lunes, 23 de septiembre de 2019

Campaña para salvar la casa de Monseñor Benson en Hare Street

Cuando leí la noticia y vi las fotos se me apretó el corazón. Hace justo un año que una persona que había vivido de niña en la casa de monseñor Benson con su madre y sus abuelos, que eran los cuidadores de la misma, comenzó una compaña para evitar que la diócesis de Westminster vendiera la casa de Hare Street. Este es el sitio donde la ofrecen:  https://www.rightmove.co.uk/property-for-sale/property-73290880.html
Cabe hacer notar que Hugh Benson legó la casa y todo lo que en ella hubiera al obispado de Westminster. No se nos debe olvidar que estába enterrado en una capilla construida por sus amigos...estaba porque se lo han llevado para poder vender la propiedad junto con la capilla. 

                                      La imagen puede contener: cielo, exterior y naturaleza





Se me parte el alma al ver las fotos y el deplorable estado en que está el terreno, antes hermoso jardín rodeado de rosales y de árboles. Su antigua capilla está casi en ruinas y es una verdadera vergüenza. Muerto el dueño se ha hecho un vulgar saqueo, me van a disculpar, pero así lo veo desde la distancia. Lo más probable es que, dado los problemas económicos que atraviesa Westmisnter, este lugar, el sueño de Benson, se convierta en otro proyecto inmobiliario más y el legado material de monseñor Benson a la Iglesia quede convertido en un recuerdo. ¡Dios quiera que no!

Esta es la página del facebook que está haciendo la campaña, encontrarán ahí también muchas fotografías y a mí también me ha servido para conocer un poco por dentro la casa. Desde la distancia no es mucho lo que puedo hacer más que rezar para que logren salvar la casa, la iglesia, el terreno...el sueño de Monseñor Robert Hugh Benson. Lo peor de todo es que ya han exhumado los restos de Benson y se lo han llevado lejos de su querida casa.

https://www.facebook.com/Saveharestreethouse/

SALVAR HARE STREET HOUSE ·

"Hemos descubierto que la Diócesis de Westminster desea vender la casa, la iglesia y la tierra que le regaló el Legado del Autor y Sacerdote Católico Robert Hugh Benson.
No solo creemos que esto es una desgracia, sino que teniendo en cuenta el estado en el que se ha permitido caer la casa, la iglesia y el terreno, es un completo desperdicio.
Nos gustaría reabrir la iglesia y permitir que la casa y los terrenos se utilicen como un recurso comunitario.
Por lo tanto, estamos buscando recaudar fondos para comprar o arrendar la casa y llevar a cabo el trabajo vital necesario para asegurar su futuro.
Permitir que este importante sitio se vaya a desarrollar es aborrecible."

                               La imagen puede contener: árbol, nieve y exterior

1 comentario:

  1. Conocí una buena familia que tenía un buen padre de familia, viéndolo a la distancia uno no está muy seguro de estas afirmaciones hechas hace un momento pero uno debe buscar una forma de escribir y de pensar lo que pasa, así, que aceptémoslo como un comienzo y a los solos fines del desarrollo de una idea, pero una idea puede no ser real o verdadera, el buen padre de familia falleció repentinamente y no había nadie con su capacidad y bondad para sucederlo, la familia se dividió, muchos de ellos entraron en conflicto entre sí y se esparció el odio y la división con lo que terminó siendo una mala familia. Uno, entonces, ante la confusión del relato se plantea las preguntas que no se formularon en el comienzo: ¿Era verdaderamente una buena familia? ¿Era el padre de familia bueno si no pudo tener un sucesor digno? ¿Habrá el autor comenzado mal el relato? Cuando una persona analiza la historia de la Iglesia y ve lo que es ahora, en lo que se ha convertido, comienza a darse cuenta de que la percepción que uno tenía de esa Iglesia ha cambiado demasiado en muy poco tiempo pero ¿Cuál es la percepción correcta y verdadera? Había una Iglesia con Juan Pablo II y Benedicto XVI y uno veía que existía en Ella una buena y santa doctrina, una doctrina hermosa, más allá de ciertos errores en el Concilio Vaticano II, más allá de que la misa ordinaria no sea como la extraordinaria, más allá de errores o pecados que pudieran haber cometido en específicos momentos los pontífices anteriores, más allá de todo eso uno creía que tan buena doctrina solamente podía provenir de Dios y de la bondad de los hombres que la desarrollaron, había algo en ella que uno percibía como grandioso, bueno, bello y santo. Hoy los hombres de la Iglesia son los mismos pero no está más Juan Pablo II y Benedicto renunció y todo se ha vuelto muy raro, muy extraño, la fe defendida antes ahora no se la enseña claramente, ahora todo lo que se escucha de esos hombres o no es importante para solucionar los problemas de la Iglesia o son novedades y, por ello, errores y pecados, cuando no barbaridades y cuando uno afirma esto último, esos malos hombres dicen: “Lo que sucede es que Ud. no entiende la realidad de la Iglesia“ o “Eso es guiarse por calumnias de los medios contra la Iglesia“ pero ¿es la misma institución? y uno se pregunta qué pasó, ¿quién les robó a esos hombres su bondad y su hombría? ¿Cómo pueden no hablar ni escribir nada esos doctores de ciertos graves pecados y errores que se están cometiendo en la institución frente a sus propias narices? ¿Puede haber santidad en una obediencia ciega que se niega a distinguir entre el bien y el mal y a combatir el mal? ¡Qué les pasa, por Dios, por qué no encaran los problemas como deberían! Y llega uno a la conclusión de que Jesucristo con sus sacramentos, con sus Santos Evangelios, con las doctrinas de los santos doctores de la Iglesia, con la santa Tradición, con los consagrados sacerdotes, obispos, papas, con las sagradas catedrales, con sus mártires y santos verdaderos y no publicitarios, con sus templos consagrados, no puede hacer más buenos a los hombres basta con cambiar la piedra de Pedro y se derrumba todo el edificio. Por algo dijo: “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán sobre Ella“ y, luego, se preguntó si hallaría fe en los hombres a su regreso.

    ResponderEliminar

NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS ANÓNIMOS