigo compatriota tuyo me dijo lo siguiente - y espero que no se moleste por copiar esta frase de su mail -" Sto. Tomás dice que unos de los remedios contra la tristeza (y esto se puede aplicar sin dudas al dolor) es la de compartir el mal con los amigos." Alivia saberse acompañado, aunque sea a la distancia, con amigos que sufren por lo mismo. Esperamos no desfallecer en el intento de mantenernos fieles y habrá que confiar en Dios que no nos va a dejar solos ni nos mandará pruebas que no seamos capaces de soportar.
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar
  2. La homilía del domingo estuvo maravillosa...
    www.alfonsogalvez.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias PrivateRyan por compartir el enlace. Aún quedan algunos curas con celo por la salvación de las almas.
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar
  3. Si Beatrice, estamos muy aislados, somos como gotas de agua en el mar.
    Un saludo desde España

    ResponderEliminar
  4. Aunque yo no la conozca, quiero pedirle que se alegre. Usted misma lo dice: "Somos como un grupo disperso que es rechazado por la mayoría de los curas en las parroquias." Bueno. Jesús también lo dijo: "serán echados de las sinagogas". Hay que "tener claro que la apostasía está profetizada" y alegrarse de estar tan cerca del momento anunciado. Dios quiera que podamos ser fieles hasta el final.

    ResponderEliminar
  5. Esa perplejidad de la que hablas estimada Beatrice, nos viene dada desde el momento en que Bergoglio salio a la loggia con el "Habemus Papam". Y la continuación ha sido increíblemente sorprendente por las confusiones que ha ido creando en estos largos meses de pontificado con sus famosas homilias, con sus gestos, con sus palabras, con sus hechos...

    Pero no debemos considerar a Francisco un verso suelto, es el resultado final de largos años de diversos pontificados que han ído preparando el terreno para que Bergoglio pueda actúar conforme lo está haciendo, destapando la caja de los truenos y haciéndonos ver la triste realidad, casi de sopetón, de como estaba la Iglesia. Muchos, aunque en momentos concretos no comprendimos las actuaciones de algunos Papas, pensámos que el Papa es el Papa y por tanto el Vicario de Cristo, con lo cual no había discusión posible.

    Todo esto lo digo muy preocupada, muy desconsolada y profundamente afectada por lo que nos acontece. La situación la veo catastrófica y sin posibilidad de dar marcha atrás, al menos en años.

    Qué Dios nuestro Señor nos ayude y la Santísima Virgen nos acompañe y nosotros vamos a duplicar las oraciones.

    Gracias por tu post, la unión hace la fuerza.

    ResponderEliminar
  6. Estimados:
    Al anónimo de España: Lo malo de todos nosotros es que estamos dispersos, pero creo que podemos hacer una pequeña ola que al menos, les va a mover el barco a los que quieren hacer de la Iglesia lo que quieran

    A Andrés: Levantad vuestras cabezas...sí amigo lo tengo claro, pero cuando se está en medio de la batalla a veces el ánimo decae. Tengo claro lo que me dice, el problema son los dolores del parto.

    A Maite: La historia avanza hacia la Parusía, avanza cíclicamente, pero avanza, no tiene vuelta atrás. Lo que me anima y me consuela es que somos muchos y estamos unidos en la oración.
    Un abrazo a todos ustedes y gracias por sus comentarios,
    Beatrice

    ResponderEliminar
  7. Ud. ha descrito sola su problema. Construyó su propia capilla para sus propias misas y ve con tristeza que nadie quiere compartir su solipsismo. ¿Por qué no construyó la capilla en el monte chaqueño o en tierras de misión? ¿Por qué piensa que la Iglesia debe ser "su " Iglesia? He ahí la única razón de su melancolía y su depresión. No ha entendido.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado comentarista anónimo: no pido que me entienda, además que usted al parecer no sabe leer entrelineas y desconoce el problema de "mi" capilla. ¿Cree usted que se me daría una autorización episcopal para construir una capilla para uso exclusivo del rito romano católico tradicional? Pregúntales a los Franciscanos de la Inmaculada. Esta capilla no se construyó para mi solipsismo, sino que pretendía aglutinar a algunos fieles de la tradición que nadan al igual que yo, sin templos, pero con fe. Si desconoce las circunstancias, por favor no juzgue.
      Saludos,
      Beatrice

      Eliminar
  8. Al hilo de tu respuesta al anónimo tan desinformado de lo que esta ocurriendo en nuestra Santa Madre Iglesia, dejo el título y el enlace para tu información.

    Santuario de Pompeya vetado para los simpatizantes de los Frailes de la Inmaculada

    http://secretummeummihi.tk/

    Con todo afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Maite: precisamente estaba pensando en ese caso cuando le contesté al anónimo. Gracias por colocar el enlace,
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar
  9. Y ahí tienes este otro enlace que nada tiene que ver con tu post, pero me imagino te interesará leerlo. He dejado un comentario pues eso es lo que pienso y creo piensan mis buenos amigos, por esos lares.

    Un abrazo también para tí.

    http://www.infovaticana.com/el-numero-de-catolicos-en-america-latina-desciende-en-menos-de-20-anos-un-13/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Maite: Es la cruda realidad. Aquí donde vivo en el campo las personas están tan abandonadas espiritualmente por quienes debieran apacentarlas, que desde hace unos años ha venido creciendo una enorme cantidad de sectas protestantes como los adventistas y los pentecostales. Familias enteras que fueron bautizadas como católicos han apostatado de su fe y se han convertido en protestantes.
      Un abrazo,
      Beatrice

      Eliminar